Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C L U N E S 9 D E N O V I E M B R E D E 1908. E D I C I Ó N i. PAG. 14. para conseguirlo con éxito todos los médicos especialistas declaran que se obtienen sorprendentes curaciones haciéndoles permanecer á orillas del mar. NIÑO RAQUÍTICO Calot de Berck afirma que los raquíticos de todas clases se curan, y cuanto más jóvenes se les lleve, con mayor prontitud. Cristofani de Saint Troyan da una proporción de 69 curaciones por 100. Armengaud, de Arcachón, dice que durante diez y ocho años el número de raquíticos tratados fue de 250, y la proporción de curaciones, de 97 por ioo. En dicho Sanatorio se admitenjniños des de los diez y ocho meses después del destete, y esto explica los buenos resultados obtenidos. Hemos creído oportuno hacer notar estos particulares porque nos consta que existe una fundación que creó un generoso donante en beneficio de los raquíticos, y acaso por las ideas dominantes en algunos profesores españoles que no han. estudiado prácticamente el problema, existe una corriente de hostilidad manifiesta hacia el mar. En las grandes poblaciones no se deben crear asilos para raquíticos. Llévense en buen hora al campo estas instituciones, dotándolas de las condiciones técnicas necesarias; pero es indudable que los Sanatorios marítimos son los centros adecuados para regenerar los organismos. Publicamos las fotografías de un niño raquítico tratado en el Sanatorio de SaintTroyan, sostenido, como el de Banyuls, por la Sociedad particular de Sanatorios marítimos de París. Dicho Sanatorio recibe unos doscientos niños y fue inaugurado en Septiembre de 1896 por el presidente de la República Faure. Justo es recordar que el más importante de los Sanatorios de Francia, el de Berck, fue fundado en 1861, bajo el patronato de la emperatriz Eugenia, llevando el nombre de hospital Napoleón, de igual modo que en París nuestra ilustre compatriota fundó él hospital de Santa Eugenia. También en Italia el rey Víctor Manuel y los actuales Reyes patrocinaron los de Viarregio, Anzio y Venecia. BIBLIOGRAFÍA T ocíor Sarabia y Pardo. Algunas observa L ciones relacionadas con la lactancia artificial. El distinguido profesor del Instituto Rubio, Sr. Sarabia, nuestro distinguido amigo, ha publicado la útil y documentada conferencia que dio recientemente, la cual contiene muy importantes enseñanzas clínicas. Le felicitamos por su bien escrito trabajo. por el Excrno. Sr. D. José Elósegui, ex alcalde de dicha capital. Dedicado al primer Congreso contra la tuberculosis celebrado en Zaragoza, el celoso ex alcalde Sr. Elósegui ha condensado en un bien escrito folleto las disposiciones municipales adoptadas para combatir la enfermedad, y las instituciones con que cuenta la hermosa ciudad, digna de todos los mayores elogios por su creciente cultura y civismo. San Sebastián a? ite el problema tuberculoso, AL INGRESO EN EL SANATORIO A LA SAL 1O A ESTAFETA D. R. B. -Cuanto me dice usted no me extraña. Nada hay tan petulante y vano como la ignorancia; pero cuando el ignorante se improvisa sabio mediante unas cuantas lecturas extranjeras atropelladas, entonces es positivamente insoportable. Lo malo es que en casos como el de usted resulta peligroso. HÍ- BO perfectamente en no hacer caso de sus empirismos y de sus afirmaciones dogmáticas. El estudio de la infancia es cosa seria; pero, desgraciadamente, abundan los comerciantes que la explotan. ¡Pobres niños! Celebro mucho que su niño se críe tan bien. Ya ve cómo todo se consigue con régimen. No creo en la leyenda de los alinientosyíib; Lo que ocurre es que no asimilamos bien ó no tenemos energías nerviosas suficientes por influencias climatológicas. Me parece que debe ya empezar á darle biberones con leche buena, ó alguna papilla con fosfatina, empezando por hacerla muy clara. Las condiciones higiénicas de su residencia me parecen buenas, pero debe hacer ejercicio, como toda mujer que cría. Puede darle los baños con agua de mar mezclada con agua potable y á la temperatura á que los usa. Respecto al contagio probable habiendo esas enfermedades, procure aislarse todo lo posible. Les deseo salud y venturas. Doña F. C. de A. -Es difícil aconsejarla sin conocer detalles deLproblema. Lo mejor de todo es mantener la autoridad materna sin violencias. La ternura es más eficaz que el rigor. Desdichada la joven que no se conmueve ante el dolor sincero de una buena madre. Pepita Jiménez. -Es un buen libro y le aprovechará su lectura indudablemente. Una admiradora del Sanatorio de Chipiona. SANATORIO DE SAINT TROYAN. VISTA DE LOS PABELLONES EL REFECTORIO DEL SANATORIO SAINT TROYAN