Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 17 DE OCTUBRE DE 908. EDICIÓN 4. a PAü. COMISIONES existencia no cabe dudar; no duda ni el seAlba, ni el señor conde de Roinauones, f a Comisión del Senado que entiende en ñorelSr. Pacheco, ni el Sr. Requejo. el proyecto de Administración local ni No duda ya el Sr. Moret de su propia continuó ayer hasta avanzada hora exami- existencia. Y sin embargo, ¿cómo él es este nando el dictamen. otro Moret que pintan los periódicos? El 151 estudio de éste prosigue muy lentamen- verdadero Sr. Moret, ¿es él ó es este otro te, pues la Comisión quiere repasarlo tres ó Moret de que hablan los artículos de fondo cuatto veces. y las informaciones políticas? Aquí entran 1 a Comisión que entiende en el proyec- otra vez en juego las dudas, vacilaciones, to de ley sobre Contrato del trabajo ha perplejidades é incertidumbres del señor acordado celebrar sesión pública el próxi- Moret. El Sr. Moret, afable, escéptico y mo martes, á las cuatro de la tarde, para oir ecléctico, ¿es este Sr. Moret fiero, airado, las informaciones de los señores duque de iracundo é intransigente que retratan los San Pedro de Palatino y Loi- -o Caballero periódicos? El Sr. Moret toma otra vez asiento en butaca; de nuevo coge los periódin acerca de dicho proyecto. cos; otra vez lee los editoriales y las inforA yer se constituyó en el Senado la Conii- maciones. El Sr. Moret, un tanto turbado, sión permanente ele peticiones, nom- no duda de la veracidad de estos artículos va leyendo. Es indudable brando presidente al con de de Peña Rami- que éltodo esto que los periódicosque él ha dicho ponen en ro, y secretario al conde de Arcentales. sus labios. Ya ni el menor asomo de duda es posible. A mayor abundamiento, sobre la 3 k yer tarde se constituyó en el Congreso la misma mesa está el Diario de las Sesiones ss. Comisión nonibradapara emitir dictamen acaban de traer. El Sr. Moret echa un vistaen el proyecto de ley del ministro de gracia zo dXDimio de las Sesiones. Lo que los peñóy Justicia sobre reforma de varios artículos eos le atribuyen es cierto. Y sin embargo, del Código de Comercio, eligiendo presi- ¿cómo puede ser esto? ¿Cómo el Sr. Moret dente al Sr. Bijgallal (D. G. y secretario al puede haber dicho estas cosas? ¿No es aca jt Llanos y Torriglia, so éste un extraño fenómeno, un hecho misLOS ALCOHOLES terioso, inexplicable? El Sr. Moret perma 31 ministro de Hacienda manifestó ayer nece absorto un largo rato. que dentro de tres ó cuatro días será En la tarde del mismo día, o al día sipresentado á las Cortes el proyecto de re- guiente, el Sr. Moret se dirige á la Cámara forma de la ley de Alcoholes. popular. Va á hacer las rectificaciones al Anticipó él Sr. Besada que se atiende en discurso de su contrincante. El Sr. Moret, general la demanda de la opinión, buscan- cuando liega el momento, se levanta á hado la eficacia de la ley en la reducción del blar. El Sr. Síorst sonríe con una sonrisa de impuesto y en las facilidades para su cum- bondad; su ancha y cuidada barba destaca plimiento. cenicienta sobre la negra levita. Todos conSe refunden en uno ios impuestos sobre templamos llenos de simpatía esta figura fabricación y consumo y se rebaja el tipo aitística y venerable. Todos miramos llenos del impuesto, pero conservando el margen de íespeto á este hombre que tantas veces diferencial entre el alcohol industrial y el ha servido á su patria. Todos observamos á vínico este político que ha ocupado las más altas CONTRA EL COLERA posiciones y vive modestamente. El Sr. Moel crédito de dos millones de pesetas que ret comienza á hablar. Su voz es dulce y se pedirá á las Cortes se dedicará mi- rítmica. El Sr. Moret ha de rectificar y esllón y medio á la adquisición de material, y clarecer algunas ideas. Al Sr. Moret no se le ha acabado de entender. El Sr. Mo- et tieel resto á personal. Cree el ministro de la Gobernación que ne grandísimo interés en que sus anteriores Con las medidas de previsión adoptadas y manifestaciones no sean torcidamente inlas que se llevarán brevemente á la prácti- terpretadas. El Sr. Moret ya hablando suaca quedará España en situación de sofocar vemente. Los diputados ministeriales le escualquier chispazo epidémico que surgiera cuchan encantados; algunos hacen de cuando en cuando un signo de asentimiento. El en nuestro país. jefe del Gobierno aprueba también. Todo UNA GRAN CRUZ marcha perfectamente. La verdadera signiC u el Consejo de ministros celebrado ayer ficación de las anteriores palabras del señoi se acordó conceder al P. Calpem la Moret queda ahora bien delimitada. Para gran cruz de Alfonso X I. que fuera bien entendido el discurso anterior, era necesaria esta aclaración. El señor Moret termina su discurso. Todos se muestran conformes; la Cámara qued spsegada, pacífica; los amagos de temgestacThan desaparecido. El Sr. Moret sonríe afablemente ORET RECTIFICA, MI Sr. Moret es un á todos. -hombre á quien los Ayer el Sr. Moret- -después de la admiraperiódicos causan algunas ligeras angus- ble y contundente réplica del Sr. Maura- -tias. Cuando el Sr. Moret pronuncia un dis- aclaró su discurso del día anterior. No añacurso, el Sr. Moret por la noche ó á la ma- diré que esta aclaración fue elocuente, bs ñana siguiente, al coger el periódico y re- nevóla y persuasiva. pasarlo, siente un leve sobresalto. Los arAZOR 1 M tículos de fondo y las informaciones dedicadas á su discurso le sumen en una indefinible perplejidad. El Sr. Moret, con el periódico en la mano, reílexiona durante un momento- -cosa que no jpieden hacer algunos de sus correligionarios- -y trata de re- I a sesión de ayer. cordar lo que él ha dicho y hecho por la tar- Comienza la sesión á las once menos de ó el día anterior en la Cámara popular. veinte, presidiendo el alcalde, conde de PeEl Sr. Moret para convencerse de que no ñalver. Muchos concejales en los escaños y sueña, vuelve á leer el periódico; el Sr. Mo- numeroso público en la tribuna. ret se levanta y da unos pasos por el despaAl darse lectura del acta de la sesión ancho; el Sr. Moret dice como Descartes: Yo terior, el Sr. Larrea pide que en primer térpien o, luego soy el Sr. Moret llama á un mino se discuta una proposición firmada criado; el Sr. Moret habla al criado; el cria- por varios concejales liberales, pues guarda do contesta al Sr. Moret, El Sr. Moret no íntima relación con el contenido del acta, El duda ya: él, ex presidente del Consejo, jefe alcalde opina que debe discutirse dicha prodel partido liberal, existe, De su propiaj posición después del orden del día D IMPRESIONES PARLAMENTARIAS M NOTAS MUNICIPALES El Sr. Caballero dice que ia discusión debe tener lugar antes. Igual manifestación hace el Sr. Vázquez. 5 A ruegos de la Alcaldía- presidencia acceden dichos concejales á que se discuta ea, último término. Entre los asuntos relativos al despaeho da oficio figura una moción de la Alcaldía- pre sidencia proponiendo la supresión y amortización de varias plazas en el personal de consumos del extrarradio y decreto de la misma suspendiendo de empleo y sueldo al personal de referencia. Como en dicha suspensión figura el señot Villarroya, el Sr. Largo Caballero pregunta en qué situación va á quedar dicho señor después de aprobada la moción. El alcalde le contesta que la razón de haberse suprimido dichas plazas ha sido el exceso de personal, y que, por tanto, lo que se ha hecho ha sido suprimir el cargo de administrador de Consumos que desempeñaba el Sr. Villarroya, quedando, por tanto, éste en situación de cesante por conveniencias del servicio, sin que esto imposibilite que continúe la acción judicial en el asunto del señor Villarroya, y que el expediente contra él instruido siga tramitándose. Acerca de la moción hablan los Sres. Lequerica, Barranco y Largo Caballero, y se acuerda que eí asunto pase á estudio de la Comisión respectiva. Apruébase otra moción de la Alcaldía, relativa á la clausura de mondonguerías y seberías, y una comunicación proponiendo el nombramiento de escribiente de Secretaría á favor del aspirante núm. 11. aorobado en las últimas oposiciones. Se entra en el orden del día, y después de discutidos y aprobados varios dictámenes de poca importancia, se aprueba uno de la Comisión de espectáculos proponiendo se incluya en las bases de concesión del teatro Español la obligación para el nuevo arrendatario de satisfacer el importe de los uniformes para los dependientes y las alfombras necesarias para el teatro. El Sr. Santillán hace algunas observaciones á un dictamen, proponiendo una aclaración á una de las bases del empréstito municipal de 37 millones, en el sentido de que en todo caso exista una garantía á responder de las obligaciones inherentes al empréstito. Apruébase el dictamen, con el voto en contra de algunos concejales. Aproábanse varios dictámenes de concesión de licencias para instalación de motores eléctricos y realización de obras Después de manifestar el alcalde los grandes agasajos de que ha sido objeto la comisión de concejales que ha ido á Zaragoza, se acuerda dirigir un mensaje de gracias al Ayuntamiento de Zaragoza y al presidente de la Exposición Hispano- Francesa, D. Basilio Paraíso, y á instancias del Sr. Barranco se acuerda dar el nombre de D. Basilio Paraíso á una de las nuevas calles oue se abran en la capital. T espués de la sesión. Terminada la sesión, el alcalde llamó á su despacho al concejal liberal D. Antonio González Palencia y le pidió que le presentase la dimisión de los cargos de visitador de carruajes y de presidente de la Casa de Socorro del distrito de la Universidad, El Sr. González Palencia parece ser que manifestó al alcalde que, anticipándose á sus deseos, había escrito ya esta dimisión. También el Sr. onzález Palencia conversó en los pasillos con el Sr. Diez acerca de las palabras que en la sesión se habían cruzado entre los dos. La forma airada en que se dieron los dos concejales mutuas explicaciones alarmó á cuantas personas presenciaron la escena, y sospechando sin motivo desagradables con secuencias, interpusiéronse entre Jos interlocutores, y dieron por terminada J. a -v íersación los dos conceialesr