Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL, MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y LOS REYES EN BARCELONA Fot, Balieiu S. M. EL REY Y SU COMITIVA EXAMINANDO EL ESTADO ACTUAL DE LOS TRABAJOS PARA LA APERTURA DE LA GRAN VIA queüan, voy a poner otros que aprendí hace validades; el Sultán no manda allí, y no p oaños de alguien por lo menos tan buen pa- drá proteger á ustedes, ni nosotros podríatriota y seguramente más hombre de Esta- mos exigirle esa protección. Dejar á nuesdo que el redactor del artículo que se me ha tra vista indefensos á españoles amenOajo sobre dirigido á la redacción de hecho leer y que los personajes que con el guaría nuestro no muy robusto prestigio; exponerse á verter sangre española para A B C he recibido un número del Tele- artículo estén conformes. que ustedes- -legítimamente, no hay duda, -grama del Rtf, con su artículo de fondo rayado de azul, y, efectivamente, eneamina- J acia fines del 95, unos amigos, que por puedan hacer un negoció, me lo prohibe mi U do á sacarme del error en que estoy al creer su misión oficial conocían palmo á pal- conciencia. 1,0 único que hay que hacer en y predicar que el Gobierno español no tie- mo la costa frontera del Estrecho, me escri- el Rif es no moverse de casa más que en dene derecho á que se vierta la sangre de un bieron diciéndome que habían encontrado fensa propia, al menos mientras el Rif sea solo soldado español que sirva por imposi- unas minas de hierro excelente bajo todos lo que hoy es. ¿Cree usted que tengo razón? -En absoluto, y me pesa haber cedido á ción de la ley (y por no tener 1.500 pesetas los aspectos, y que me brindaban con partipara redimirse) en la defensa de intereses cipación en el negocio, debiendo poner yo los impulsos de codicia, que me ha cegado particulares de gentes que, á su cuenta y solamente mis gestiones para que se obtu- respecto á las posibles consecuencias de riesgo, cometieron la imprudencia temera- viera del Sultán permiso para Ja explota- nuestra pretensión. -No tiene usted obligación de tanto alria de llevar su negocio al avispero rifeño. ción. Me fui con la pretensión á D. Antom periódico rifeño (que no cita ni á A B C nio Cánovas del Castillo, el cual, después truismo; eso queda para los que disponeni mi nombre) tiene como obligaciones in- de oirme, ver planos y demás documentos, mos de vidas y haciendas ajenas. eludibles del Gobierno: mantenertranquilos estuvo callado un par de minutos, y al cabo A un viven algunos, de los amigos que rey expeditos los caminos de que se vale el de ellos me dijo casi textualmente lo que cibieron en Tánger mi carta con la tráfico de Melilla con el interior, así como sigue: impedir que las tribus se hagan la guerra- -Poquísimos favores me ha pedido us- contestación de D. Antonio Cánovas, y unáentre sí; esto, por supuesto, sin meterse en ted y siempre le he complacido; esta vez no nimes reconocieron que no había más que Jocas aventaras, que nadie pide. Al parecer, puede ser, y quiero razonar mi negativa. cumplir con su deber. Debo añadir que todos ellos eran miliel Telegrama delüi es délos que creen que Una empresa industrial española en pleno las ostras se abren por la persuasión. Rif está expuesta á exacciones arbitrarias tares. JENARO ALAS Enfrente de- Ios deberes que estampados de aquellas cabilas, á ser víctima ds sus ri- UN RECUERDO Q; UE ES LEGC 1O Ñ