Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTAS A FLORA W l SI TfeO S El perverso en emigo ae toda mujer, el que la conduce á efectuar las mayores torpezas y errores, empujándola á necias ó peligrosas aventuras, es el aburrimiento, que suele degenerar en mortal hastío. Es muy frecuente creer que para combatirlo urge distraerse, salir de la casa, muchas veces sin plan y objeto, y, sobre todo, hacer visitas. Nada tan grato como el mantener vivas las buenas amistades; pero un visiteo sin objeto y sin positivo afecto entre los amigos degenera en una fiscalización inoportuna, engendradora de murmuraciones calumniosas. Son muchas las personas que en los frecuentes días de mal humor ó desesperación momentánea, á que propenden los espíritus desequilibrados, se lanzan semialocadas en busca de alguien á quien confiar sus penas ó supuestos conflictos, y conociendo que no tienen razón, apetecen hallar quien se la dé sin regateos y. las mimen y las compadezcan, muchas veces hipócritamente. Siempre suele prometerse, en esos trances un profundo, absoluto secreto, y más nos valiera exponer nuestras cuitas en la cuarta plana de un periódico que en los oídos de ciertos benévolos confidentes, los cuales, explícita ó veladamente, propagarán el caso, adornándolo con fantásticos comentarios de su cosecha, en cuanto volvamos las espaldas. I, a mayor parte de las supuestas calumnias no son otra cosa sino indiscretas revelaciones que hicimos algún día, las cuales se nos devuelven deformadas y envilecidas, con una amplificación aterradora, una vez olvidadas por nosotros mismos. v Además, si á la confesión no acompaña el buen consejo, de nada nos servirá haber confiado nuestras dudas, tristezas ó pecadillos á otra persona, por muy leal y sincera que nos parezca. Nos confesamos á ella persuadidos de que nos absolverá sin imponernos la menor penitencia y hasta concediéndonos acaso los honores del martirio, y esta superchería nos consuela momentáneamente. Cuando la confidencia personal no es materia del visiteo inútil, la murmuración colectiva, ó sea el comentario de las faltas y deslices ajenos, constituye la base de las conversaciones. ¡Cuántas veces, después de na larga visita, consagrada á morahzadora tarea, durante la cual se enumeraron verdaderos horrores acaecidos al prójimo con gestos de pudibunda y honesta conmiseración, al hallarnos á solas con nuestra conciencia: nos abochornamos ante la cobarde villanía cometida, y nuestras propias faltas se nos presentan al desnudo y nos sentimos despreciables é hipócritas! Entonces renegamos de nuestras imprevisiones inconscientes y apetecemos la soledad y el silencio como castigo á nuestra ligereza. El hastío renace en nuestro ser y nos sentimos doblemente desgraciados. Del hastío te hablaré otro día. Por esa causa son de tanto peligro las visitas para la mujer de poca consistencia mental, que no sabe adonde va, ni á lo que va, ni con quién va. Gran cosa es la amistad; existen buenos y verdaderos amigos en la vida; pero debiéramos dar tan grato nombre á las personas honradas, buenas, capaces dé estimarnos noblemente y, por lo mi tno, dignas de que les confiemos nuestros dolores, pues sabrán consolarnos, aconsejándonos severas con palabras de verdad y de amor. ANTAÑO Y HOGAÑO I I no de los peligros más grandes que afecu tan al recién nacido estriba en que al permanecer en la cama durante la noche con personas mayores pueden morir asfixiados. E) n Inglaterra y en el país de Gales mueren más de 1.600 recién nacidos ahogados por sus madres, la mayor parte afectas de embriaguez. Nada menos que en d siglo XIII, la Iglesia católica en Inglaterra, por intermedio del obispo de Durham, Walter de Kirham (en 1255) ordenó á todo el clero que exhortase- desde el pulpito á las madres para evitar estos males, y en vista de la ineficacia de las predica iones, el Sínodo de Sodor, en 1291, excomulgó á las mujeres que tuvie rau liños en el lecho hasta la edad de tres años, con lo que se logró disminuir la mortalidad infantil por dicha causa. En nuestros días, el diputado Herbert Samuel ha presentado á la Cámara de los Co munes la siguiente proposición de ley: Si un recién nacido muere asfixiado, por culpa de persona mayor de diez y seis años, y sobre todo embriagada en el momento de acostarse con el niño, esta será considerada como culpable de negligencia grave que afecta la vida del niño y se la castigará. No puede negarse que la Iglesia fue más severa y previsora. I a mayoría de los preceptos convertidos en leyes que ahora nos parecen grandes adelantos, como el descanso dominical, Ja Iglesia católica lo elevó á mandamiento. L. a suerte de los pobres expósitos, qwe fallecían en número extraordinario, fue mejorada por San Vicente. En las iglesias solían abandonarse los recién nacidos y es notorio que la civilización cristia na ha protegido con celo incansable á los niños en China y en otros países donde el infanticidio se practica á diario. En suma; para que la protección á la infancia sea eficaz, es preciso que se ejerza con severidad, pues, desgraciadamente, antaño y hogaño se ama poco á los niños, á pesar de que parezca todo lo contrario. votase un crédito de 100.000 francos, destinado á subvencionar las obras de asistencia maternal, es decir, á las que Indemnizan á las paridas, como se hace con los enfermos. Fundábase en que en el presupuesto de Agricultura se disponía de 900.000 francos para evitar la mortalidad de la raza bovina, y estimaba que los niños franceses valían, por lo menos, tanto como los animales. La proposición fue aceptada, aumentándose la suma hasta 240.000 francos. En España es posible que en los futuros presupuestos se supriman ó mermen, con pretextos de economía, las modestas sumas dedi füas para beneficencia ó sanidad relacionadas con la infancia. Allá veremos. A MORTALIDAD 1 NFAN- Se trata de en el cual el Comité de- salubridad pública ha sometido al Ayuntamiento un informe para crear una inspección médica para las obreras embarazadas. En dicho barrio hay unas 26 fábricas que emplean 5.641 mujeres. De 5- 363 paridas sólo estaban casadas 769, y ejerciendo la inspección se observó que 188 habían perdido su niño durante el primer mes, y 822 entre dos meses y un año. SUICIDIOS DE ESCOLA De una estadística recienRES ALEMA ve temente publicada se deduce que en Alemania, de 1880 á 1893, se suicidaron 1.152 alumnos. I, a mayoría de ellos lo hicieron por temor al castigo. Tribunales alemanes condenaron á 57.000 niños de doce á catorce años por los delitos siguientes: Por heridas graves, 1.495 niños y 90 niñas; por inmoralidad en distintos grados, 239 niños y 23 timas. 1,0 más curioso es que aparecen dos niños por crimen de lesa majestad. Por ultrajes á la Religión hubo 33 niños y ocho niñas fueron condenados. CRIMINALIDAD INFANTIL -De 1899 á 1901, los -fíN EL TkEN Un caballero entra en un j NA ESTRANGULADORA Lafamosacri vag ón donde hay una ele DE NIÑOS W e b e r t de gante señora y un niño de cuatro año. Al poco tiempo pregunta, sacando la petaca: que nos ocupamos en un número de Julio, á- -Señora, ¿la molestará el tabaco? quien se declaró absuelta después de haber I El niño se apresura á decir: sido acusada de seis estrangulaciones veri- -Mamá fuma también, ¿sabes: ficadas en otros tantos niños, ha sido examinada de nuevo (después de haber cometido un reciente asesinato en un niño de nueve años) por los doctores París, Lalanne, Parisot y Thiery, declarándola responsable. Dice, sin embargo, un periódico médico Con seres interesantes y sin duda bien deaque corren rumores de que declarará ate- graciados, pues sus padres suelen avernuada la responsabilidad. Es de esperar que gonzarse de ellos por el desmedro y deno se la vuelva á dar libertad, y que tan formidad de sus. cuerpos. Hundido el pecho desdichado ser no pueda incurrir en otros y abultado el, vientre, torcidas las piernas y brazos y desproporcionada la cabeza, no delitos semejantes. tienen sitio en los hospitales las más de laa A SISTENC 1 A MATERNAL La Comisión veces, á menos de que se les practique operaciones ortopédicas; más tarde no son de EN FRANCIA tospresupues- admitidos en los Asilos, y en la eseuela consde la Cámara de diputados y el Gobierno han aten- tituyen el hazmerreír de los demás nlSos. dido á las reclamaciones del diputado se- Son los futuros jorobaditos y patizambos, ñor Engiraud, que pidió a Ja Camar. que los cuales la ciencia cuida y regenera; pero DICHOS Y HECHOS fSTADISTICA ES- En i. de Enero de 1906 había en Viena COLAR DE yn- 436 escuelas primarias y superiores. 1.77 a maestras y maestros y 209 000 alumnos. En la actualidad existen 475 escuelas primarias y superiores, 6.844 maestras y maestros y 227.292 escolares. LOS RAQUÍTICOS