Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B G. DOMINGO i5 DE OCTUBRE DE 1908. EDICIÓN i. aPAG. 14. ¡Hora es ya de que los Estados, con sus 1 jeyes, y la sociedad, con sus costumbres, protejan á la mujer que, por no contar con el amparo de un esposo, tiene que trastocar su naturaleza, imponiendo doloroso silencio á los impulsos pasionales de su corazón y haciendo llamada á menesteres profesionales más ó menos rudos y liada los que no siente vocación alguna, á la vez que resiste el constante asedio del insinuante vicio que por doquiera se le aparece tratando de fascinarla con promesas halagadoras, viéndose obligada para mantener incólume su dignidad á desarrollar un esfuerzo moral que por lo intenso, por lo sostenido y por las circunstancias en que á veces tiene lugar, raya con frecuencia en las alturas del heroísmo, no por lo silencioso é ignorado menos sublime! ¡Hora es ya de que la mujer que no tiene un varón que la defienda, ni familia que la cobije, sea respetada por todos, y no constituyan su juventud, su hermosura y su desamparo incitantes del atrevimiento de un cualquiera y títulos poco menos que legítimos ante el criterio de la parte maleante de la sociedad, que facilitan esas llamadas fáciles conquistas! ¡Qué impropiedad de lenguaje llamar conquistas el hacer bajar á un ser desgraciado el último peldaño del envilecimiento, trocando su apacible presente, que, aunque triste, está iluminado por la esperanza y perfumado por los espirituales aromas de ia virtud, por las angustias de una situación que tiene por asesora una decepción anonadante y por horizonte un melancólico arrepentimiento y un porvenir impregnado de inefable amargura! Todos están instalados en edificios construidos especialmente para esos fines, y se hallan abiertos de día y noche para evitar retrasos en la recepeión de los niños necesitados. El verdadero prototipo de estos establecimientos es el de Temesvar, en la Hungría meridional, dirigido por el sabio doctor Alejandro Szana, con un Cuerpo de médicos distinguidos El Estado hüngaro euida en sus establecimientos 35.000 niños, próximamente. Cada establecimiento infantil posee un hospital de niños moderno, instalado en pabellón aislado. Hay servicios para los abandonados enfermos, que cuando mejoran se colocan en el seno de familias honradas. Iva Sociedad para la protección de la infancia en la Hungría meridional, llamada I, a Cruz Blanca, cuenta: Primero: Con maternidad y clínica de partos para las madres pobres. Segundo: Policlínica para niños, con medicamentos y curas gratuitos. Tercero: Institución para niños atrasados y débiles. Cuarto: Escuelas para enfermeras profesionales. Quinto: Departamento especial- en que las mujeres abandonadas por el padre de sus hijos pue den hallar l i protección que la ley les concede. Publicamos la vista de la Policlínica del Dr. Szana. cuatro de la tarde, durante cinco minutos, bajo la dirección de los maestros é inspección médica. I as mediciones mensuales hatt demostrado que el volumen de aire es cada vez mayor, aumentando la capacidad vital de los niños y desapareciendo la mala conformación de la espalda, tarj frecuente; mantiénense los niños erguidos, no están sa- i lientes los omoplatos y la salud de ios escolares mejora notablemente. En breve nos ocuparemos de lo que podría llamarse arte de respirar, el cual cons? tituye una base importante de la buena hi. giene. Por de pronto, la sencilla práctica del doctor Marage debe aplidarse por padres y maestros, pues no exige ni aparatos ni pérdida de tiempo. V E N T A J A S D E L A H O S P I- Antes de la TAL 1 ZAC 1O N INFANTE g f 2 DICHOS Y HECHOS RAPACIDAD VITAL El doctor Mará ENLOSÓNOS T ña hace tres años con el fin de aumentar la capacidad respiratoria en los niños. Consiste en desarrollar los músculos respiradores y los fijadores de- los omoplatos, á fin de evitar la desviación de la columna vertebral hacia adelante. Para ello se hacen tres ejercicios, que consisten en practicar movimientos de inspiración y espiración, con elevación y depresión de los brazos, flexión y extensión de los antebrazos y rotación de los hombros. Practícense á diario, lejos de las comidas, repitiéndolos diez veces. Se mantiene cerrada la boca en la inspiración y abierta á la espiración. Generalmente se efectúan á las diez, por la mañana, y á las peciales y de los hospitales de niños en París, la mortalidad era espantosa. Moría el 50 por 100 de los niños en los hospitales generales. Al fundarse el Hospital de Niños Enfermos bajó la mortalidad al 22 por 100, per? maneciendo estacionaria hasta 1890, en que Granchez implantó las prácticas de la asepsia y aisló los niños afectos de enfermeda des infecciosas, bajando al 8 por 100 la mortalidad. Al generalizarse estas prácticas en todos los hospitales, dio por resultado el 25 por roo en la totalidad en 1888, y de 23 por 100 en 1892 llegó á 19,7 por 100 en 1898 y r 3,5 en 1902, mínimum á que ha llegado en los hospitales Trousseau, Bretonneau y Merold. I, a mortalidad global no pasa actualmente de 16 por 100, demostrándose que, cuanto más se clasifica y separa los niños enfermos, menos mueren. 1 OS MATRIMONIOS Según los datos mu ci i, m estadísticosrecoEN EL MUNDO g i d o? e n F r a n c i a en 1907 hubo 314.903 matrimonios. Aumentaron con respecto á 1906 en 8.416. Aumentó la proporción de recién casados en esta forma: 153 por 10.000 habitantes en 1904, 156 en 1906 y 160 en 1907. Hay relativamente pocos países en los cuales la nupcialidad sea mayor. Sin embargo, es mayor á estas cifras en Alemania y Austria, menor en Italia y Portugal y casi igual en Inglaterra y País de Gales. Desde 1900, en casi todos ios países hay un descenso de nupcialidad, que tiende á elevarse en Irlanda, Francia y Nueva Zelanda. Mantienen los coeficientes medios Serbia, Michioagan, Bulgaria, Australia Occidental, Rusia, Hungría; Sajorna. Son menores ea Méjico, Irlanda, Suecia, Noruega, Finlandia, Argentina, Chile, Uruguay, Portugal y Escocia. 1 A PROTECCIÓN A LA 1 N FANC 1 A POR EL ESTADO DE HUNGRÍA En Hungría el Estado no se limita á recoger los niños abandonados, sino que toda criatura enferma á quien su familia no puede cuidar es admitida en los Asilos del Estado inmediatamente y sin formalidades administrativas. Diez y ocho Asilos son sostenidos por la Asistencia pública Húngara en diversas localidades del teino. BIBLIOGRAFÍA Doctor Arcas y Benítez. -Ca incineración cadavérica y su propaganda en España. El Sf. Arcas Benítez, bien conocido por sus propagandas de higiene, persigue hace años la idea de implantar la cremación cadavérica, especialmente para consumir los restos humanos procedentes de clínicas y los fallecidos por enfermedades infecciosas. En el curioso folleto que ha dado á luz hace la historia del procedimiento, señala los inconvenientes y peligros de la inhumación, las ventajas de la incineración; estudia la compatibilidad de este procedimiento coa las prácticas religiosas, examinando las protestas de los médicos legistas, las objeciones de los antropólogos, frenólogos y economistas, y dando, por último, cuenta de Ia 3 disposiciones legales dictadas por el ministerio de la Gobernación aeerca del particu lar. Es un folleto interesante; va precedidí del retrato del autor TEMÉSYAR (HUNGRÍA) SALA DE ESPERA DE LA POLICLÍNICA PARA NIÑOS