Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 3 DE NOVIEMBRE DE 1908. EDICIÓN 4. a PAG. 10. -SArCELONA, 3 I t tifn la Universidad. r A las diez y media salió el Rey, visendo el uniforme de Húsares de Pavía, en inión del Sr. Maura, del gobernador y de S séquito, yendo en automóvil á la Uniérsidad. Fue recibido á la entrada por el rector y S claustro. Después de visitar el salón docI bral y demás salas del edificio, estuvo ea fes habitaciones particulares del rector, donle éste le presentó los profesores. Enseñaron al Monarca el manuscrito de la crónica de Jaime I de Aragón y un ej emalar antiquísimo de la Biblia. Los estudiantes, así como la muchedutnsre que se había situado frente á la Universidad, tributaron al Rey frenéticas ovañones. I a revista. A las once regresó D. Alfonso á la Capitanía general, de donde volvió á salir poco después montado en un hermoso alarán. Se dirigió al paseo de racia, con objeto de pasar revista á las tropas allí formadas. -El presidente del Consejo y el gobernador, ambos de levita, le acompañaban en un coche. revista comenzó cerca de las doce. Ha sido un gran espectáculo el desfile, aerificado inmediatamente después de la evista. x Desfiló en primer término el regimiento montado de Artillería, núm. i, y, sucesivamente, la Caballería, Guardia civil; Infantería, Artilleros de montaña é Ingenieros. En ótal las fuerzas han sumado unos diez mil ¿hombres. Al paso de la tropa oyéronse frecuentes aplausos. Muchedumbre incalculable l l e n a b a la íGran Vía y paseo de Gracia. Terminado el acto, el Rey puso su caballo al galope y se dirigió á la Capitanía general seguido de su Estado Mavor. BARCELONA, 3 4 T. CONGRESO SESIÓN DEL DÍA 3 DE NOVIEMBRE DE 1908. punto Dato A las tres en sesión, declara el Sr. banco abierta la estando en el azul los ministros de Marina, Gracia y Justicia, Gobernación y Fomento. Escasa concurrencia en los escaños y tribunas. INTERPELACIÓN BURELL Trvespués del desfhe. A la una menos cuarto terminó el desáile, marchando el jefe del Gobierno al palac o de Bellas Artes, donde se celebraba la y auguración de la Exposición de otoño. El Sr. Maura fue recibido por el president e del Círculo y por varios individuos de la Sociedad Serafi Pitarra; Después de visitar la Exposición deteni ¡aamente, se le regaló al Sr. Maura una notable escultura de Fíotats, representando al eato Rodríguez. Seguidamente fue obsequiado el presidente del Consejo con un espléndido lunch. v Hablando el Sr. Maura con varios artistas, les dijo que era un aspirante frustrado de la pintura. El Sr. Maura fue muy agasañadoporlos individuos del Círculo de Bellas Arles. tiab noticias. 7 El gobernador civil ha desmentido los rumores de que hubiera alguna excitación entre los militares por la actitud de los catalanistas. -Se ha suspendido la visita del Rey al palacio de Justicia. -Es probable que el Rey vaya esta tarde a l a fábrica de automóviles Hispano- Suiza, y por la noche asista á alguna función teatral. v- -I os estudiantes alborotáronse esta manar- por no haber tenido vacaciones con vo de la visita re ia. Después de breves ruegos de escasa importancia, el Sr. BUREMí hace uso de la palabra. Pregunta al ministro de Marina si tiene noticia de que á un redactor del periódico Las Novedades se le quiere aplicar la ley de Jurisdicciones, y, en caso afirmativo, qué juicio le merece tal decisión, que es abusiva, pues el artículo que se supone delictivo se refería á la construcción de la escuadra. Anuncia una interpelación sobre el caso denunciado y otra sobre la construcción de! la escuadra. El ministro de MARINA manifiesta queel Sr. Burell tiene un concepto equivocado de las facultades del ministro de Marina, pues en el caso concreto á que se refiere, como en cualquier otro, se limitó á enviar un ejemplar del periódico Las Novedades al jefe de la jurisdicción de Marina de la corte. Afirma que el proceso está en tramitación, pero que en él no tiene por qué intervenir, ni siquiera para saber si está bien ó mal aplicada la ley de Jurisdicciones. Respecto de la interpelación sobre la escuadra contesta que la acepta, pero anticipando que nada ha de contestar en concre- 1 1 to, pues podrían influir sus palabras en el concurso, que está aún sin resolver. (Muy bien, en la mayoría. El Sr. BURÉl I, Pues, con la venia de la presidencia, explanaré la interpelación sobre el periodista procesado con arreglo á la ley de Jurisdicciones. Empieza diciendo que el ministro de Marina ha intentado excusar toda participación en este asunto, y, sin embargo, le corresponde en absoluto la iniciativa del mismo, pues si no hubiese enviado el número de Zas Novedades al jefe de la jurisdicción de Marina, el proceso no se habría entablado. Alude á la circular del Sr. Moret sobre la aplicación de la ley de Jurisdicciones, que reserva á los ministros de Gracia y Justicia, t Guerra y Marina el llamar la atención de los Tribunales de justicia sobre la aplicación de la citada ley. Afirma el orador que el artículo denunciado no se refiere para nada al Ejército, á la Armada ni á la patria, y que sólo censuraba actos puramente administrativos del ministerio de Marina. ¿Por qué no ha aplicado S. S. esa Real orden? señor ministro de Marina. El ministro de MARINA: No la aplico yo; la aplica el Consejo Supremo. El Sr. BUREWU Pues debía ser su seño ría, como ministro responsable del Rey, y el desconocimiento de esto me parece imperdonable. Sigue su discurso el Sr. Burell y censurando que se aplique la ley de Jurisdicciones cuando está pendiente la resolución del concurso de la escuadra, presintiendo 1 que con aquella resolución se trata de cohi ¡bir á los escritores para que no comenten un acto de gran importancia sobre el cual 1 se quieren echar sombras. Recuerda que hombres de la significación del Sr. Sánchez de Toca han escrito recien temente libros sobre la construcción de la escuadra, en los que se hacen acusaciones contra el ministro de Marina, de mucha ma yor gravedad que las formuladas en el artículo denunciado. El Sr. SÁNCHEZ DE TOCA llega á decir que el ministro de Marina na concedido hace meses autorización exclusiva S. tina casa extranjera para hacer estación del dique de El Ferrol, y luego se hizo constar que esto sería una condición preferente entre los licitadores. Recuerda que en el acto del concurso no se permitió leer los pliegos enteros á algunos de los que se presentaban, y habiendo protestado de esta medida el conde de Torrevélez, el ministro de Marina le ratificó la más absoluta negativa. I, ee el Sr. Burell párrafos del libro del Sr. Sánchez de Toca, en los que se afirma que el concurso para la construcción de la escuadra ha sido una fórmula, pues estaba de antemano concertado con una casa extranjera. El Sr. VEGA SEOANE: tQué atrocidad! (En la tribuna diplomática presencia la sesión un funcionario del consulado inglés) Afirma el Sr. BUREU que el Gobierno es culpable de haber jugado todo el verano al escondite con los marqueses de Pilares y de Pidal para evitar que hablasen al Rey del asunto de la escuadra. Termina diciendo que sería injusto castigar como calumniador á un modesto perio dista, mientras no se han desvanecido los severos cargos formulados oor el senador Sr. Sanche zde Toca. El señor PRESIDENTE: El Sr. Sáncüez de Toca tiene tribuna adecuada para tratar de ese asunto. Bl Sr. BUREU Ya lo ha tratado en stt libro y el Gobierno no le ha dicho nada. El ministro de MARINA contesta al señor Burell. Manifiesta el general FERRANDIZ que en el asunto de la escuadra ha guardado un silencio absoluto. Respecto del proceso contra el periódico Las Novedades, dice que sobre la Real orden circular del Sr. Moret está la ley de Jurisdicciones, y asegura que si en el artículo en cuestión sólo se le hubiese atacado á él no lo hubiese remitido al jefe de la jurisdicción. (Bien, en la mayoría. Refiriéndose al estudio hecho por la casa (Vickers del dique de El Ferrol, expone que se hizo con ¡toda publicidad, anunciándolo en el Boletín Oficial y sin carácter exclusivo. Explica las razones por que se pueden pu ¡blicar los pliegos presentados en el concurso de la escuadra, pues las casas industriales en el acto del concurso manifestaron por sus representantes que los entregaban á la caballerosidad de la Armad a española, á su celo y á su sigilo. Termina diciendo que por su parte no hay inconveniente en que se publique todo, Rectifica el Sr. BUREL. L. Hace constar que el ministro de Marina no se ha hecho cargo siquiera de las frases del Sr. Sánchez de Toca, con lo cual se evidencia claramente que se procede de bien distinta manera cuando se trata de un periodista modesto ó de un senador. El Sr. SÁNCHEZ TOCA Y BALLESTER: Que no ha dicho lo que S. S. le ha atribuido. El Sr. BUREIX: ¿Que no? Eso y mucho más, y si no léase el final del libro del señor Sánchez de Toca, donde está la síntesis de su pensamiento, y aplíquelo el Gobierno á quien quiera. Manifiesta el Sr. Burell que en el acto ¡del concurso estuvo á punto de ser rechazado el pliego del grupo asturiano por un pequeño requisito en la póliza. Añade que en. este asunto algo debe da! haber anómalo, pues sucede en él que á to- dos los presidentes de la Junta les pasa lo que al loco de la guardilla: se ponen en fermos. Enfermo se puso el general Vinie- í igra; luego, el general Cervera; á éste debió sucederle el Sr. Albacete y se hallaba enfermo, y ha habido que nombrar al señor (Sestoa. (Continúa la sesión.