Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S 21 D E O C T U B R E D E 1908. EDICIÓN i. a P A G 4, italiano, contra l a actitud de Austria. Esta protesta de Italia, nación aliada d e Austria, na sido bien acogida en Londres, en París, en S a n Petersburgo y hasta en Berlín. E s unánime la opinión de las potencias al juzgar la conducta de Austria en los Balkanes, pero se puede dudar de la eficacia d e la Conferencia que las naciones interesadas proyectan. I, as deliberaciones serán largas, y antes d e q u e principien precisa q u e esas siete potencias se pongan de acuerdo acerca d e los diversos puntos del programa, lo ual exige tiempo. Al terminar esos preliminares se nabrán consumado mucbos hechos, y entonces será cuando se hablará de compensaciones. I o probable es q u e Turquía sea la que tenga que pagar esas compensaciones. De manera que los países civilizados v a n obrar como obrarían unos bandidos. f? L DUELO EN EL El Código multar E 1 ÉSCITO italiano, m u y anti- -i guo y pasado de moda, cuya retornra pide la opinión, contiene disposiciones contradictorias: prohibe el duelo entre militares, y, sin embargo, lo Impone á todos los que no quieran faltar á las leyes del honor y exponerse á que los expulsen del Ejército. Esto es contradictorio, aunque reglamentario, y á ello hay que someterse. Quien no acepte un duelo será espulsado dei Ejército, y quien lo acepte será encarcelado. Al capitán R- auzi, un oficial muy valiente y de indiscutible cultura, le ha sucedido recientemente lo primero; no quiso cruzar el hierro con un teniente corooái y tuvo que pedir el retiro. Se pueden citar también dos duelos recientes, uno de los cuales tuvo faíales consecuencias, lío se procedió contra el duelista que mató á su adversario porque era oficial, y se procesó á dos caballeros que se habían batido resultando de! combate un insignificante rasguño. I os ministros Casana y Mirabelli, para que desaparezcan estas anomalías, han firmado tinos decretos ordenando que las cuestiones de honor sean sometidas á un arbitraje. I a tradicional ley aei Honor resulta de esa manera modificada, y con unos decretos queda abolido el duelo entre militares. Surgirán quizá algunos casos en que el duelo será inevitable; pero en lo porvenir la mayoría de las cuestiones se resolverán sin que sal jan las espadas de su vaina. CARDENAL El cardenal Vannutelli h s i d o cabido, á su á Roma juzgan innecesario, otros basan su opinión en consideraciones políticas y algunos cieea que se tropezaría con grandes dificultades al celebrar un Concilio en nn país como Italia, donde la Santa Sede se halla sté hostih conMtiane canstñuta. A estos últimos él cardenal Vannutelli ha contestado que la libertad del Concilio está asegurada, y al afirmarlo se hacía eco de la promesa heoha al Vaticano por el Gobierno italiano. En resumen, el cardenal trae impresiones pesimistas acerca de la realización de un proyecto que constituye uno de los deseos más ardientes del alma piadosa de Pío X. FRANCO FRANCHI con sus discursos, sino con un artículo. Con El articulo 15. El proceso del policía tenorio ofreció nuevo é interesante capítulo. Resulta que los raptos fueron dos: el de la joven L, ucía, y no de Lamermoor, y el de un collar, que fue vendido, ¡oh, prosa del idilio! en 600 miserables pesetas. Una buena captura hizo la Guardia civil de las Peñuelas: la áe un pájaro de cuenta, pero de muchas cuentas. Por la noche, los admiradores de Gallito le despidieron con un banquete en Eornos, afortunadamente para el diestro, sin brindis; porque harto mareo tendrá, si acaso, en la travesía á Méjico. En Lara, estreno de Lo que no muere. Y no morirá, al menos en una temporada, porque gustó. Y en Price, Carinen, siempre hermosa, risueña, triunfante, aunque sea en mal español. Roma, 14 Octubre 1908. NUESTROS GRABADOS U ornen aje á Macanaz. Hellín acaba de rendir homenaje de admiración á su ilustre hijo el célebre político y escritor D. Melchor Rafal de Macanaz, colocando una lápida conmemorativa en la casa donde vivió y murió el insigne creador de la Biblioteca Nacional y prisionero del castillo de San Antón, de ía Coru 3 a. De él dice gañiente que produjo tantas obras, que nadie ha podido todavía apu- rar el catálogo de las que salieron de su pluma Invitado especialmente por la Junta organizadora del homenaje, fue á Hellín el ilustre periodista y diputado Sr. Francos Rodríguez para asistir al acto. El fue quien descorrió la cortina que ocultaba la lápida, y luego, desde el balcón de la misma casa, pronunció un elocuentísimo discurso biográfico de Macanaz, siendo entusiásticamente aplaudido. exposición de Bellas Artes. Por s e p a r a d o damos cueata de la inauguración de la Exposición del Círculo de Bellas Artes, que ayer tarde se verificó en el palacio del Retiro. CRÓNICA ELECCIONES Después del ligero debate de ayer en el Congreso, no cabe dudar del aplazamiento de las elecciones municipales que debían celebrarse próximamente. I, ey nueva, elegidos nuevos; y si el otro proyecto, el de Administración local, se aprueba, instituciones nuevas. ¿Podrá decirse también costumbres nuevas? Aquí, donde priva el falso aforismo de que las costumbres hacen leyes, sin tener en cuenta que las costumbres malas no deben hacerlas, si la ley ha de ser cosa buena, lo esencial es eso: acabar con la rutina y con la inmoralidad, que casi siempre Tan asociadas. Bien aplazadas estarán, pues, la eleccíonesf si de verificarse había de ser con arreglo á la ley vigente, sin otro resultado práctico inmediato que la prolongación del actual estado de cosas. Hasta aquí fue corriente atribuir á empe ño de los Gobiernos realizar durante su mando las elecciones municipales ó provinciales como base y elemento principal de las generales. No lo negaron ellos; antes al contrario, alegaron en ocasiones carecer de Corporaciones suyas como de elemento de gobierno. Prueba ello que los liberales, necesitando Diputaciones y Ayuntamientos liberales, y los conservadores necesitándolos conservadores, tuvieron jamás fe en el procedimiento, utilizando sólo el mecanismo en provecho suyo, no en el de la opinión. lío es un descubrimiento el que hacemos; pero es argumentar en pro de una aspiración muy sentida, aunque ostensiblemente no manifestada: que las elecciones se hagan bien por todos es lo que importa. Iva fecha, no. LAS MADRID AL DÍA 17I tiempo ha rectificado para brindarnos de nuevo suavidades otoñales. El día fue hermoso, y, por fortuna, no amargaron su historia cosas y casos desagradables. lA lotería, cuyo sorteo seperpretó ayer, no tayo para Madrid más que esquiveces. I s treinta mil duros del ala se los llevó Salamanca. Ya lo saben tsstedes: el que quiera saber... donde está el gordo, que vaya á Salamanca. Se inauguró con modesta solemnidad, ó con solemne modestia, como ustedes quieran, la Exposición de Bellas Artes organizada por el Circulo para este año. El acto fue celebrado en familia, porque no asistió otra familia que la del Círculo, con su cabeza visible, ¡y tan visible! D. Alberto. Del ministerio de Instrucción pública y Bellas Artes no asistió representación oficial alguna. ¿Para qué? D. Faustino no concede importancia á esas cosas. Ni á nada. En los Tribunales comenzó la vista ae un proceso por homicidio. Algo pasional, muy novelesco, por lo tanto, y que distraerá los ocios del buen público de los folletines. Como que el asunto es apropiado para un drama calderoniano ó para un libro montepinesco. La política, desanimada. Hubo Consejo de ministros; pero mada! ¡ni siquiera una crisis total para pasar el rato! En el Senado la única novedad fue la de que hizo uso de la palabra el señor abispo de Jaca. En el Congreso se habló de lo délas elecciones y hablaron todos los jefes, dejando sus palabras en el ambiente un pronunciado tufillo de pastelería. Después siguieron los solidarios con su tema y casi hicieron simpática la antipática ley de Jurisdicciones, y no regreso si Papa, á quien ha entregado una M td Memoria detallada acerca del Congreso Eucarístico de Londres. Monseñor Vannutelli se muestra muy satisfecho de los resultados de su misión. Dice que el Congreso ha sido un triunfo de la Eucaristía; que los obispos que á él concurrieron fueron muy bien recibidos por las autoridades anglicanas, que han dado muestras de gran tolerancia, á pesar de haber sido prohibida la procesión pública. A un amigo que le interrogaba acerca üe su viaje á L, ondres, el cardenal ha contestado: Hay que reconocer que se había exigido demasiado de la tolerancia anglicana. Es preferible que la procesión no se haya celebrado. El Congreso ha cumplido su misión, y esto es lo importante... ¡Alabado sea Dios! Hablando de la opinión de los prelados que acudieron al Congreso sobrí oportunidad de reanudar las sesiones del Concilio Vaticano, Mons. Vannutelli no ha ocultado su impresión de que el episcopado- católico del mundo entero, aunque siempre á las órdenes del Papa, no es partidario de que se reanude dicho Concilio. Varios obispos lo IMPRESIONES PARLAMENTARIAS p i N DE UN DEBATE n el artículo de ayer s e deslizaron algunas erratas que el lector habrá salvado. No volvamos sobre ello; no- vale la pena. Vamos á la sesión de ayer tarde. Dicha sesión se deslizó con completa tranquilidad. I a atmósfera de la Cámara popular no está para rebullicios y conmociones. Hay épocas en que el menor incidente provoca un tumulto; la pasión y el enardecimiento están en el aire. Hay otras en que las más gruesas palabras, las más estentóreas vociferaciones no rompen ni por un instante la calma del ambiente. Nos hallamos en uno de estos últimos períodos. Se había anunciado una interpelación sobre el viaje de los Reyes á Cataluña; se la creía temible;