Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C- VIERNES 23 DE OCTUBRE DE 1908. EDICIÓN 4 PAG. 9. LOS REYES EN BARCELONA CONFERENCIAS TELEFÓNICAS 1 n incidente. En la Rambla de las Flotes ocurrid un pequeño incidente, sin consecuencias. Un señorito bien trajeado intentó acercarse al coche regio y subir al estribo, impidiéndolo la escolta. Resultó ser un entusiasta que iba á otre; er un ramo de flores á la Reina. 1 fl entusiasmo crece. Las floristas vaciaron sus puestos, ¿rrojando todas las flores sobre el carruaje tegio. Las ovaciones se repitieron en la última parte del trayecto, en especial en la Capitanía general, donde los estudiantes prorrumpieron en ¡vivas! á la Reina hermosa, al Rey simpático y á España. UEYES, 22, 6 T, U E las señoras de García Faria, Olano, Orozco y Sabater, l Sr. Maura. El presidente del Consejo de ministros ha sido bastante aclamado, habiendo oído muchos vivas. f tras noticias. Bl ramo de flores que llevó la Reina desd el apeadero hasta la Capitanía general leliabía sido entregado por el alcalde al descender del tren. E VIERNES 3 í Al. I a comida. A la comida de esta noche, de carácter íntimo, asistieron el presidente del Consejo, el duque de Sotomayor, el general Echagüe, el duque de Santo Mauro, el marqués de Comillas, la duquesa de San Carlos y la marquesa de Casa- Torres. p í a la Capitanía general. La Reina vestía traje blanco. Eran las cuatro y media en punto cuanSS. MM. no han salido. do los Reyes subían la escalera de Palacio. En el trayecto desde el apeadero hasta la La noche está lluviosa. Capitanía invirtieron los Reyes una hora Cfl duque de Sotomayor manifestó al almi justa. rante francés y al encargado de Nego- Las tropas apostadas en diversos sitios cios de Francia que S. M. los recibiría, jun 3 e ia carrera se iban replegando apenas pa- tamente con los comandantes de los barcos saba- el carruaje regio, formando columna de guerra, á las ocho menos cuarto de la Je honor. noche. Al llegar á la Capitanía general, doña Después de la entrevista, el duque de SoVictoria tomó un refresco y se asomó al bal- tomayor ultimará con ellos los detalles de són del paseo de Colón, siendo aclamada y. la visita que hará el Rey á la escuadra. iplaudida por la multitud allí estacionada. t Créese que se llevará á efecto inmediataLa Reina se retiró cuando empezó á llo- mente después de la entrega de la bandera ver, saliendo después nuevamente ante la de combate al crucero Cataluña. insistencia de la multitud. VIERNES, 5 3 S T. Los balcones y terrados de las casas del paseo estaban llenos de gente que esperaba pfl Tedeum. el desfile, que empezó poco después y ter- No obstante lo desapacible del día, que ha amanecido lloviendo, un inmenso genminó á las cinco y media, sin incidentes. tío invadía ya las cercanías de la catedral JUEVES, J i 7 T, dos horas antes de la anunciada para el g a r i o s detalles. Tedeum. 1 V Refiérese que en el apeadero. un indiA las diez llego a la basílica el zaguanete yiduo dio un ¡visca Catalunya! que no de Alabarderos. Desde luego se colocaron fue contestado. éstos en la puerta de la capilla de Santa Durante el destile, que resultó muy bri- Lucía, por la cual entrarían en la catedral llante, los tranvías tuvieron que suspender los Soberanos; mas pronto, á causa de le jl servicio durante más de hora y media. persistencia de la lluvia, se trasladaron á la De Tortosa, Tarrasa, Manresa y otros puerta principal del templo. puntos ha venido crecido número de forasYa se encontraban en él las autoridades. teros. Veíase en primer término al presidente del Consejo, ál duque de Sotomayor y al goberJUEVES, lt, 9 N. nador civil. Con ellos estaba el ayudante p o r la noche. A pesar de lo desapacible de la noche, del Rey, señor conde de Grove; los marquecontinúa la animación en las calles, en es- ses de Comillas, el mayordomo de semana pecial en las contiguas a l a Capitanía gene- y los gentileshombres que residen en Barcelona. ral y en el paseo de Gracia. A la hora señalada llegaron en carruaje á La gente las recorre para ver las iluminaciones, que, sin ser cosa notable, son bas- la puerta de la catedral los Reyes. tante vistosas, en especial las de las casas A los acordes de la Marcha Real descendel marqués de Comillas, señores de Sevi- dieron del coche SS. MM. primeramente la lla y Marcet, Vidal y Rivas, Círculo del Li- Reina y después D. Alfonso. ceo, Asociación de Cazadores, el Círculo de Vestía la Reina Victoria traje morado, con Ja Juventud Monárquica y los domicilios de mantilla negra; el Monarca, uniforme de ca atrás conocidas personas y entidades. pitán general, con ros. Los Reyes fueron entonces frenéticamen p l Tedeum. te aclamados por la multitud que ocupaba Mañana, como ya anticipé, tendrá lulos alrededores de la catedral. gar el Tedeum en la catedral, al que seguirá A la puerta principal salieron á recibir á la ceremonia de tomar posesión el Rey del los Reyes el obispo y el cabildo eclesiástisillón de canónigo. co, y en seguida entraron SS. MM. en el templo bajo palio, cuyas varas llevaban Jardea party Por la tarde se verificará la garden par- distinguidas personalidades de esta ciudad. El interior de la catedral estaba escasaty en los jardines del marqués de Alfarrás, y por la noche se celebrará la fuación regia mente iluminado, con gran extrañeza de quienes se fijaron en este detalle. en el Liceo. Volvió á oirse la Marcha Real al avanzar omisión de señoras. los Monarcas hacia el altar mayor y tomar v En la comisión de señoras que espera- asiento en el trono levantado en el presbiban á los Reyes en el andén del apeadero terio. figuraban las marquesas de Oliver, Cuadra, En el crucero tenían su puesto cinco nuCastell- Florit, la baronesa de Maldonell y tridas representaciones de los Cuerpos de la guarnición, una delegatióli brillante d la nobleza catalana y gran número de señoras de las más distinguidas de nuestra sociedad. El pueblo ao pudo asistir á está ceremonia porque se prohibió la entrada á la uiul titud para evitar toda confusión. Se cantó al punto el Tedeum con toda solemnidad. Ofició el cardenel Casañasy asistido por los canónigos, y luego que esta ceremonia religiosa concluyó, los Reyes pasaron á la capilla de Santa Lucía, bajaron á 1 a cripta de Santa Eulalia y visitaron la; Sala Capitular. En ella tomó posesión D. Alfonso de la canonjía, á que tienen derecho los Soberanos de España como Reyes de Aragón. El trono en que hubieron de descansan Sus Majestades habíase colocado ¡unto S, un cuadro del siglo xyni, en que sé repre senta á Carlos III recibiendo igual investidura. El cardenal Casañas dirigió al Rey uti discurso recordando que su augusio padre había sido objeto de igual distinción. Expresó la gran satisfacción que sentía al ver que el Rey tomaba posesión de su cano meato, porque además de ser un testimonio de cariño á Barcelona, proclamaba la justi cia del título de católico que el Rey tiene. Dio gracias á D. Alfonso en nombre del cabildo y de Barcelona por haber aceptado el cargo, signo de su piedad, tanto más dé estimar en estos tiempos de cobaidía por parte de muchos católicos. Terminó dirigiendo, á nombre del Cabildo de Barcelona y en el suyo propio, un cariñoso saludo á la Soberana, pidiendo ñ Dios que conserve muchos años la vida de los Reyes, para bien de la patria y la reli; gión católica. Seguidamente se levantó el Rey y dijo qne era un gran honor para él formar parte de un Cabildo tan ilustrado como el de lav iglesia catedral de Barcelona, y que de elld se enorgullecía, complaciéndose en ocupas el sillón que en otra época ocupó Catlos V, cuyo ejemplo procurará imitar en lo pov sible. Agregó que al ocupar el sillón lo hará no sólo como canónigo, sino como caballero del Toisón de Oro, cuyo primer capítulo se celebró en Barcelona, y terminó ofreciendo se incondicionalmente á la iglesia catedral en Barcelona. Después el Rey, con voz entera y poniendo su mano derecha sobre el Evangelio, hizo profesión de fe y prestó juramento que le fue recibido por el cardenal. Luego marcharon al coro, donde se le indicó á D. Alfonso la silla que le correspon día y en la cual tomó asiento el Monarca. Terminada la ceremonia SS. MM. salieron: del templo de igual forma que habí an entrado. En los alrededores de la catedral había un público numerosísimo pyn el Ayuntamiento. t Desde la catedral se dirigieron los Reyes al Ayuntamiento, pasando por calles y plazas atestadas de gente. Con no pocos esfuerzos abrían paso los guardias municipales y mozos de la Escua? dra para lograr que el público se contuviera en las aceras. A las once y quince entraba en el Ayuntamiento el coche regio. La banda municipal ejecutó la Marcha Real. En el vestíbulo había retenes de Guar día municipal con uniforme de gala. Al pie de la escalera se hallaban el alcalde accidental, Sr. Puíg y Alfonso, los coacejales Sres. Darán, Robira, Peris, Sabelier, Rosas, Rubia, Cúbela, Cardefer, Putg- Talasa y Rahola, este último regi onalista na cionalista. Don AIÍOHSO y doña Victoria entraron ea