Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 3o DE OCTUBRE DE 1908. EDICIÓN a PAG. S. te crsa L, O que nay es que los diputados alcoholeros desean que. una vez discutida la totalidad, sea emprendida la discusión del pro 3 ecto, pira ver si en un examen privado, como aquel á que fue sometida la ley de Administración local, se llega á una fórmula de acuerdo entre Ja Comisión y los que Combaten la obra del ministro de Hacienda. Se comentó bastante que el voto particular del Sr Espada, y ea el cual se mantenía la orientación del Sr Ooina en la cuestión del impuesto sobie los alcoholes, no obtuvieia ni un solo voto en pro. Algunos Jiinistenales aecían que el señor Espada, para evitar 11 espectáculo, debió retinu ol- voto particular antes de que llegara el momento de la votación nominal on motivo ü- e la interpelación explanada acerca del cambio de unifoimes militares, se hicieron ayer comentarios sobre el tono, á veces vivo y duro, empleado por el ministro de la Guerra al contestar a los oradores que con él discuten en el Parlamento. Tal vez por inexperiencia parlamentaria ó por exaltación de los nervios, quizá porgue se halla plenamente convencido de su infabilidad en los asuntos de que trata, el caso es que el general Primo de Rivera contesta con frecuencia á senadores ó diputados adopta ido tonos más prooios de pelea que de torneo oratorio Y claro es que tan inadecuada irritabilidad pioduce algo de regocijada sorpresa. pireoe que el Congreso no celebrará sesión el v K s, día de las Animas. VACACIONES EN EL SENADO DE BENEFiCENClA p n la Gaceta de hoy se publicará una Real orden circular, complementaria del Real decreto de ayer sobre el rendimiento de las cuentas de las fundaciones de beneficencia particular. Dispone la Real orden que los representantes de fundaciones de beneficencia particular deberán rendir sus cuentas en los m eses de Enero y Febrero de cada año. L, a Dirección devolverá las cuentas aprobadas, si procede, antes de i. de Julio. ñ yer se celebró en esta corte una boda de verdadero rumbo. a se- ión de la Alta Cámara duró ayer quince minutos. En el orden del día no hay asuntos de qué tratar, y, por lo tanto, el general Azcárraga tomó ayer la iniciativa de que en el Senado haya vacaciones. Al efecto, reunió á los Sres. Groizard y general L, ópez Domínguez, jefes, respectivamente, de las minorías liberal y democrática, y íes consultó acerca de su propósito. Ambos señores mostráronse conformes con el 1 residente de la Cámara, y quedó convenido que el general Azcárraga proponga hoy al Senado acuerde suspender las sesiones con la fórmula ds se avisará á domicilio paia la próxima DOS INTERPELACIONES L p n la semana próxima llegará a Madrid el presidente del Consejo, y entonces será cuando la minoría liberal explanará su anunciada interpelación sobre algunas incidencias del viaje del Rey á Barcelona. (Otro anuncio de interpelación: la del señor Rosales al ministro de la Gobernación acerca de los servicios municipales. Intervendrán en el debate los diputados por Madrid Sres. Gaiay, Prast y Moróte. EL SR. MORET A noche regresó á Madrid el jefe delparti do liberal, acompañado del conde de Romanones i, ps ALCOHOLES p l domingo se celebrará en Altnansa un mitin alcoholero, al cual concurrirán varios senadores y diputados y representantes de las regiones interesadas en el proyecto que actualmente se discute en el Congreso. INTERESES VALISOLETANOS En la iglesia parroquial del Carmen se unieron con los indisolubles lazos la bella y graciosa señorita Emilia Coppel, hija del popular industrial alemán D. Carlos, y el distinguido cirujano odontólogo D. Antonio Fernández Jáuregui, á quienes apadrinaron la respetable señora doña Ascensión Jáuregui, viuda de Fernández Chacón y madre del novio, y un hermano de éste, D. Enrique, capitán de Infantería y profesor del Colegio de María Cristina. Bendijo el enlace y pronunció elocuentemente la plática de ritual el padre Sanjulián, capellán de S. M. y rector de la iglesia del Buen Suceso, y dijo la misa de velaciones el presbítero toledano, capellán vara de plata, Sr. Díaz Morcillo. Fueron testigos los capitanes D. Rogelio Tenorio, D. L, eopoldo Serrano y D. Joaquín Campos, por parte del novio, y por la de la novia, los doctores D. Antonio Fernández Chacón y D. Arturo Redondo, catedráticos de San Carlos, y D. Emilio Fernández. L, a salida de la iglesia de los novios y de la nupcial comitiva despertó extraordinario interés. L, a calle del Carmen estaba ocupada en largo trecho por inmenso gentío, que felicitó y aclamó á la venturosa pareja. L, os concurrentes á la ceremonia, que eran innumerables, y muchos más de la colonia alemana y de sus íntimos madrileños, fueron invitados á la comida espléndida que en honor de los novios y en celebración de tan fausto suceso hubo de celebrarse por la noche en los salones de Tournié. Tratándose de Coppel, que tantas simpatías tiene, nos parece superfluo decir que todo se hizo á lo gran señor, y que en el banquete aludido que amenizó un excelente sexteto, fraternizaron en unánime sentimiento alemanes y españoles. No hay para qué consignar que de esta rumbosa boda obtuvieron los redactores fotógrafos de la Prensa ilustrada interesantes instantáneas. Entre vítores, aplausos y flores que cubrían las mesas y alfombraban el suelo dióse por terminado el banquete nupcial, á que asistieron más de 200 comensales, y en animado y brillante baile avanzó la noche has ta bien entrada la madrugada. Nuestros votos de felicidad para los nuevos esposos, y nuestros plácemes para los señores Coppel, que ayer se deshicieron en atenciones con quienes asistían á su dicha. TRIBUNALES isA BUENA DEFENSA A yer llegó á Madrid- una comisión de Valladolid, que viene á gestionar algunos asuntos que interesan á aquella capital EL SR. AZCARATB A yer recibió muchas visitas el Sr. Azcárat -te, que se encuentra muy mejorado de la indisposición sufrida en Zaragoza, y que se propone: reanudar activamente su vida parlamentaria. t Bruno Ramón Molero y el ayer procesado Pedro Bricio. Ambos hombres hallábanse enemistados desde que dos años antes cuestionaron por un trato de ganado, pues lo mismo Pedro que Ramón dedicábanse á la compraventa de caballerías. Por efecto de tales diferencias y enemistades, Pedro procuró desde aquella cues- de Abril del cou. rriente año encontráronse en ía calle de San L, a noche del 20 tión rehuir el encuentro con su compañero de oficio; pero Ramón, que había ya cumplido dos condenas, una por homicidio y otra por disparo y lesiones, no se cansaba de proferir amenazas, diciendo en cuantas partes podían escucharle amigos y allegados de su contrario que había de matarlo donde le encontrase. Bl encuentro ocurrió, como queda expuesto más arriba, la noche del 20 de Abril último, en la calle de San Bruno, de esta corte. Ramón marchaba por la mencionada vía en unión de un amigo apellidado Picó, cuando divisó á Pedro. Avanzó hasta éste algunos pasos, y de pronto se arrojó á él, empuñando una navaja y profiriendo frases ofensivas para su enemigo. Pedro, que conocía los antecedentes penales de Molero; que sabía no era hombre que amenazase con el solo propósito de amedrentar, sino que, por el contrario, realizaba sus siniestras intenciones sin que nada ni nadie le detuviera, retrocedió con ánimo de huir; pero temeroso de que en la fuga le alcanzase el golpe de su perseguídor, sacó una pistola y disparó sobre Ramón. Este recibió el balazo en medio del pecho y cayó muerto. Procesado Bricio por este delito, ayei tarde compareció en la Sección segunda de la Audiencia. Su declaración se diferenció únicamente de lo que asábamos de referir en que afirmó que al disparar hízolo por asustará Molero, sin intención de herirlo y mucho menos de matarlo. L, os testigos Vicente Sánchez é Ignacio Mena declararon que la víctima de este crimen insultó groseramente al procesado, y aun el mismo Picó, amigo, como hemos dicho, de Ramón, no pudo negar aquel extremo, si bien al ser interrogado respecto al arma que éste esgrimía al dirigirse á Pedro manifestó que no pudo observar si era navaja ó pistola. Terminada la prueba, que fue breve y, en general, favorable á Bricio, informó el fiscal, Sr. Arteche, sosteniendo la existencia de un delito de homicidio con las atenuantes de haber precedido provocación por parte del ofendido y vindicación de una ofensa grave. A continuación hizo uso de la palabra e) defensor del procesado, Sr. Menéndez, Pallares, y, justo es consignarlo, pronunció uno de los más hermosos discursos que hemos oído en las Salesas al ilustre orador republicano. Claro, metódico y conciso, expuso al Ju rado el hecho de autos, describiendo en brillantísimos párrafos la situación verdaderamente crítica en que Ramón Molero puso á Pedro Bricio. Explicó magistralmente el concepto de la legítima defensa, definiendo el instinto en que aquélla se basa según la antigua filosofía escolástica y la escuela positivista moderna; analizó los requisitos que la integran en el Código penal, y, en párrafos elocuentes, terminó su oración pidiendo un veredicto de inculpabilidad para su patrocinado Pedro Bricio. Si lo declaráis culpable- -dijo- -no lo haréis por haber matado á un semejante; no lo castigaréis, por haber privado de la vida á Ramón Molero, sinovpor no haberse dejado matar por éste. El Sr. Menéndez Pallares recibió al terminar su informe muchas felicitaciones por la brillante defensa que realizó, sin apartarse un ápice de la eximente por él tan bien expuesta y explicada. El público, impresionado por la palabra caliente y persuasiva de Pallares, demostró durante el discurso su conformidad con rumores de aprobación, y aun hubo al final quien aplaudió; pero la campanilla presidencial cortó en el acto estas manifestaciones de agrado.