Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 26 DE OCTUBRE DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 6. Veranó tuvieron, al fin, conclusión feliz. De ellos ha sido alma el joven y notable ingeniero Sr. Barber (D. I, uis) que ha puesto á contribución todo su talento y una perseverancia á toda prueba. TTerminada la ceremonia oficial, regresó la s comitiva por la alegre avenida que da entrada á la plaza. Junto á ésta se renovaron los aplausos y ¡vivas! que partieron muy nutridos desde una amplia tribuna, donde mostraban su belleza más de 200 damas y señoritas. Autoridades é invitados volvieron de nuevo á la Casa Consistorial, donde se sirvió un espléndido almuerzo para 200 personas. Hubo á los postres brindis, pero pocos, substanciosos y entusiastas. Hablaron el alcalde, Sr. Cuadrillero; el senador Sr. Morales; el provisor, Sr. Bello; el Sr. Bonilla (quien leyó un ingenioso soneto) el ingeniero jefe, el capitán de Estado Mayor señor Borrajo, el gobernador civil y D. Alfredo Vicenti, en representación éste de la Prensa de Madrid. Todos ellos supieron expresar con efusión y elocuencia las impresiones y las esperanzas que el acto inspiraba, y fueron calurosamente aplaudidos. Y como el tiempo apr tmaba, los expedicionarios, después de una modesta colecta para los pobres de la ciudad, dirigiéronse á la estación, donde les esperaba un tren especial para conducirlos á Madrid, y reiteraron á- las autoridades el pláceme sincero á Talavera de la Rema por la gran obra que mejora y engrandece su vida de comunicación; pláceme que por nuestra parte reiteramos y en el que incluímos, como tributo de justicia, al Cuerpo de Ingenieros, y muy singularmente á D. kuis Barber, que de él es honra, por la brillantísima labev que ha llevado á dichoso término. para negarle su asilo, soñaban con obstrucciones ó cosas por el estilo, ya sus esperanzas muertas, quien más quien menos galante, le abrirán todos las puertas para que pase adelante... Siendo éste el primer objeto de ese pacto prodigioso, queda aclarado el secreto de aquel viaje misterioso. Maura: con estos ambages nueva leyenda te forjas. ¡Para emprender esos viajes se necesitan alforjas! Git PARRADO. Si en ella algunos varones, LUCHA CONTRA LA TUBERCULOSIS p n la resolución del problema de la lucha contra la tuberculosis deben ser tenidos en cuenta todos aquellos datos y detalles que, puestos en función, pueden contribuir con más ó menos eficacia al exterminio de la enfermedad que desde hace tanto tiempo alarma á los pueblos y arrebata existencias sin cuento, burlándose sarcástkamente de la ciencia. Dos son Tas armas de que disponemos para hacer frente á la plaga; del exclusivo manejo del médico es una de ellas: la terapéutica, por cieito no muy eficaz. I, a otra es la higiene, y ésta ya pueden esgrimirla otras gentes que, sin ser profesionales, obligadas están á secundar las iniciativas y á atender las indicaciones de los técnicos. I a higiene es la compañera y el auxiliar más poderoso de la sociología, y ya que ésta se ve interpretada y regida por los Poderes públicos, á éstos incumbe evitar, én bien de los más, que algunos pocos dejen en su prole secuela de su nocivo rastro, poniendo en peligro ajenas vidas, mucho más estimables y preciadas que las de aquellos que ni aun frena tuvieron para evitarles males á los que serán sus hijos. Pa r a conseguir el resultado objeto de los afanes de todos los pueblos y de tanto sabio, donde el consejo y la reflexión no sean suficientes, el mandato y la ley deben imponerse, puesto que, en buena lógica, á nadie le es lícito satisfacer caprichos y pasiones si éstos trascienden y redundan en desgracias y pesares para inocentes que sólo cometieron el delito de ser engendrados por torpes egoístas. Medios hay en la vida con que dulcificar las penas más intensas, y gentes también existen que se prestarían á poner reflexivos consuelos en el corazón de los sentenciados. ¡En cuántos momentos se limita la misión del médico, que ni cura ni alivia, á proporcionar consuelo solamente! Circulando de consulta en consulta vense por las clínicas desgraciadas criaturas que ayer dejaron ¡a escuela, quizá el trabajo para arrastrar en la cama de una sala de hospital el resto de los días de su pobre existencia, demacrado el semblante y deformado su cuerpo por los brotes del mal que los consume. AI indagar los antecedentes de estos desdichados resulta que sus padres murieron, ó debieron haberse muerto, antes de conocerse; y en cuanto á su sostenimiento, miseria con hambre, hervidas al calor de la fiebre, fueron el alimento que paladearon en mayor abundancia. No vaya á creerse que es en la clase obrera donde con más frecuencia se presentan y estudian estos c a s o s de Patología social; no. Hay en España habitantes menos compadecidos y- halagados que el obrero y para quienes la vida de relación tiene exigencias TPLAS DEL LUNES. ¿UN PACTO? En el político mundo se tiene ya por exacto que entre Maura y Segismu- ndo hay una especie de pacto. ¿Se encargará la malicia de que ese rumor arrecie... Yo recojo la noticia por que circule esa especie. Nada por mi cuenta digo para, así, no desdecirme, y al tiempo doy por testigo para que niegue ó afirme... Hallo, en verdad, indiscretos y hasta un poquito agravaní- s los pactos semi- secretos de los semi gobernantes; pero quizá mi ignorancia me inspire este juicio adverso... ¡Que aun la política rancia domina en el universo! Si á practicarla se obligan los genios de estas edades, ¿quién puede impedir que sigan de tanda las ranciedades... ¡Un pacto... Don Segismundo, pese al bloque bosquejado, ya no es un jefe iracundo, porque es un nuevo aliado; y Maura, aunque no flaqaea su legión firme y compacta, para ahorrarse una pelea con el enemigo pactaDe este suceso nefasto, fenomenal, imprevisto, ¿quién de los dos será el Fausto y cuál, de entre ellos, Mefisto? Ya de ese pacto el efecto veiemos hoy ó mañana, cuando el famoso proyecto pase á la Cámara Anciana. sin número, y en cambio de ellas, recompensas indignas y vergonzosas. V De esta dase media, de los del tdebo y H Q puedo es de donde salen estos infelices que se agotan entre dos sábanas, y en la cabecera de sus lechos puede leerse en un cartel lleno de cifras y rayas un diagnósti co de mal de Pott ó de una de esas múlti- tiples manifestaciones que la tuberculosis toma, y el pronóstico... el pronóstico, com- f pendiado en un signo, más se asemejaría lágrima de interjección que á sonrisa de inv terrogante. En resumen: ¿Es y puede considerarse á la tuberculosis como una plaga social? ¿Dan las estadísticas el dato de que üe padres tuberculosos nacen más tuberculi- zables ó tuberculosos que de los que no lo son? Estudíese bien la contestación á esta pregunta. De ser afirmativa, queda explicada la razón de la campaña que contra la tuberculosis se inició hace ya años en todos los gaíses civilizados, y, ó estas cuestiones se abordan frente á frente y atando todos los cabos, ó se dejan si es que ha de pararse en timideces ó si ha de andarse con indecisión en el camino emprendido. Si la tuberculosis no debe considerarse como una plaga, si las estadístieas contestan negativamente á la pregunta formulada, ¿á qué concretarse á luchar especial- mente contra ella, si hay otras calamidades tan nocivas como las producidas pqr el bacilo de Koch y no despiertan tantas energías para exterminarlas? Cuando las iniciativas de los hombres obedecen á buscar solución satisfactoria á uno de esos problemas, más grandes y más dignos, si cabe, que la integridad de la patria y la defensa de las libertades, como es la salud de la humanidad en todos los puebles y de todas las razas, mal hace el que calla y mira la labor de los demás sin unir á ella su ayuda, grande ó chinea, según suh méritos y fuerzas. Ahí queda, pues, el enunciado de la cuestión, que es lo único qu puede hacer quien en el anónimo vive. Aquellos que con más bríos y positivo valer llegaron á la altura y que en la altura se encuentran, que desde su sitial sepan honrar su memoria con el acierto que de sus inteligencias esperan los de abajo, llenos tqn solo de buena voluntad. DOCTOR HUMANES H sta tarde, á las seis, y en el Gobierno ci vil, se reunirá la Comisión organizadora del festival para ultimar los detalles del programa que oportunamente daremos á conocer al público. Sigue el marqués del Vadíllo recibiendo ofrecimientos y donativos con que atender á los gastos de tan simpática solemnidad, y entre los últimamente llegados citaremos 1.000 pesetas del Colegio de Abogados, remitidas por el secretario D. Augusto S. Victoria; 500 pesetas del Colegio de Agentes de Bolsa, entregadas por el tír. D. I eandro de Alvear y Pedraja, y 100 pesetas que para el mismo fin destina D. Carlos Prats, diputa- do á Cortes por Madrid. LA FIESTA ESCOLAR MARSAL RECTIFICA pjl comisario Sr. Marsal nos escribe una carta á propósito de las maaifestaciones que hizo el Sr. Moróte en la última sesión del Congreso acerca de su gestión como jefe de la ronda especial del Rey. Dijo el diputado republicano que en un viaje regio se habían perdido algunos donativos en metálico y también botellas de Champagne y cigarros puros Dice el Sr. Marsal que las referidas acá-