Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
discuiren ya y repiten nuestras fiases é imi ¡tan nuestras actitudes, nos encantan; si son sumisos, humildes y mansos, nos enloquecen; pero cuando están tristes, cuando lloMOR DE NIÑO Hace tiempo, mucho ran, cuando sufren, son impertinentes é inA tiempo, que euidaba yo soportables. Tan solo algunas santas maá un niño inteligentísimo, impresionable y dres tienen la abnegación de amarles siemapasionado, el cual me cobró gran afecto. pre, á despecho de las mayores ingratitudes E 1 nene le adora á usted, Doctor- -me de- y desvíos. Por desgracia, nuestro egoísmo es cruel, cían los de la casa. -Cuando no es obediente nos basta amenazarle con que usted lo y cuando los llevamos al colegio para inssabrá y no vendrá á verle para conseguir truirles ó cuando los conducimos al teatro se aquiete, prometiendo ser meno y que no para divertirles deseamos que nos traigan premios que acaso nosotros no obtuvimos lo supiera el Totó. T Confieso que el amor de aquella menuda jamás y pretendemos que gocen con especcriatura me enorgullecía y conmovía. Sus táculos que nos suelen hastiar. El lujo con abrazos y besos eran gatines siempre, y real- que los vestimos, ios juguetes que les commente era sumiso, y el Tota conseguía mu- pramos, suelen reflejar nuestra mezquina chas cosas difíciles. Claro está que el Doc- vanidad. Muy pocas veces volvemos la vistor ejercía de abuelo cariñoso por su parte, ta, atrás para recordar las horas déla infany le regalaba juguetillos y le obsequiaba cia y compren ler cómo sienten, piensan y con golosinas de las que hubiera hecho el quieren los niños, á fin de hacerles felices y muñeco gran consumo; pero bastaba mi buenos. Esta es la causa de que no ha a en nuesprohibición terminante para que no las probase, guardándolas para luego, sin replicar tra patria ni pintores, ni poetas ni antores que retraten, canten ó escriban para los peni gruñir. Un día... Pero antes conviene advertir que queñuelos. Queremos que sepan muchas cocuando yo refería las gracias y la gentil su- sas, apete emos que sean fuertes, y nuestras misión del chiquillo á un viejo compañero, enseñanzas son incompletas y no nos premuy respetable maestro por su experiencia ocupamos por la higiene de sus cuerpos y de en cosas profesionales, bastante escéptico, sus almas. ¡Teatro para niños! De crearlo tratan pey un si es no es gruñón, éste solía decirme: No te entusiasmes con esas niñerías. Amor regrinos ingenios. Bella idea es por cierto; de niño es agua en ceslillo, ahora ejerees de pero si el teatro no representa grandes coDios chico para la criatura; su familia em- sas, trágicas ó plácidas, que nos hagan reir pezará á sentir celos de tu preponderancia ó llorar y endulcen con hermosos ensueños y algún día ejercerás de tirano sin serlo. I, a las ramplonerías de la vida, ¿para qué serhumanidad adora á ratos, es inconstante; virá? Y el niño sueña siempre despierto, pasadas sus ansias amorosas, se entretiene agrandando las cosas más pequeñas, espeen renegar muy callandito de los ídolos, rando á todas horas lo que desea y ama. hasta que llega el momento en que, mal- Esos fugitivos amores hacen rebasar conshumorada, suele arremeter á pedradas con tantemente, sin llenarle jamás, el cestitto de ellos y llega hasta olvidarlos por completo. que hablaba mi viejo maestro. ¡Desdichado I os besos son cosa buena, pero se olvidan; aquel que más tarde no percibe la linfa clara lo que deja señal se siente toda la vida, y y refrescante de las ilusiones; infeliz del que has de ver cómo un poco de severidad por creer demasiado en ellas y evocarías sujusta produce mayor efecto que las ternuras fre crueles azotes como el chiquitín de anbabosas. Nosotros, en ocasiones, tenemos taño! que parecer crueles, y derramaudo sangre Mucho tiempo ha pasado desde entonces. ahorramos lágrimas. ¿I legó á hombre? ¿Murió? Xo lo sé. Pero, á Gran efecto en mi ánimo nacían estos ser- pesar de lo que digo, declaro que cuando mones del insigne anciano, que bajo su ás- contemplo un descolorido retrato del niño pera corteza exterior ocultaba un alma bue- no me duelen los desengaños sufridos y anna y sensible. Después he comprendido que sio que otras criaturitas alegren mi vida tenía razón en parte, toda vez que las gran- acordándose del pobre Taló. des pasiones, que traen aparejadas grandes obras, crecen entre grandes dolores. Pero LAS ENFERMERAS volvamos al cuentín. Un día, el niño se acordó de mi pobre DE LA ESCUELA persona ron más intensidad que otras veces, y al llegar la hora en que yo acostumA llora que se habla tanto de medidas sabraba á hacer mi visita vespertina no hubo nítarias y que se lleva al Parlamento medio de conseguir que se acostase. Ei por el dootor CorLezo un proyecto de ley de Tota mene decía; pero el doctor, que nun- instrucción obligatoria, conviene reeordar ca gustó hacer visitas sin ser llamado y adi- que las escuelas primarias constituyen el vinaba además cierto celoso cansancio por sitio de elección de las epidemias. En todos parte de la familia, no fue. Según noticias, los pueblos cultos se trata de higienizarlas, la tenacidad del niño llegó á convertirse en no tan sólo en lo que respecta á locales, sino rabieta formidable y tuvieron que apelar al en lo que se refiere á higiene. clásico azote, á la fuerza bruta. Le acostaExisten en todas partes inspectores méron. Pero aun sollozando permanecía COB dicos de escuelas que se encargan de la vilos ojos abiertos. Esperaba en vano la lle- gilancia de los niños desde el punto de visgada áélToíó... ta sanitario, clasificándolos convenientey AMOR AL NIÑO Al tal chiquillo, como mente para distinguir los enfermos de de los sanos; pero además sucede con otros de su. anormales creado en Londres desde 1898, edad, aseguraban los de su casa que le que- esto se ha 1903, un rían mucho. Én general, no hay persona al- y en Nueva York desde escuelas. servicio de nurses ó Son auxiguna que no diga lo mismo. Se ama á los liares delenfermeras de médico inspector, tienen niños, indudablemente, cuando son bonitos, práctíea de hospital, no sólo y como al niño cuidan hacen gracias y contestan á nuestras cari- que necesita ie sus servicios, ayudando á cias. Si son hombrecitos y mujercitas que su limpieza y yracticaudo- pequeñas- -curas- NIÑERÍAS de urgencia, sino que cuando á un niño se le envía á su casa por enfermo, ella se encarga de enseñar á la familia lo que debe hacer y se asegura de que no le dejan estar en contacto con otros sanos en la calle. En los comienzos, la enfermera iba en Xueva York acompañada de un agente de la Policía, pues muchas madres se negaban á atender sus indicaciones; pero con un poco de constancia se han obtenido grandes resultados. El Consejo de Escuelas inglés ha hecho más; á todo niño sucio se le considera como que falta á la escuela, y los padres pagan la multa que impone la ley de Instrucción obligatoria. En Francia se comienza á estudiar esta organización, y piensan proporcionar medios á los padres pobre para que las faltas sean remediadas. Pero, de todos modos, la enfermera será necesai ia y de una incontestable utilidad. En nuestro país urge crear este nuevo medio de que ganen honradamente la subsistencia muchas mujeres. Hasta ahora, las enfermeras de los hospitales carecen de instrucción; pero hay no pocas muy dispuestas é inteligentes que prestarían positivos servicios á la higiene y á la beneficencia. Algo se proyecta respecto al particular, de que se dará cuenta en tiempo oportuno al público, que es casi seguro acogerá con benevolencia y cariño estas iniciativas. DICHOS Y HECHOS 1 A PATRIA POTESTAD Una ley reEN PRUSIA cíente priva de la p a t r i a potestad y separa á los hijos de la familia en los casos siguientes: r. culpabilidad de los padres; 2.0, culpabilidad de los menores; 3.0, insuficiencia en los medios de educación. hos menores á quienes afecta esta ley son llevados á Centros de educación protectora, alejándoles de los centros de perversión. En ciertos casos se les deja en el seno de la familia, especialmente en el tercer caso, pero vigilados convenientemente. INSTITUTO SUPERIOR Con fin de fola eduDE EDUCACIÓN FÍSICA mentarfísica se cación ha creado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Gante (en Bélgica) un. Instituto superior de educación física donde se expedirán títulos de licenciado y doctor en estas disciplinas. Estudiarán elementos de física, química, anatomía, fisiología humana, filosofía y pedagogía, higiene, práctica de la gimnasia, análisis de los movimientof- j ercicios de aplicación, didáctica gimnástica, estética de los movimientos y ejercicios prácticos. Se exigen dos años de estudios. Eu España se creó algo semejante que se abandonó, por desgracia, hace años. pSCUSLAS AL AIRE LIBRE SnCharlotenburgo existe esta institución, que debiera ser imitada en Madrid, en la Ciudad Lineal, por ejemplo. Trenes especiales salen á las seis y media de la mañana para recoger los niños de los barrios obreros, los cuales regresan á las siete y media. A la ida y á la vuelta estáa vigilados por los maeslios. Pagan por los dos viajes un abono mensual de 3,75 kan-