Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M A R T E S 20 D E OCTUBRE D E 1908. EDICIÓN 1. PAG. 5. Sus programas? Las únicas que no daban ni gobiernos pueden arrollar son los intereverdadera libertad á nadie. ses engrandecidos al agruparse para formar En nuestra decadencia, en nuestra ruina, instituciones. han sido tan cuipables, tan tiranos, ios de acá ON ÑUÑO como los de alia: los más liberales, los más republicanos, no acertaron sino á substituir la tiranía de uno por el despotismo de va- IMPRESIONES rios, que oprime más fuerte y con mayor fre cuencia; á mentir promesas, á enriquecer laPARLAMENTARIAS experiencia dei pueblo con un amplio cau- 1 J N E L O G 3 O U N A Abierta la sesión, el dal de desengaños. Ahí van esas verdades á 1 NTERPELAC 1 ON presidente de laCágrane que proclama ABC, por ser hoy de los pocos que ni á partidos ni á gobiernos y sentido elogio del Sr. niara hizo un breve Perojo. Con el señor tienen que rendir cuentas. Perojo desaparece uno de los miembros- Con razón desconfía El País de nuevas más cultos y estudiosos del Parlamento esleyes cual remedio de los males que pade- pañol. No era un literato; su cultura era de cemos. Y de aquí deduce que la de Admi- cosas políticas, pedagógicas y coloniales. nistración local habrá de ser inútil: más Había viajado mucho; se educó en el exaún, dañosa. tranjero. En su juventud, el Sr. Perojo traLas leyes, para ser eficaces, necesitan dujo á Kant y divulgó su filosofía. Andando fuerzas que las impongan: y como aquí es- el tiempo, delx antiguo kantismo sólo contán todas las nacionales concentradas en ma- servó lo que atañe á la metafísica, la crítica nos de los partidos políticos, en cuanto á del conocimiento, pero no lo relativo á la éstos les estorba una ley se deja de cum- moral. En recientes conversaciones lo escuplir. Así, cuanto representa dominio sobre chamos de sus mismos labios. Perojo pasaba p ueblos ó individuos se practica á la letra, por un racionalista pero este dictado de pues los partidos mandan; cuanto significa racionalista había que examinarlo y expliderechos de comarcas, ciudades ó personas, carlo detenidamente. ¿Hasta qué punto un molestos á nuestros dominadores, carece de partidario del idealismo absoluto puede ser fuerzas que pueda sustentarlos, pues perso- un exaltador y un propugnador de la razón? nas, ciudades y. regiones no tienen más va- La crítica kantiana del conocimiento, ¿no ledoies que sus diputados, por lo común nos pone en guardia contra la razón? En fieles y sumisos satélites del partido, al que moral, Perojo era, no ya un racionalista atetodo lo deben y del que esperan todo. nuado, sino francamente antirracionalista. La fuerza indispensable para que los pue- Abominaba del imperativo categórico siemblos gocen de libertades y las ejerzan real- pre igual, en todos los momentos, en todos mente, el poder que corrija ó castigue la los lugares. Hay que batallar mucho conadministración torpe ó vena la garantía tra eso nos decía no hace muchas tardes. de que ciudades é individuos podrán vivir, Su moral era la moral de lo relativo, de lo trabajar y engrandecerse, la espera El País contingente; era la moral profundamente de otros hombres distintos que los que nos humana, profundamente comprensora, de gobiernan. las circunstancias en que el hecho se produ ¿Es que piensa fundirlos en molde dife- ce, del momento, de los antecedentes, de los rente del empleado para los que, venidos de motivos. Este relativismo tan humano, en todos los campos de la política, nos traje- el fondo no es más que el relativismo de fon á Ja actual situación? ¿Es que ha surgi- nuestros moralistas de los siglos xvi y xvn; do, ó va á surgir, una nueva raza sin egoís- y esta moral tan generosa, tan delicada, tan mos ni apetitos? ¿Es que los republicanos, amorosa es precisamente la que nuestros que entre sí se despedazan por el domi- moralistas opusieron á la moral rígida, innio, por la imposición del personal criterio, flexible y bárbara de la Reforma. El Sr. Peson los engendros de la nueva raza? ¿Es rojo, antiguo kantiano, había, liegado con que no son los mismos que ya nos gober- su experiencia á esta concepción de la étinaron con sus intransigencias de siempre, ca. En política el diputado por Canarias micon iguales tiranías, con la propia semilla litaba en el campo conservador. Han repufie divisiones y odios? ¿Es que hemos olvi- tado aigunos periódicos este hecho como dado que en sus manos España empobre- una paradoja; acusa esto poca reflexión y ció, viviendo en convulsión perpetua que poca cultura. El hecho se repite muy á mellegó á trances de amenaza para la misma nudo. El filósofo Tomás Hobbes nos muesnacionalidad? tra un alto ejemplo de cómo se puede aliar ¡Hombres nuevos no surgirán. Desengá- una concepción fuertemente conservadora ñese El País, el único medio de asegurar li- y contraria á una gran libertad de pensabertad y vida á los pueblos es buscar fuer- miento. za que pueda garantir el cumplimiento de La segunda parte de la sesión de ayer fue las leyes, por el solo camino en donde pue- dedicada á la interpelación sobre el viaje de hallarse: oponiendo á demasías del po- de los Reyes á Cataluña. La explanó el seder ó de los ppclerosos agiupacionesde intere- ñor Hurtado. Este señor quiso hacer un ses comunes. Eilas atajaban despotismos de discurso como los que el Sr. Romero Roblereyes y validos en Castilla, eu Aragón, en do acostumbraba á hacer; es decir, uno de Cataluña; ellas atajarían hoy en España esos discursos de habilidad y de travesura abusos é invasiones del centralismo. en que sin querer ostensiblemente hacer Y he aquí por qué A B C aplaude, en el una cosa, se hace sin embargo. El señor proyecto de Administración local, no el in- Hurtado no salió con su intento. Hace falta tento de hacer una ley más, sino la tenden- para estos empeños una palabra suelta, flecia de provocar en el país renacimiento de xible, ondulante, y además, una intención y esas fuerzas capaces de imponer el derecho una picardía que el Sr. Hurtado no tiene. Y de todos, de garantir cuanto beneficioso sea cuando se tiene todo esto se logra lo que el á los que hoy se hallan huérfanos de quien discurseante se proponía, la gente se prepor ellos mire: he aquí por qué en la sañuda gunta, y con razón, qué es lo que el país va lucha contra ella emprendida vemos pasión, ganando con ello. en algunos sincera, pero pasión, al cabo, de Todo esto es política de viejo juego. El sectarios; afán en otros de derribar á Maura Sr. Hurtado es difuso y poco claro en la expara encumbrarse ellos, y en muchos, pánico posición de sus ideas. No posee más que de que llegue á surgir (y claro es que no será una nota: la declamatoria. A lo largo de de golpe y por ensalmo) una España donde media hora, de una hora, esta nota llega á no quepan diputados cuneros ni endiosados ser monótona, pesada. Ayer, en la primera caciques. parte del discurso del Sr. Hurtado, nadie- Ciéasenos, los honibres son iguales en to- entendía lo que el orador quería decir. Así dos los partidos, porque siempre son horn- e- stuvimos más de veinte minutos. Poco á feres: io fuerte, lo eficaz, lo que ni políticos poco fuimos comprendiendo que Cataluña recibirá con entusiasmo á los reyes, pero que habrá elementos que se limitarán a, mostrar tan sólo un profundo respeto. El Sr. Hurtado es republicano; los elementos á que el orador aludía son los republicanos. Pero ocurre preguntar, ¿el Sr. Hurtado hablaba en nombre de la Solidaridad catalana? No; el Sr. Hurtado no hablaba en nombre de la Solidaridad, si bien este punto no tuvo él la franqueza de aclararlo previamente. De aquí que ayer se exteriorizara esta diversidad de criterios, y que la Cámara pudiese apreciar que lo que el orador quería hacer pasar como expresión de todo el pensamiento solidario, es tan sólo la de una parte de él. Y ésta es la razón de que la interpelación del Sr. Hurtado no tuviese el éxito que su explanador esperaba. AZORIN INFORMACIÓN POLÍTICA EN EL CONGRESO Ayer sucedió lo que siempre ocurre; se anunciaba una tarde emocionante, y no pasó nada ó casi nada. Lo que principalmente despertaba interés era la pregunta que el Sr. Urzaiz iba á dirigir al Gobierno, y no hubo pregunta. f tra nota interesante, que tampoco resul tó: la interpelación del Sr. Hurtado acerca de la derogación de la ley de Jurisdicciones. Y esto fue todo, CONFERENCIAS uando, cerca de las siete, y terminada ya la sesión del Congreso, desfilaba la gente, corrió una noticia que detuvo á los periodistas y á muchos diputados. Los Sres. Canalejas, Moret y Azcáratt están reunidos -nos dijeron. Poco después salieron los tres citados se ñores, y el Sr. Moret se dirigió al despacho de ministros, en donde le esperaba el presidente del Consejo. La conferencia fue larga, y cuando ternu. nó, salió el Sr. Moret con aire misterioso. Nada quiso decir; pero, al fin, manifestó que la reunión de jefes de minorías era consecuencia de una entrevista celebrada por la mañana entre él y el Sr. Maura, y tenía por qbjeto ocuparse del extremo del proyecto de Administración local que se refiere á la forma de constituirse las Diputaciones provinciales. Estudiado el asunto por los Sres. Moret, Canalejas y Azcárate, fue el primero á dar cuenta al Sr. Maura para que él resuelva. ¿VACACIOlMHSt C e dijo ayer que siendo el viernes fiesta oficial, con motivo del cumpleaños de la Reina, el Gobierno deseaba que no hubiese sesión el sábado, para que los dipu tados tengan tres días seguidos de descanso. El Sr. Maura negó esta versión. El señor Dato dijo que es una cosa á estudiar. LA LEY DE ALCOHOLES C e reunió ayer por la tarde la Comisión de Presupuestos del Congreso para examinar el proyecto reformando la ley de Alcoholes. Los Sres. Rahola y Rodés formularán voto particular, pidiendo: primero, la libre destilación del alcohol vínico; segundo, derecho diferencial para los alcoholes industriales, sin fijación, de momento, de tipo, lo cual podrá acordarse durante el debate, y tercero, establecimiento de patentes para la fabricación de alcohol. También el Sr. Bergamín formula voto particular, estimando necesario que el alcohol sea considerado, al igual que en otras naciones, gomo. un verdadero artículo de venta.