Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 14 DE OCTUBRE DE J 9 C 8. quiera, meaos de toros y de política. De é -ta ¡u r i i cuantas palabias, pronunciadas etl ni entiendo ni quiero entender; de lo olio, uiaoe y con singular energía, y el doctor JL MOKRI Y RAFAEL C u a n d o llegué el que ha sío güen torero, tie la misma afi- Aly me dijo que... hala, que allí no me quesión que antes, le que las daba nada que hacer, porque Alá prohibía GUERRA anoche á la esta- hagan á ley y tie, gusta de muchos cosas se además, amigos que sus creyentes se retratasen de noche. ción para tomar El expreso de Andalucía que había de con- en los diestros y criadores de ganao bravo, Y carientristecido y confuso regresé al ducirme á Marmolejo vi dos grandes gru- no pues hablar de esas cosas. departamento en que Guerrita y el fotó pos de gente que miraban con curiosidad E íbamos á hablar de otras, cuando OD- grafo esperaban el resultado de mis geslas ventanillas por donde se asomaban unos servainos que el Sr. Tejero, que momentos tiones. viajeros. antes se había levantado de su asiento, saCuando se lo comti N BU N CAMBIO Y me bastó con levantar los ojos para ex- lía al pasillo y conversaba en francés con niqué, Rafael y sus plicarme el oor qué de la curiosidad de las una dama rubia, bellísima, á quien acomamigos pasaron unos minutos de chirigopañaba un caballero joven. gentes. La dama era francesa, entusiasta de Es- ta y chufla sin maldá á costa mía, de El Uno de los viajeros del expreso era el lamoso ex matador de toros Guerrita; dos de- paña, de los toros y del Guerra; se había fi- Mokri y de su intérprete. Bromas que yo soporté con paciencia, á partamentos más allá destacaban su arro- jado en éste durante la cuarta función de gante figura El Mokri y los tres moros que Apolo en la noche del miércoles y luego en condición de que Guerrita consintiese en le acompañan en el viaje que ahora está la corrida de toros, al ser obj eto Rafael de un buen cambio. ¿Por qué no hablaba á la dama francesa una ovación en la plaza, y celebraba la ocarealizando por Europa. para que se retratase con él y luciendo soApenas se puso el tren en marcha y co- sión de verle de cerca. menzó el desfile de viajeros hacia el restanYo aproveché el momento en que, á ins- bre la hermosa cabeza el airosísimo somrant del expreso, tuve la suerte de tomar tancias del Sr. Tejero, salían Guerrita y sus brero cordobés, haciéndose el retrato en uno asiento en una mesa inmediata á la en que amigos á saludar á los jóvenes franceses de los pasillos del expreso? Actuó de mediador D. José Tejero; ejerció se dispusieron á comer los moros. para trasladarme al departamento que ocusus funciones artísticas el Sr. Guijo, y el reY no habrían transcurrido euat o minu- paban El Mokri y sus acompañantes. trato se hizo, con la expresa condición de tos cuando observé que uno de los subdiABLANp O C O N No voy á describir á que habría de publicarse en A B C, ya qué tos de Muley Hañd hablaba con el mozo de H LOS MOROS s tedes el tipo de El tantos trabajos me costó conseguir esa fo comedor, primero en francés y luego en coMokri y sus acompa- tografía á tren en marcha. rrecto español. ¿Podrán ver los lectores de A B C el re Procuré entablar conversación con el ñantes, pues no sólo se ha heeho ya la des moro á que aludo, y á mis instancias me cripción diferentes veces en estas columnas, sultado de esos trabajos? Rafael Guerra tiene la palabra, pues la prometió, en nombre de Su Excelencia el Mo sino que se han publicado en primera plana ri, una entrevista para después que termi- d e A B C magníficos retratos que honran la empeñó formalmente de remitirme una prueba de la fotografía en cuanto que el senásemos la comida. Durante ésta observé pericia de nuestro compañero Cifuentes. Me limitaré, pues, á consignar lo que el ñor Guijo y él llegasen á Córdoba. que los moros no desdeñaron ningún manjar de los que les fueron servidos, y que, doctor Aly Zaky, secretario é intérprete del SIXTO PÉREZ ROJAS. salvo la forma de comer el pan, dando mor- famoso consultor de Muley Hafid, me dijo Marmolejo, Octubre, discos en las barras de viena, manejaban el con respecto á su viaje, además de darme tenedor y el cuchillo como el comensal más un autógrafo expresando su amiración por acostumbrado á tomar parte en suntuosos España. Negó que ellos hubiesen ido á París y banquetes, y reproducción en todo con exfSLAVA. LA BAL- El ¡saínete estrenaLondres á resolver asuntos económicos ni traordinaria corrección. do anoche, porque También observé. otra cosa: que el secreta- á negociar las alhajas de Abd- el- Aziz, pigSA DE ACEITE saínete es aunque rio deJEl Mokri no separaba sus ojos de una noradas en París durante el pasado año. -No dudo- -agregó- -que, como usted su autor, D. Sinesio Delgado, lo califique ¡bellísima señorita de las que ocupaban sitio en la primera mesa del expreso, y que dicha afirma, se haya pensado por muchos; pero como zarzuela, anticipándose á ciertos reparillos señorita correspondía á la atención reitera- es completamente inexacto. Nuestro viaje ponerle, que los más escrupulosos pudieran obtuvo franco y felicísimo éxito sólo ha tenido por objeto consultar con emidísima que el moro la dispensaba, sin duda desde las jorque le extrañaba el tipo. Así al menos nencias médicas de París y Londres acerca sin el másprimeras escenas, llegando al final insignificante roce ni protesta. creyó que debíamos interpretarlo el ilustra- de una enfermedad que padece el hijo de Conseguir esto en Eslava, donde ya tiene do escritor y digno gobernador de Cádiz, Su Excelencia, mi Señor, El Mokri. Desde Madrid marchamos á París; des- carta de naturaleza determinado género, su P Severo Gómez Núñez. una victoria mayor. Y por mi parte no tuve ni tengo interés pués estuvimos dos días en Londres, uuo pone balsa de aceite es un saínete que une á en oponerme á aceptar como buena la in- en Biarritz y otro en San Sebastián, donde suLa originalidad la ligereza y la gracia, pues nuestro amigo el duque de Tovar, á quien terpretación del Sr. Gómez Núñez. él que P a r a no interrumpir la interesante y conocimos en Marruecos, nos obsequió con nada hay en acción pese ni sobre; muy al la y los muda escena del simpático intérprete moro un almuerzo, y hoy mismo, en el sudexpre- contrario, obra son ágiles y incidentes cómirápidos. y la bella señorita española abandoné el co- so, llegamos á Madrid, donde no hemos vi- cos de la El cuadro final es de mucho movimiento medor discretamente y me dirigí al depar- sitado ni nos ha visitado nadie oficialmente. escénico, y produjo en el público excelente tamento que ocupaban Rafael Guerra, cua- t or la tarde fuimos á los toros, y casi desdro amigos íntimos suyos, el diputado onu- de la plaza nos encaminamos á la estación impresión. Siete ú ocho veces fueron llamados á esfcense D. José Tejero y un respetable sacer- para tomar el tren. Permaneceremos dos días en Sevilla, ciu- cena los autores, D. Sinesio Delgado y el dote malagueño. dad que nos encanta; el domingo llegare- maestro Lleó, entre francos y entusiastas f HabÍTseme ocurrido la idea de que resultaría oso lograr en el tren una fotogra- mos á Cádiz, y el lunes embarcaremos para aplausos. ha limitado á servirla oDra, que Lleó fía en que apareciesen juntos el famoso es- Tánger. Allí esperará órdenes del Sultán por sus se especiales condiciones es poco muSu Excelencia, mi Señor, y nada más sé, pañol y el no menos famoso personaje mo sicable, escribiendo varios números agrada- r Igrebino, y quise ver si encontraba medios- -No sabemos nada de Marruecos. Du- bles. Se repitió un garrotín, que Carmen Ange llevarlo á la práctica. J a casualidad hizo que no tardase en aye- rante nuestro viaje no tuvimos noticias; drés bailó con mucha salsa. Gonzalito estuvo graciosísimo en su ÍJguar que con nosotros iba un distinguido pero no habrá ocurrido nada que altere lo pel, que interpretó además coa mucho paca que Alá tiene dispuesto y nosotros hemos aficionado á la fotografía, el Sr. Guijo, y riño. procurado. Éste, amabilísimo, se me ofreció para realiLa balsa de aceite dará muchas y buenas Muley Hafid es bueno, es sabio y es sanzar tal idea, si bien advirtiéndome que sólo to cumplidor de los preceptos del Corán. entradas. disponía de una placa para impresionar. ¡Para que Conseguida esa oferta y la venia de Gue- La paz será con él y con el Imperio, para que martes yluego digan los supersticiosos 13 xsasajetlatttral frita para que, por su parte, se hiciese la bien de todos. instantánea, pregunté al más completo y I A COMPAÑÍA GUERRERO- Ha constipotable de los toreros que en España ha haA eso puede reducirse el resultado de mi MPNnn 7i t u í d o u n bido cómo le había resultado) la corrida conversación con el doctor Aly Zaky, homMENDOZA a c o n t e c i dada en Madrid á beneficio de Conejito, y bre simpático y afabilísimo y tan discreto y v Buenos Aires la me contestó: uto que, aun no diciendo casi nada de miento ende la Avenida. Los inauguración 1 del teatro t- -No ha sío mala; pero otavía püq ser nada, consultaba previamente lo que iba á admirados artistas españoles admirables y x fueron objeto mejó si el ganao hubiese respondió. Ricar- manifestar con Su Excelencia, mi Señor. de entusiastas ovaciones. Se estrenó la codo estuvo de primera y los demás hicieron A 1 llegar á lo mas importante para mi, la media ude ios hermanos Alyarez Quintero lo que supieron y pudieron para quear concesión del permiso para retratar á Amores y amoríos, y el éxito, según cablegrafeien El Mokri con Guerrita, Su Excelencia, mi ma que hemos tenido ocasión de ver, fue i lo que ustc Señor hizo uu gresto de asombii h iblo colosal, y al concluir la representación y trab innumerables llamadas a escena e pro- -Mire usté. háblemc NOTAS DE VIAJE u NOTAS TEATRALES