Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 28 DE OCTUBRE DE 1908. EDICIÓN i. aPAG. 5. ÁOJZ, 2 7 4 T. e Dke Utrera. según dijeron el gobernador y Como, j 4 ptros viajeros anoche llegados de Utrera, entre el término de dicha población y el de Morón se había de dar hoy una batida, fui esta mañana á Utre. ra, de donde regreso ahora. 7 Resulta que dos de los bandidos siguen por aquellos campos, aunque perseguidos de cerca por la benemérita. Cuanto al tercero, al que se supone heri do, fatigado ó en condiciones que le imposibilitan el seguir huyendo, ha debido de infernarse en la comarca, que conoce bien. 1 Los dos primeros han estado en otro corrijo cercano á Utrera, del que se han llevado una yegua, y se cruzaron al galope con ia Guardia civil, sosteniendo con la fuerza un ligero tiroteo, s o consecuencias. Al anochecer de ayer se perdieron hacia los montes de Morón, En Morón y en Utrera había hoy ma niobrando un centenar de guardias civiles. Dadas las posiciones que ocupa esta fuerza, enlazando con la que de Cádiz ha salido, no es creíble que los bandidos ruedan escapar. Es cuestión de días. CÁDIZ, 2 7 N. SENADO SESIÓN DEL DÍA 47 DE ÜC 1 UBRE DE 1508 sesión á las Se abre laAzcárraga. cuatro, presidiando el Sr. Escasa concurrencia. RUEGOS Y PREGUNTAS Delato de emigrantes. En el tren mixto de hoy han llegado los emigrantes que marcharán á Cuba el próximo día 30. L. os que han venido procedentes de Osuna, y que pasaron por Marchena á las ocho de la mañana, dicen que suponen en este pueblo que los bandidos Juan Martín y Laureano Conejero se dirigen hacia allí, por ser este último hijo de la localidad. N Que en la estación de Olivares estaban tomadas las alturas y puntos estratégicos por la Guardia civil. i En Utrera nada se sabe de los bandidos, según comunicaron los emigrantes de Olvera y Pruna que tomaron el tren en este punto. f Dicen que el penado Antonio Gómez pretendió entrar en Utrera, donde vive su maáre, desistiendo de ello por la estrecha vigilancia que se observa. 2 También están muy vigiladas las casas de parientes y amigos, ante el temor de que traten de esconderlo. civiles. 1 a oteo con losnoticias de Utrera maniíes- Se reciben tando que los criminales se dirigieron hacia las sierras de Ronda, terrenos casi inaccesibles por lo escabroso. L, a Guardia civil, apostada en aquellos contornos, lo impidió, tiroteando á los candidos, los que abandonaron un maüsser, cartuchos y ropas. v Perseguidos de cerca, retrocedieron los criminales, tomando a dirección de Marchena. Cree el gobernador de esta proyincia que el encuentro con la Guardia civil es inevitable de mi momento á otro. JEREZ DE hh FRONTERA, ij, g K. p l hendo. Se ha levantado el aposito al guardia civil herido en la tragedia del día 24. El médico militar D. Germán Sorni p r a c tico la cura después de quitarle los puntos de sutura. Los golpes de la cabeza son ios que reí visten mayor gravedad. Al taponar la hen da del pecho se le cortó la respiración s i herido, por lo cual hubo que modificarla eura. El doctor teme, como consecuencia, ¡fatal desenlace, aunque confía en que la a ¿mirable constitución del herido pueda ce 1 tnbuu á la curación, El Sr. POIvO Y PEYROLON formula una pregunta sobre provisión de capellanías en el Cuerpo de Prisiones. Contesta el ministro de GRACIA Y JUSTICIA. El Sr. DAVILA pide al ministro de Marina que traiga á la Cámara una copia certificada de los pliegos presentados al concurso de construcción de la escuadra. Lamenta que en el ministerio de Marina se guarden tantas reservas sobre el asunto. El ministro de MARINA declara que el concurso fue público, que allí se leyeron todos los pliegos y se pudieron enterar todos los concursantes, y no hay para qué traer ahora datos parciales que seguramente conocen todos. El Sr. DAVILA insiste en que el ministro no tiene derecho á imponer esas re servas, que sólo se explican por pactos y contratos que ya se conocerán. El ministro de MARINA dice que como no es cierto eso de los paetqs y contratos, nada tiene que demostrar, y en c uanto al amplio debate que pe lo anuncia, lo espera tranquilo. El Sr. DAVINA dice que los pliegos del concurso se han hecho con vistas á la casa Vickers. Jure S. S. -dice- -que no ha tenido pacto directo con ninguna casa para formar el pliego de condiciones. El ministro de MARINA se levanta airada y dice: Sí, señor, lo juro; aunque no hacía falta, porque basta mi palabra de caballero. I os senadores protestan de que se obli gue á un ministro á hacer semejante declaración. El ministro de MARINA: Hay que hacerlo todo ante el temor de la calumnia. LOS LIBROS DE TEXTO El Sr. FERNANDEZ CARO pregunta si es cierto lo dicho por un periódico, de que hay un catedrático que no tiene libro de texto y da un recibo á sus alumnóls, cobrándoles el importe del libro, y cada tres meses les facilita una entrega, resultando que jamás se termina la obra. E- l ministro de INSTRUCCIÓN PUBLICA promete enterarse, y si fuese cierto ese abuso, el autor perdería inmediatamente su, cátedra Ruega á todos los senadores que le denuncien taxativamente estos hechos concretos para que- pueda él castigar con dureza. El Sr. FERNANDEZ CARO declara que un senador no puede hacer más que lo hecho por él: denunciar un delito, y que el Gobierno lo esclarezca y lo persiga. Además, tiene que protestar contra esa conducta indigna del catedrático, que tira por los suelos la alta posición social que tiene. El ministro de INSTRUCCIÓN PUBLICA promete que se enterará de todo y resolverá en justicia. El Sr. POLO Y PEYROLON protesta, en nombre del profesorado español, de que haya quien abuse de su posición en la cátedra para sacar dinero á los alumnos. En la actualidad- -dice- -no hay libros de texto, sino programas oficiales, que no es lo mismo. Pide que se forme expediente á esos profesores indignos y que sean separados inmediatamente de su cátedra. El Sr. ARAMBURU dice que si ese hecho es cierto debe ser inmediatamente castigado; pero cree que, dentro de la gravedad dei flecho, lo que se propone el Sr. Fernán- dez Caro es que el Gobierno inquiera si el hecho existe desde el momento en que un periódico lo afirma. E- l ministro de INSTRUCCIÓN PUBLICA dice que se le exigen cosas que él no puede hacer; cuando se trate de un hecho concreto, él intervendrá. Rectifican todos los oradores que han tomado parte en el debate. Él conde de TORREANAZ reproduce una proposición de ley de carreteras ORDEN DEL DÍA Sin debate se aprueban dos dictámenes 1 que figuraban en U orden del día, y se levanta la sesión á las seis menos veinte. CONGRESO SESIÓN DEL DÍA i? DE OCTUBRE DE 1908 f? l Sr. Dato declara abierta la sesión á las tres y media, hallándose en el banco azul los ministros de la Guerra, Hacienda y Gobernación. Eseasa concurrencia en escaños y tribunas. RUEGOS Y PREGUNTAS El ministro de la GOBERNACIÓN, naciéndose cargo de los ruegos que le dirigen los diputados por Santa Cruz de Tenerife, reconoce que en dicha ciudad ha habido recientemente eierta agitación por causa ds? las pasiones políticas; pero dice que confía en que la sensatez y el patriotismo de los habitantes de Tenerife sabrán ayudar á las autoridades para que el orden público no se turbe gravemente. El Sr. GARAY pide al Gobierno que la dehesa de la Arganzuela se habilite como parque para el vecindario de los barrios bajos de Madrid. El Sr. BURBLL se lamenta de la excesiva fiscalización que se ejerce en las conferencias telefónicas periodísticas. Anoche- -dice- -se dio el caso de que á un corresponsal que trató de dar su conferencia le dijeron que no había conferencias sólo por el hecho de que en Barcelona había ocurrido un suceso sin importancia. El ministro de la GOBERNACIÓN manifiesta que desconoce en absoluto el caso concreto denunciado, y declara que, en efecto, ayer se tomaron algunas medidas para evitar que se diese la importancia que no tenía á un suceso acaecido en Barcelona. Afirma que en algunos casos correspon sales españoles Jian telegrafiado al extranjero noticias tari exageradas y tan dañosas, qué era un deber patriótico del Gobierno el suspenderlas. M Sr. NOUGUES dice que el periodista que daba la conferencia fue maltratado por el representante de la Compañía de Teléfonos. El Sr. BURELL pide al ministro de la Gobernación que se abra una informador sobre el caso El Sr. FRANCOS RODRÍGUEZ protesta también de la falta de criterio con que se ejerce la censura telefónica. El ministro de la GOBERNACIÓN insiste en que á veces es indispensable ejercer la censura, y reconoce que hace falta aplicarla con tacto y discreción. Este derecho- -añade- -le tienen todos los Gobiernos en las naciones civilizadas. El Sr. BURELL rectifica y reconoce el derecho de los Gobiernos á ejercer la censura. Recuerda á este propósito que hace dos años el Gobierno de Clemenceau, radical si los hay, se vio obligado á interrumpir la comunicación telegráfica para aquietar los desórdenes promovidos en el Mediodía. LOS UNIFORMES MILITARES El Sr. OLLEROS pide la modificación de la Real orden del ministro de la Guerra sobre uniformes militares en el sentido que