Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 29 DE OCTUBRE DE 1908. EDICIÓN 2. PAG. tres amigos se agriaron en tales término 1 que desde luego hicieron suponer que el suOK TELÉGRAFO ceso tendría segunda parte. DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR p n l a taberna. VJGO, 2 8 I O N Anoche, á r ebido al interés que presta á las cues- llaban reunidoslas once de la misma, se haen la taberna de la calle de tiones sanitarias el ministro de la Golos tres citados individuos y otros bernación, hoy se ha hecho entrega de los Lusientetodos ellos mozos de carga de la efectos adquiridos con toda premura á fin amigos, la Cebada. de qué el 1 azareto de San Simón reúna las plaza defrasco y frasco de vino salió á colaEntre condiciones, que exigen los modernos ade- ción el asunto del juicio; cuando llegó la lantos de higiene. cerrar el establecimiento, todos saLa acertada dirección del inspector gene- hora de la calle, ya con la cabeza un tanto lieron á ral de Sanidad ha sido muy elogiada. Hoy pueden albergarse en este lazareto caliente y los ánimos muy excitados. Una en la calle, la cuestión subió de 00 individuos próximamente, estando aten- punto, vezentonces Ramón Rodríguez, que y didos todos los servicios; hospedería, fon- entre sus compañeros tiene fama de madruda, cantina, hospital y farmacia. hizo ademán de sacar una Cuenta con aparatos modernísimos paia gador, apodado Prhn, con quien navaja. El principalja desinfección de buques, para habitacio- mente discutía Ramón, al ver aquella manes y ropas. Asistieron al acto de la entrega las auto- niobra, adoptó el prudente partido de retiridades, representaciones del comercio, ca- rarse. Ramón trató de seguirle. desagraJosé Parandén, viendo el sesgo sas navieras, Prensa y altas personalidades. dable que tomaba la cuestión, le dijo á Con la nueva dotación de los aparatos Ramón: adquiridos quedan subsanados los defectos- ¿Qué vas á hacer, Ramón c jue con anterioridad se notaban. -Tirarle un viaje, para que otra vez no se meta conmigo. -Hombre, déjale, que la cuestión no ha sido para tanto. -Pues á tí también te voy á tirar otro. ontinúa la racha de robos cometidos en p l crimen. los ferrocarriles. Estas últimas palabras las pronunció A dos señoras que llegaron ayer á Ma- Ramón en la calle de las Tabernillas, pródrid en el correo de Andalucía les fueron xima á la de las Aguas. robadas alhajas por valor de 5.000 pesetas y Antes de que Parandén tuviese tiempo de 500 pesetas en metálico. esquivar la acometida, recibió una tremenAdvirtieron la sustracción algunas esta- da puñalada en la región epigástrica. ciones después de la de Alcázar, y ya antes José, al sentirse herido, sacó una pequeña de llegar á esta última notaron que dos su- navaja, de las llamadas cahriíems, y acomejetos que iban en el estribo del vagón tra- tió á su agresor, causándole una herida en taban con insistencia de entrar en el depar- el cuello, que de haber encarnado unos mitamento, pretensión á la que se opusieron límetros más hubiera sido mortal de neceJas damas. sidad. i Del hecho dieron cuenta las robadas á la A los gritos de los heridos y á la confu- 1 pareja de escolta que custodiaba el tren. sión que el suceso produjo en los acompaPersona de nuestra intimidad que tam- ñantes de aquéllos acudió el sereno de la pién días pasados llegó á Madrid en el co- calle de las Tabernillas, -Celestino Boto, el rreo de AE dalucía nos refiere que cerca de cual se hizo cargo de los heridos, é hizo sola estación de Alcázar se opuso y evitó, en nar el pito de alarma para llamar en su auunión de otros viajeros, á que dos sujetos xilio á la pareja más próxima, que acudió y que iban en el estribo entrasen en el depar- detuvo á los testigos. tamento cuando el tren estaba en marcha, La repel ición de estos casos ya dando al p n la Casa de Socorro. asunto ciertos caracteres de irritante croni- Los médicos de guardia, Sres. Villa y cidad, que es necesario evitar á todo trance. Araco, y el ayudante Sr. Demet procedieron sin pérdida de tiempo á reconocer á los heridos. Como á primera vista comprendierau la POR TELEGKAFO suma gravedad en que se hallaba José, le DE NUESTRO SERV 1 C 1 O PARTICULAR reconocieron la herida, que resultó ser una SEVILLA, 2 9 I A! cuchillada que le interesaba el Rv. anana, viernes, se verá ante el consejo tremenda el pulmón, de pronóstico graví de guerra la causa contra el soldado hígado y apodado El Ratón, que se fugó del cuartel simo. Se administraron ai paciente inyecciones de Artillería estando de centinela, llevándose el armamento y resistiendo á la Guardia de suero y cafeína, y se avisó á la iglesia civil que 1 e perseguía en los términos de más próxima en demanda de los auxilios espirituales p axa el herido. Cabezada y Dos Hermanas. En atención de la gravedad de José, se El fiscal, teniente del regimiento de Soria, D. José Vaquero, pide para ella pena desistió de enviarle al hospital, quedando en la Casa de Socorro. de veintidós años de prisión. Después fue asistido Ramón, el que presentaba la herida que dejamos coasignada. p 1 Juzgado de guardia. l -El del Centro, que prestaba ayer este servicio, se constituyó en la referida Casa de Socono, tomando declaración á los heriuicio de faltas. Hace ranos cuarenta días comparecieron dos, los cuales se confesaron protagonistas ante el Juzgado municipal de la Latina, por de este sangriento suceso, y reconoció asi ana cuestión habida en la plaza de la Ceba- mismo las navajas de que ambos se valieda, José Parandén, de veintisiete años, ca- ron para herirse. Después se trasladó el Juzgado ala Cosado, y natural de Santa Camba (Lugo) Ramón Rodríguez Amado, de veintidós, misaría del distrito, donde se hallaban detesoltero, de igual naturaleza, y otro indivi- nidos los amigos de que hemos hecho mención, los cuaies confirmaron la declaración duo apodado Ptún, paisano de aquéllos. La prueba en el acto del juicio fue con- prestada por Ramón y José. José, de. spués de cuiado. íué conducido al traria á Re móu, y éste salió condenado. 1 Con e te motivo las relaciones euue los hospital Provincial: 1 1. MEDIDAS SANITARIAS ROBOS EN LOS TRENES asi á la misma hora se desarrollaba en la v calle de los Abades, 7, piso segundo otro sangriento suceso, también de consecuencias fatales. En la referida habitación vivía Matilde del Valle, de oficio peinadora, con la cual hacía vida marital un suieto llamado Ru perto Quintos. Hace pocos días, Matilde y Ruperto dieron por terminadas sus relaciones. Matilde se quedó en su domicilio, y Ruperto, arrepentido de aquella excursión amorosa, fue vivir con su legítima mujer, Julia Lara. Todo parecía terminado; pero he aquí que la fatalidad dispuso que Ruperto dejase olvidadas en el domicilio de su amante unas cuantas papeletas de empeño. Julia envió varios recados á su nvaí pidiendo la devolución de aquellos documentos, sin resultado alguno favorable. Anoche envió Julia un nuevo reQado á Matilde, y ésta, como de costumbre, apeló á la negativa. Poco después se presentó Julia en casa de Matilde y la ¿reclamó las papeletas. Matilde dijo que no las tenía á mano, y entonces Julia, con una navaja de que iba provista, dio tres puñaladas en el pecho á su rival, causándola otras tantas heridas, tina de ellas de suma gravedad en la región mamaria izquierda. Cometido el crimen, Julia huyó precipitadamente, en tanto que Matilde era conducida á la Casa de Socorro de la Inclusa, donde se le practicó la primera cura. El estado de Matilde es de suma gravedad. El Juzgado de guardia se constituyó en la Casa de Socorro, tomando declaración á la herida, la cual fue conducida al hospital. Una hora más tarde fue detenida Julia en su domicilio, Ceres, 22. LAS BRAVIAS LA. ODISEA OE UN INVENTOR POR TELÉFONO DE NUESTRO SERVJC 1O PARTICULAR l on José Fola Izurbide, inventor de la hé lice biconcéntrica, ha publicado esta noehe en El Pueblo un artículo en el cual relata detalladamente la historia y fundamento científico del aparato volador aeroSe compone de un cuerpo hexaedralde seis hélices biconcéntricas, cuyo funcionamiento, á la directa ó á la inversa, determina por su ley de construcción el giro y dirección del aparato, constituido todo él por un sistema celular de nervios y tirantes de acera que, dándole una gran rigidez, hacen posible su resistencia con muy poco peso. La construcción del aparato se empezó hace próximamente dos años y medio; pero cuando estaba ya casi terminada se observó que los seis motores, de 12 caballos y f e s cilindros, para mover las hélices, no tenían las condiciones de seguridad y de rapidez que se requerían. El socio capitalista se retiró entonces. El inventor fue á Madrid en busca de apoyo, y como no le halló, tuvo que regresar á Valencia y vender el aparato desarmado par pagar las facturas de los materiales. El periódico une fotografía y testimonios de varios de los obreros que intervinieron en la construcción. Estas explicaciones dice el Sr. Fola que las hace porque ha sabido que los tiabajos que actualmente está realizando Edisson para resolver el problema de la navegación aérea coinciden con el fundamento científico que le ha servido á él para constiuir su aparato. El Sr. Fola, para colmo de desdichas, se ha quedado estos días oieso á consecuencia de unas cataratas. móiñL VALENCiA, 2 8 9 N, CONSEJO DE GUERRA J NOCHE SANGRIENTA.