Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 7 DE NOVIEMBRE DE 190 EDICIÓN PAG. 14 EL REY EN BARCELONA Fot. Balldl, DURANTE LA REVISTA MILITAR. S. M. A CABALLO, HABLANDO CON EL SR. MAURA Y EL GOBERNADOR CIVIL ñol redujera su presupuesto militar hasta quedar en tierra con la Guardia civil, y por r vtra vez, y perdone el lector, voy á ocu- mar con las fuerzas necesarias para la re parine en un artículo que me han pues- presión del contrabando, el porvenir interto debajo de las narices; he perdido el pe- nacional español no diferiría cosa mayor liódico y no recuerdo su título, aunque sí del que será con lo que llamamos ejército y que era financiero y que el trabajo, coa sus con lo que vamos á llamar escuadra. Recocorrespondientes rayitas azules, estaba de- nocí siempre que no es posible llegar á lo dicado al concurso de la escuadra, y en él que para mí sería un ideal de buen sentido había un párrafo con el subtítulo de Escrito- político ni ahora, ni en mucho tiempo, cuyo ns extranjerizados, entre los cuales figuraba fin no veré yo; pero jamás, á pesar de haber con su nombre y apellido este servidor de escrito sobre el asunto más que el Tostado ustedes. No voy á contestar, é importa poco (y no diré si mejor ó peor porque jamás leí que se me haya olvidado lo que á medias á ese señor) jamás renuncié á ir caminando leí; pero aprovecho el pretexto de ayudar, hacia ese ideal en lo que pueda, al ministro de Marina á Ahora bien (y esto también lo he dicho muque obre en el caso arduo y espinoso según chas veces) si creásemos en España la indusle aconsejen su probada ciencia, su acredi- tria artificial necesaria para blindar y artillar tada conciencia y su acrisolado patriotismo, grandes buques de combate, como esa inhaciendo caso omiso de las tentativas de dustria exige grandes sacrificios pecuniarios coacción moral que abundan estos días en iniciales y gran clientela para suministrar la Prensa y fuera de la Prensa. renta aceptable al dinero de los accionistas, No tengo, desgraciadamente, interés per- y como es cosa probada en todo el mercado sonal ninguno en el asunto, pues soy muy moderno la influencia que en todos los Gopoca cosa en la vida financiera, y en la po- biernos ejercen esos modernos trusts ó Sinlítica; no defiendo á ninguno de los grupos dicatos de enormes recursos financieros, poconcursantes, ninguno español por eoniple- dríamos dar por fenecida la libertad de los to; y á los que porque se les lleva la contra- Gobiernos españoles para mantener en límiria á impulsos de una honrada convicción tes de prudencia nuestra construcción nainsinúan sospechas con vistas á la calum- val, y podríamos dar por seguro que muy á nia, les pongo desde aquí como marca (y menudo y sin la disculpa del entusiasmo arrancándola del forro de mi sombrero) la di- patriótico, se repetiría en las Cortes, ó fuevisa inglesa Honni soit qui mal y pense cam- ra de ellas, el caso de la famosa sesión pabiando al legendario unicornio por un zorro triótica, de cuyas consecuencias están hoy rondando un gallinero. Y ahora, al grano. arrepentidos nueve de cada diez de los entonces entusiastas votantes del gasto de 200 U e defendido siempre, antes de que hu- millones. Es decir, que en vez de ir hacia lo biera concurso de escuadra y Sindica- que, acertando ó equivocándome, es mi tos para construirla, que si el Justado espa- ideal, iríamos en sencido opuesto. SEM 1- PQLÉM 1 CA Por esto, y por nada más que por esto (que es bastante, y aun sobra do) consideraré siempre como circunstancia deplorable al interés nacional la proposición de crear en España (con ayuda ó siquiera compromiso cualquiera del Estado) la industria de los gruesos blindajes y de los grandes cañones, y estimaré como recomendable el propósito de adquirir fuera de España esos objetos, de los que es de desear (y puede esperarse) no haremos aran consumo ni ahora ni en adelante. Creo, y Dios me perdone, que he mentido al decir que no iba á contestar al artículo mencionado al principio de éste, porque contestado queda, al menos respecto á lo que he guardado en la memoria; pero lo importante en estos días es atreverse á decir lo que se piensa, para que otros se atrevan á hacer lo que crean conveniente y realmente patriótico. JENARO ALAS UNA IDEA DIARIA Coldadura fácil. Córtese en una hoja de estaño una pieza del grandor de las partes que se hayan de soldar; mójense las barbas de una pluma en una solución de sal amoníaco y pásense por la superficie del metal; coloqúense en su posición respectiva, con estaño en medio, las piezas por soldar, y así dispuestas pónganse sobre un pedazo de hierro bastante caliente para fundir el estaño; ó bien diríjase por encima con el soolete la llama de una lámpara de alcohol. Después de- enf riadas las superficies rán sólidamente. soluaua?