Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 26 DE OCTUBRE DE 1908. ED. 1 C 1O N 4 PAG. 10. LOS REYES EN BARCELONA CONFERENCIAS TELEFÓNICAS N V f Ja comitiva regia había un inmenso gentío desde las primeras horas de la tarde. Guardias civiles á caballo y con los sables desenvainados cuidan de poner orden en la circulación de carruajes, automóviles y ómnibus que se dirigen al circo taurino. El aspecto de la tarde no es muy brillante por estar el cielo cubierto de nubes. I La plaza está decorada con tapices y colgaduras, y las divisiones de los tendidos y delanteras de grada están cubiertas de paño rojo. El palco presidencial es el destinado á los Reyes, y de su barandilla penden cuatro magníficos tapices. En los palcos inmediatos, destinados á la comitiva regia, se han puesto también tapices con flores de lis. Se ha habilitado una escalera especial, por la que subirán los Reyes directamente desde la puerta de la calle de Tarragona basta el palco. SS. MM llegaron á la plaza con el séquito de siempre y el Sr. Maura. La Reina luce mantilla blanca, y, como la tarde está fría, cubre su vestido con un abrigo de piel de armiño. Recibieron á SS. MM. ala entrada las damas que forman la comisión protectora del hospital de tuberculosos, que han sido las organizadoras de la fiesta, i Al entrar los Reyes, el público, que llena la plaza, se puso en pie y les tributó una gran ovación, agitando además pañuelos y sombreros. En el público se ven muchas señoras con mantillas blancas. Primeramente la Guardia municipal hizo un cauousselj que resultó muy lucido. Salieron después las cuadrillas, en las que figuraban los rejoneadores Sres. Casimiro, padre é hijo. Entre los monos sabios llamó la atención un niño que iba vestido con el pintoresco traje de estos individuos. n baile. Los Reyes han asistido! al baile dado en su honor en casa de los condes deTorroella de Montgri. Llegaron á las diez y media y permanecieron hasta cerca de la una de la madrugada. El íigodón de honor lo bailaron el Rey con la condesa de Torroella, la Reina con el conde y el Sr. Maura con la duquesa de San Carlos. La concurrencia fue muy numerosa. No telegrafío nombres por no hacer interminable este despacho. El jardín del hotel estaba artísticamente iluminado con millares de bombillas eléctrica: La multitud, estacionada en los alrededores del edificio, á pesar de lo desapacible de la noche, aclamó entusiásticamente á Sus Majestades á la entrada y á la salida. El Rey vestía uniforme de capitán general de Infantería, de diario. La Reina, riquísimo traje de seda verde manzana, con adoraos de plata y bordados en seda. A las doce se abrió el buffet; penetraron 6 a él los Reyes y tomaron asiento en la mesa de los condes, con el almirante francés, el presidente de la Audiencia, el conde de Sástago, la duquesa de Santo Mauro, el conde de Aybar, el alcalde, el general Linares, el general Echagüe, el Sr, Maura, el gobernador civil, los marqueses de Coniijlas, el oade del Grove, los marqueses de Monis- corrida regia. t aEn todo el trayecto que había de seguir DOMINGO, 25, 7 T. trol, Mr. Martin, encargado de Negocios de Francia; el duque de Sotomayor y el señor Sanllehy como mayordomo de semana, La mesa estaba suntuosamente servida, y en la iluminación un verdadero derroche de focos y lucecitas eléctricas. La vajilla utilizada es de oro y plata. D. Alfonso habló en alemán con distinguidas personas de la colonia alemana que asistían á la fiesta, en francés con los marinos de la escuadra francesa y en inglés con algunas personalidades de la colonia británica. LUNES, 2 6 1 T. rjirma de S. M. El Rey ha firmado hoy, entre otros, los siguientes decretos: Creando una Junta superior de beneficencia encargada de auxiliar al Gobierno en el ejercicio de protectorado. Reglamentando la revisión de cuentas en la beneficencia particular. Nombrando gentilhombre de cámara al marqués de Alf arras. I J na visita á Maura. Ha visitado al Sr. Maura una comisión del Centro de Defensa social, que ha expuesto al presidente del Consejo los riesgos que hay en que se inculquen doctrinas anarquistas á los niños que van alas escuelas laicas. Los comisionados hablaron de otros males que causan las propagandas radicales. Contestóles el jefe del Gobierno que reconocía la importancia de los males denunciados y que creía que para corregirlos era una garantía la presencia del Sr. San Pedro en el ministerio y la discusión del proyecto de Administración local, que tanto afecta á la enseñanza. Agregó que era necesario que la opinión le ayudase, manifestándose en los comicios para poder adoptar acuerdos que por sí solo no tiene autoridad para implantar. LUNES, 2 6, 4 T. bán color gris, pantalón rayado y somorero de copa, marchó á la Capitanía para cambiar de traje, siendo despedido con nuevos ¡vivas! p n la Casa de Maternidad. La Reina ha visitado, acompañada pot el Sr. Maura, el duque de Sotomayor y la duquesa de San Carlos, la Casa provincial de Maternidad, situada en las Corts de Sarria. Fue recibida, en nombre del presidente de la Diputación, por el Sr. Sostres y los Sres. Simón, Santaló, Bajé, Puig y Bascardí, individuos de la Tunta del establecimiento. Doña Victoria visitó 1 departamento dt destete. En el pabellón de lactancia fue recibida por la Junta de damas. Recorrió después las demás dependencias de la casa. La Junta del establecimiento regaló ala Rema un ramo de flores con el escudo de España, y la Junta de damas otro con los colores nacionales. Los asilados desfilaron ante S. M. Laban da de la Casa de Caridad eiecutó la Marcha Real. En el interior del establecimiento guarda ban el orden los mozos de Escuadra v la Guardia urbana. La concurrencia, que llenaba las calles de tránsito, especialmente las inmediaciones del establecimiento, la aclamó con gran entusiasmo. 1 as regatas. A las diez y cuarto salió el Rey de la Capitanía general en coche descubierto, vistiendo el uniforme de socio del Club de Re gatas, y se dirigió al embarcadero del puerto de la Paz, donde fue recibido por el presidente- de la Junta de Obras xdel puerto, el eomandante de Marina, la Junta directiva del Club de Regatas y otras entidades. Don Alfonso embarcó en una exploradora y luego transbordó al balandro Corzo dirigiéndose al lugar de las regatas. AZCARATE, HERIDO POR TELÉFONO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR ZARAGOZA, 2 Í 6 T. u LUNES, 26, 2 M. la proyectada Gran Vía. eme inauguró el 10 de Marzo último. Le esperaban en la plaza del Ángel el alcalde, los concejales Sres. Rogel, Fustel y Duran, el secretario de la Corporación, los facultativos del Ayuntamiento, los consejeros del Baneo- Hispano- Colonial, el marqués de Comillas, los Sres. Arnús y Sotolongo, el secretario del Banco y los encargados de la realización de las obras. La comitiva se dirigió por la calle de Fenora, yendo por la de Basta hasta el solar procedente de una casa derribada, y desde allí á los solares de otros derribos, entre ellos el del primero que inició el Rey. El alcalde entregó á S. M. un plano en pergamino encerrado en un estuche. En dicho plano aparecen las plantas de las calles tal como se hallaban el día de la inauguración y tal como están hoy. El Rey pidió explicaciones a 1 alcalde de Barcelona respecto á los trabajos efectuados. El marqués de Comillas presentó al Monarca á los consejeros del Banco HispanoColonial. El Rey dijo que en vista del buen resultado de las obras podrían éstas continuar sin interrupción. El Sr. Albí puso de manifiesto los buenos deseos y la actividad desplegada por el Banco y por el Ayuntamiento. A D. Alfonso le fueron mostradas la primera piedra que cayó cuando se inauguró el derribo y las piquetas que empleó para aquel acto. $1 Rey, que vestía traie de calle, con ga- Vía. E n la Gran visitó esta mañana las obras de El Rey ccidente desagradable Para celebrar la terminación de las tareas del Congreso Económico, el presidente, Sr. Isabal, obsequió esta tarde con un almuerzo íntimo al Sr. Azcárate v á otros significados congresistas. Al finalizar la comida, el Sr. Isabal obser vó que el Sr. Azcárate estaba desasosegado y molesto y que se había puesto muy pálido. Se levantó de la mesa y salió del comedor. Los comensales no dieron al hecho importancia alguna; pero á los pocos momentos oyeron en el pasillo gritos de mujeres. Acudieron presurosos, y cerca de la puer ta del retrete encontraron al sabio profesor caído en el suelo, sin sentido y con la cabeza ensangrentada. Una de las camareras refirió que el señot Azcárate, al salir del retrete, sufrió un vahído, y al caer se dio con la cabeza contra la barandilla de la escalera. I a cura Los Sres. Paraíso é Isabal cogieron en sus brazos al herido y lo transportaron á una habitación inmediata, en donde fue inmediatamente reconocido por dos médicos. El Sr. Azcárate tenía cuatro heridas en la región occipital. Afortunadamente ninguna de ellas es grave. Terminada la cura fue conducido el ilustre hombre público al domicilio del señoi Isabal. p; l herido mejora. El Sr. Azcárate continúa mejorando et casa del Sr. Isabal. El doctor Simarro ha prescripto al enfer fflo quietud y dietas. ZARAGOZA, l 5 I 1 N,