Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 24 DE OCTUBRE DE 9o8. EDICIÓN PAG 1 3. Se San jorge y se asomaron al balcón de la plaza del Ayuntamiento. La muchedumbre, al verlos, 3o J tributó una ovación verdade- xamente estruendosa. t. Después el presidente de la Diputación acompañó á SS. MM. hasta el patio. Como había cesado de llover, el Rey ordenó que se descubriera el coche, en el cual Jomó asiento con su augusta esposa. El gentío era enorme. Los aplausos y los ¡vivas! no cesaban un momento. Al pasar frente al local de la Sociedad Colombófila, los socios arrojaron un centenar de palomas. Del Círculo de la Juventud Monárquica cayó sobre el coche una lluvia de ramilletes de flores. 1 a Reina. La impresión que na producido en ei público la Reina Victoria ha sido de adniitación y entusiasmo. Como ha podido vérsela bien, pues el coche era descubierto é iba al paso por las calles céntricas, todo el mundo, en especial las mujeres, demostraban á la Reina sus simpatías. Las demostraciones de cariño hechas hoy á los Reyes en Barcelona han sido entusiastas y espontáneas. Es seguro que esta noche, en el Liceo, la ovación que se tribute á los Reyes será de las que forman época. 13 egatas suspendidas. A causa del mal tiempo se han suspendido las regatas á vela anunciadas para hoy. etición de indulto. El presidente de la Audiencia ha hecho entrega al Sr. Maura, para que la pase ámanos del Rey. de una instancia de los presos que en la cárcel sufren la pena de arresto mayor, pidiendo el ejercicio de la gracia de indulto. plores para la Reina. El Instituto Agrícola Catalán de San Isidro regalará todos los días á la Reina Victoria un ramo de flores, que será expuesto ea los salones de la Sociedad. El de hoy ha sido un ramo formado por orquídeas de Bruselas. De la confección se encargarán diariamente los mejores floricultores. J El discurso- def nresidente de la Diputación, Sr. Prat de la Riva, había sido leído previamente por el Sr. Maura. Doña Victoria sé fijó en un cuadro de Fortuny representando la batalla de WadRás, colocado en eÜSSalón de sesiones, deteniéndose á examinarlo y recordando que no estaba terminado. Comentarios. v En los Círculos políticos ha sido hoy tema de todas las conversaciones lo ocurrido en el Ayuntamiento con el Rey. La creencia general es que la ley de Jurisdicciones está herida de muerte. El gobernador no ha contestado categóricamente á las preguntas que acerca de esto se le han hecho, y también ha contestado con evasivas el Sr. Maura. C u El Laberinto. A las tres salieron los Reyes de Capiacompañados por el Sr. Maura, diri grenaose á los jardines llamados El Labepinto, que el marqués de Alfarrás posee en Horta, donde debía celebrarse la gardenparty anunciada. A pesar del mal tiempo resultó una fiesta magnífica, que recordaremos con gusto cuantos hemos asistido á ella. Concurrieron las autoridades civiles, militares y eclesiásticas y público distinguidísimo, lo mejor de la buena soc edid barcelonesa. El palacio que el marqués de Alfarrás posee en aquellos jardines ofrecía un aspecto magnifico. Las terrazas y balcones estañan ocupados por distinguidas damas que esperaban la llegada de los Reyes, á los cuales hicieron un recibimiento entusiasta, agitando los pañuelos las señoras y los sombreros los caballeros, jr todos dando jvivas! Los Reyes visitaron el palacio, que es preciosísimo y encierra muchas pinturas de gran valor. Desde allí se dirigieron á la galería, desde la cual se divisa un panorama espléndido Seguidamente salieron á los jardines, donde hay un templo griego. Aquí se representó la obra de ShakespeaBUSCELONA, 1 4 1 M. P BARCELONA, 2 3 1 0 N Dará mañana. Los Reyes asistirán mañana á la misa y salve que costean la nobleza barcelonesa en la iglesia de la Merced. Por la tarde habrá recepción en la Capitanía general, y por la noche, baile de etiqueta en el palacio de los condes de Torroella. T etalles de las recepciones. En la recepción del Ayuntamiento cuando D. Alfonso habló de las lenguas re- gionales, diciendo que todas le eran igualmente gratas, se oyeron algunos vivas, como consigné esta tarde. Mientras recorrían los salones del Consistorio, D. Alfonso dijo al alcalde que había entendido perfectamente su discurso y que ya habría observado que progresaba en el conocimiento del catalán. El Sr. Puig y Alfonso dijo que sólo faltaba que lo hablara. El concejal Sr. Rubio medió en la conversación, diciendo al Rey en catalán: No más que dos palabras, señor Rey. i Don Alfonso sonrió, y con él todos los presentes. Seguidamente terminó la visita. En la Diputación provincial los ¡vivas! a (os Reyes fueron más nutridos, continuados y repetidos que en el Ayuntamiento. El claustro gótico del antiguo palacio de ia Audiencia presentaba hermosísimo aspecto, atestado de mujeres bellas y elegantemente vestidas. unción de gala. Los Reyes, acompañados de las primeras autoridades, llegaron al Liceo en el primer entreacto del espectáculo. En las Ramblas era tal la afluencia de gente, que la benemérita y los agentes de Policía se vieron y se desearon para abrir paso á la llegada de los Reyes al teatro. En tal punto el número de carruajes era también extraordinario, á punto que hubo que suspender la circulación de tranvías durante largo rato. A la puerta del teatro, en que hacían guardia los Alabarderos, recibieron y cumplimentaron á SS. MM. la Junta directiva del Liceo, las autoridades y comisiones del Ejército y de la aristocracia. Vestíbulo y galerías e taban adornados de flores, y en la sala y sobre los antepechos de los palcos se habían distribuido, embelleciendo el teatro, más dei. ooo crisantemas. Junto á las flores resaltaban artísticos medallones, y del techo y de la embocadura del proscenio pendían grandes y preciosas guirnaldas. Ao menos artísticamente exornado estaba el palco regio. El anfiteatro estaba convertido en parterre. Frente al pasillo principal destacábase del centro un gran escudo con las iniciales de los Reyes enlazadas y rematadas por una corona, todo ello confeccionado con flores de los colores nacionales. Se cantó Aida. El teatro ofrecía brillantísimo aspecto. Todos los palcos estaban ocupados por bellísimas señoritas y familias de la aristocracia de Barcelona. El primer acto pasó casi inadvertido, porque nadie pensaba más que en la llegada de SS. MM. Para contemplar las iluminaciones, los Reyes á la ida dieron la vuelta por el paseo de Isabel II, Aduana, á buscar la plaza de Cataluña y entrar por las Ramblas. El Sr. Maura, para estar á tiempo en el Liceo, tomó un. coche de punto, por haber sufrido una avería su automóvil. Acompañábanle el duque de Santo Mauro y el general Echagüe. re El sueño de una noche de verano por la comAl entrar y al marcharse los Reyes, la con pañía del teatro de Novedades. Los Reyes oyeron con atención el parla- currencia aplaudió con entusiasmo á los graves y solemnes acordes de la Marcha Real, mento de los artistas. Al final, la señorita Martínez recitó versos dedicados á la Reina, que fueron, muy Rflanif estación de entusiasmo. el maestro fvl La orquesta, dirigida por aplaudidos, por iniciativa del Rey. Mascheroni, ejecutó la Marcha Real, y entonces el público comenzó á vitorear á los BARCELONA, 3 3 a N. Reyes con gran entusiasmo. A 1 Tibidabo. Las señoras agitaban los pañuelos j los Terminada la fiesta en El Laberinto, los hombres aplaudían. Los Monarcas, muy Reyes subieron al Tibidabo. La ascensión se hizo en automóvil, con emocionados, contestaban con afectuosos viento desagradable y una espesa niebla saludos á estas pruebas de afecto. La ovación se prolongó durante largo que impedía ver el panorama eme se divisa rato. desde aquellas alturas. La empresa ofreció á los Reyes dos libreRecibió á los Monarcas la Junta arrendataria, que les acompañó en la visita á la ca- tos de la ópera con expresivas dedicatorias, pilla del Sagrado Corazón y el edificio de encuadernados con pieles en color rojo y amarillo y con el escudo Real. espectáculos. El presidente de la Junta de propietarios El Rey estuvo hablando con el alcalde de Barcelona, preguntándole su opinión sobre del Liceo regaló á doña Victoria un maguíasuntos locales y sobre la ley de Adminis- fico ramo de flores. ción local. Manifestó D. Alfonso que una de las ne- CJn el Liceo. cesidades más apremiantes es la de acabar En el segundo entreacto visitaron Sus con el terrorismo, que tanto perjuicio moral Majestades los salones del Liceo que se hallaban ocupados por los socios y sus fay material ocasiona á Barcelona. El regreso del Tibidabo se ha hecho en el milias. Repitiéronse las manifestaciones de- enfunicular. La gente ha renovado las ovaciones al tusiasmo por los Reyes, y después de un breve discurso de salutación que pronuncie paso de la comitiva regia. el presidente, los Reyes fueron obsequiados C s la Capitanía. con una delicada cena. Los Reyes sentaron anoche á su mesa, Firmó la Reina en el álbum de visitantes á la hora de la comida, al alcalde interino, á ilustres, y después de ella el séquito palatilos presidentes de la Diputación y de la Au- no, el alcalde y el presidente de la DiputarHenria y á varios fujjcj ¿3 J 3. tÍos palatinos. ¡cióa.