Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 29 DE OCTUBRE DE J 9 U 8. EDICIÓN 1. PAG. Z. EL VIAJE DE LOS REYES CONFERENCIAS TELEFÓNICAS ZARAGOZA, 2 S M. Antes de la llegada. Desde las primeras horas de la mañana se nota en la población un extraordinario movimiento, precursor de los grandes acontecimientos. Desfilan los coches que van á recoger á los elementos oficiales para llevarlos á la estación del Campo del Sepulcro. I as tropas han formado, cubriendo la carrera en las calles del Coso y Alfonso y plaza del Pilar; la Infantería, alternando con la Guardia civil. Otras fuerzas de la guarnición se situaron junto á la Facultad de M e d i n a y en el paseo de Agustina de Aragón. ZARAGOZA, 2 8 1 0 M mientras el Rey y doña Victoria oraron breves momentos. Terminada la función religiosa se dirigieron á la sauta capilla y adoraron la sa grada imagen del Pilar. La Reina subió la escalerilla que da acceso á la imagen de la Virgen y p rendió sobre su manto tma rica joya de brillantes. ZARAGOZA, 2 8 2 T tó varias coplas alusivas al Monarca y á la Virg. en del Pilar desde la calle. Cayeron en gracia al Rey tes copias, y, asomándose á ua balcón del palacio arzobispal, echó al soldado un cigarro habano 5 un billete de 25 pesetas. ZARAGOZA, i 8 5 T p n palacio. Los Reyes salieron del tempk por la calle del Pilar, dirigiéndose al palatío arzobispal, donde se hospedan. La multitud, estacionada frente al edificio, aclamó nuevamente á los Reyes, haciéndoles salir á un balcón. ZARAGOZA, 2 8 3 T I a llegada. Cuando descendieron del tren Sus Majestades fueron vitoreados con entusiasmo. El alcalde, Sr. Fleta, que acudió á la estación, aunque ayer falleció su padre político, pronunció cariñosas frases de bienvenida en nombre de la ciudad, que D. Alfonso contestó en el mismo tono. La Reina vestía traje y sorobrero color de heliotropo, y el Rey de capiíán general, ostentando la medalla de oro del Centenario. 151 alcalde ofreció á la Reina un precioso ramillete. Del coche real descendieron los Sres. Maura, duques de Sotomayor y Santo Mauro, duquesa de San Carlos, condes de Aybar y del Grove, médico doctor Alaberu y conde del Serrallo. Acto seguido pasaron revista SS. MU. á la compañía que les había hecho honores, haciendo el Monarca el saludo á la bandera, y se dirigieron al exterior de la estación, pasando por las filas de los Alabarderos. En el andén se hallaban con el elemento ficial los Sres. Moret, conde de Romanones, D. Gabriel Maura y otras distinguidas personalidades. 1 a entrada. En la plaza de la Estación organizóse la comitiva en la siguiente forma: batidores de la Escolta, carruajes del gobernador, Maura y duque de Sotomayor, soche real, llevando al estribo, á caballo, al capitán general. Los Rej es tomaron asiento en el lando del alcalde. El cortejo recorrió el itinerario siguiente: Avenida del Ca mpo del Sepulcro, plazas de María Agustina y Pamplona, plaza de Aragón, calle de la Independencia, plaza de la Constitución, Coso, Alfonso y plaza del Pilar, hasta entrar en el templo. Durante todo el trayecto, y principalmente frente á la Facultad de Medicina, donde había numeroso grupo de estudiantes, que se unieron al acompañamiento, fueron los Reyes aclamados. Las señoras saludaban con los pañuelos. Desde los balcones del Círculo Mercantil, Moderno y Principal se dieron entusiastas j vi vas. p n el Pilar. Las campanas de la basílica Mariana voltearon á la llegada de los Reyes al templo. Una compañía con bandera y música tributó los honores á los Soberanos. En el pórtico del templo fueron recibidos por el prelado, Sr. Soldevila, que se había adelantado á la comitiva, y el cabildo en comisión. La comitiva con cruz alzada y Sus Majestades bajo palio, dirigiéronse al altar mayor por- entre dos filas de numeroso oúblico. F, l arzobispo entonó solemne Tedeum, p l monumento de los Sitios. Después de descansar en palacio, marcharon los Reyes á la inauguración del monumento délos Sitios. Numerosísimo público aguardaba á los Reyes, que fueron recibidos por el Comité ejecutivo, la Junta de la Exposición y varios senadores y diputados, entre ellos los Sres. Moret, Villanueva y Alba. fiabían instalado la tribuna regía frente á la puerta del pabellón del ministerio de Fomento. Los Reyes subieron solos á dicha tribuna. La Comisión ejecutiva se situó frente al inonumeutp. Una vez instalados los Reyes, el vizconde de Espés pronunció un discurso en nombre de la Junta del Centenario de los Sitios, manifestando que, en cumplimiento del acuerdo dejas Cortes de Cádiz, llevado ala realidad oficial por un decreto de 22 de Enero de 1907, se acordó elevar un monumento al heroísmo de los defensores de Zaragoza, perpetuando las gloriosas fechas de la defensa con mármoles y bronces. Terminó diciendo que, terminada la obra, la Junta esperaba que el Rey se dignara descubrirla, contribuyendo de esta manera á dar mayor solemnidad al acto. Seguidamente el Sr. Moret, como diputado por Zaragoza, entregó al Rey el cordón para que descubriese el monumento, y, á los acordes de la Maicha Real, fue inaugurada oficialmente la grandiosa obra de Q, uerol. Ante ella pronunció ei Sr t Moret un elocuente discurso, vibrante de entusiasmo, enalteciendo la idea de patria, haciendo resaltar la significación del monumento y rindiendo homenaje á los Sitios heroicos y gloriosos de Zaragoza, en los cuales luchó la raza entera, como en el Bruch habían combatido hasta el heroísmo los paisanos, como en Bailen había peleado bravamente hasta una honrosa victoria el Ejército. No fue menos entusiasta y elocuente el discurso alusivo al acto que el jefe del Gobierno pronunció después. Esta ceremonia, que fue verdaderamente grande y digna de la consagración á que se dedicaba, terminó con estraendosos y repetidos ¡vivas! á España y á los Reyes. Antes de retirarse el Monarca al palacio arzobispal recorrió algunos de los pabellones de la Exposición y se detuvo especialmente en el de Francia y en la instalación del ministerio de Fomento. p l almuerzo. En el palacio episcopal se celebró luego un almuerzo íntimo. El Rey sentó á su mesa al presidente del Consejo, al Sr. Moret, al arzobispo y á las demás autoridades. Durante el almuerzo regip, la banda del regimiento de Galicia ejecutó selectas piezas musicales, y el soldado Miguel Aro can- p n la Exposición. D. espüés del almuerzo, la Reina se re tiró á descansar. A las cuatro y rneOia voí vieron á salir los Soberanos, dirigiéndose por la plaza de la Seo y las caries de DOB Jaime y de la Independencia á la Exposi ción. Allí se hallaban, además de un numerosísimo público, comisiones de la DiputaciÓHj derAyuntamiento, de todos los Cuerpos de la guarnición y de la Maestranza. Al llegar los Reyes fueron vitoreados poí la multitud. l í n mensaje escolar. Una comisión de estudiantes, desig nada por los que asistieron á la conferen cia del doetor Moliner, ha visitado al mayordomo mayor de S. M. en solicitud de que les sea concedida una audiencia para ofrecer sus respetos á los Reyes y entregaf áD. Alfonso el mensaje que ayer acordaro en tal reunión. HAGOZ 2 8 JG 1. Ceg- unda visita. Nuevamente visitaron los Reyes algu nos pabellones de la Exposición, entre elloí el del ferrocarril de Utrillas y el de la alimentación, donde los expositores obsequia ron á los Monarcas con distintos artículos Después se sirvió un lunch en honor ái los Reyes. Visitaron también los Soberanos el pabe ílón de arte retrospectivo, danao las expli. caciones oportunas el canónigo Sr. Moreno. En una de las instalaciones compió lg Reina una niedallita de la Virgen. D eparto de premios. Terminada la visita á ¡os pabellones, los Reyes se dirigieron al Casino de la Ex- posición, donde se efectuó el reparto de premios á los expositores que fós han obtenido. La ceremonia revistió gran solemnidad, asistiendo una concurrencia numerosa ydistinguida. En un escenario provisional habíase co- Ideado un dosel y bajo él dos sillones, eri los que tomaron asiento SS. MM. Antes de comenzar el reparto de preuiio 3 le fue concedida la palabra al Sr. Paraíso quien hizo historia de la Exposición. Dijo que ésta es una obra de paz realizada por Francia y España, y por eso el Cer tatnen era hispano francés. El Sr. Navarro Reverter, presidente ho norario del Jurado, pronunció un elocuente discurso Agradeció la presencia del Monarca ea este acto, así como la cooperación que á lé obra había prestado; felicitó á S. M. y añadió que debía estar enorgullecido por ser el primer agricultor de España y como tal re compensado en el actual Certamen. Felicitó también al Sr. Paraíso por sus trabajos para la realización de esta obras de paz. A continuación leyó ua discurso el dele- j gado del Gobierno francés, expresando el agradecimiento de Francia y de los expositores de esta nación por la acogida afectuo- f sa que se les ha dispensado en Zaragoza. Ensalza los lazos de amistad que unen á ambas naciones, fortalecidos con esta obra! de paz y fraternidad. Contestó en nombre del Gobierno de Sa Majestad el Sr. Maura, agradeciendo á, Francia la cooperación de esta obra de fraternidad. Luego ensalzó el amor al trabajo como medio de llegar á la prosperidad de la pa-