Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES iS DE OCTUBRE DE I 9 O 8 E D I C 1 O N 4? PAG. 6. I, a unidad nacional, ¡bendita sea! no peiigra por eso, pues no es cosa tan deleznable cual quieren hacernos creer los que echan mano de esa añagaza, para defender la centralización, y de buena fe creen algunas personas demasiado impresionables; lo que peligra es la uniformidad, que no es, ni con mucho, lo mismo; el caciquismo, la facultad de elegir diputados por ¡sufragio universal! en los despachos de presidentes del Consejo ó ministros de la Gobernación, y en las tertulias de los magnates de la oposición. Convengamos en que eso no es la unidad nacional. DON ÑUÑO tas veeesyo, colocados enfieste, miraroa ei escorzo de su lanzón, el brillo de su armadura formidable y- sintieron la pujanza de su brazo. (Muy bien. Sí, la memoria del Sr. Salmerón pertenece al cariño, al amor délos suyos; mas también pertenece al orgullo de la nación entera, porque fue uno de esos hombres que llegan á convertirse en encarnaciones, representaciones, genuino verbo de grandes colectividades y dejan marcadas, como jalones perennes en la Historia, las evoluciones del pensamiento y las vicisitudes de la vida nacional. Cuando para ellos suena la hora solem ne de la muerte, cuando no queda ante la común tribulación sino la silueta general trazando la obra de conjunto de toda su vida, entonces presiden el juicio de los hombres dos grandes ideas, como los astros del firmamento: la idea de la patria que enaltecieron y la alteza de las grandes espiritualidades, que la muerte snblima, que la muerte exalta y coloca sobre todas las pequeneces, divisiones y miserias. (Muy bien. Aplausos. Sí, en la hora en que nuestro ser, ea los umbrales de la eternidad, se despide de: alma, ya emancipada de la vestidura corporal, entonces parece que sentimos más cerFINAL DE LA SESJON DEL DÍA 12 DE OCTUBRE ca 3 a mano de Dios, cuyas proyecciones soEl Sr. AZCARATE en nombre de los re- bre el corazón humano se llaman fraternipublicanos, se asocia al homenaje que se dad y amor. Por eso digo, y creo que decirlo convie tributa al que fue jefe de la Solidaridad. Con frase vibrante y emocionada ensalza ne, que desde el extremo límite, desde el las virtudes cívicas que adornaban al señor confín último de nuestra contraposición en Salmerón, y dice que su vida, modelo de vi- la política española, irreductibles adversadas honradas, puede sintetizarse en tres ob- rios en convicciones políticas, toda la vida servaciones: el amor al trabajo, el amor á la peleando con él por nuestras ereencias, los más opuestos; yo, en nombre de los que patria y el amor al bien y al deber. Recuerda que el Sr. Salmerón, anciano aquí nos sentamos, soy la voz más alta, si ya, trabajaba á diario en el foro, en el Par- puedo deseo serlo, para rendir este testilamento y en la cátedra, labor la que em- monio y asociarme á este homenaje. (Granpleó en esta última la preferida por el in- des y prolongados aplausos en toda la Cámara. signe republicano finado. El señor presidente del Consejo de miAfirma que el Sr. Salmerón siempre pospuso el interés del partido al de la patria, nistros reproduce todos los proyectos de ley aun á costa de grandes sacrificios y de va- presentados en la legislatura anterior y el que se refiere á la reforma del reglamento lerle injurias, que siempre perdonaba. Asegura que el amor al bien lo sentía el del Congreso. Seguidamente, y á propuesta del señor Sr. Salmerón en el fondo porque tenía una base religiosa que le hizo exclamar un día: Dato, se levanta la sesión en señal de duelo por la muerte del Sr. Salmerón. La vida sin religión es un desierto Termina diciendo que la labor de Salmerón es digna de ser ensalzada por todos. SESJON DEL DÍA i3 DE OCTUBRE DE 1908 (Grandes aplausos. pistando en el banco azul los ministros de El presidente del CONSEJO DE MINIS TROS: Me levanto, señores diputados, á te- ticia, la Gobernación, Guerra y Gracia y Jusy en los escaños escasos diputados, ner el honor de asociar la voz del Gobierno, y permitidme que también la personal mía, á declara abierta la sesión el Sr. Dato, á las Jos acentos que han tenido ya en labios del tres y cuarto. RUEGOS Y PREGUNTAS señor presidente de la Cámara y de los señoVarios señores diputados ruegan que se res Azcárate, Moret, Pi y Arsuaga expresiones felicísimas, de insuperable elocuen- tengan por reproducidas diferentes propocia Yo no pretendo, no necesito dar nueva siciones de lev. COMISIONES forma, modular una vez más el sentimiento que está vivo, vivísimo en todos nosotros, Se procede á elegir la Comisión inspectoaunque indefinidamente, nos podían dar la ra de la Deuda pública, resultando elegidos satisfacción de hallar vertido en palabras el los mismos que la formaban la legislatura pensamiento callado de cada uno. Me le- pasada, que son los señores marqués de vanto á decir que acaso tengo yo una situa- Mochales, Casa Torres y Vega Seoane. ción privilegiada, porque habrá pocas perA continuación se eligen las Comisiones sonas en la política española, y con mayor de Actas é Incompatibilidades. motivo estando aquí, á esta hora, que reSe verifica el sorteo de secciones y, despresenten cosa más opuesta al Sr. Salme- pués de señalarse la orden del día pata marón, cosa más opuesta á cuanto él significó, ñ ¡ana, se levanta la sesión. isíidad más llamada á luchar con él, mientras vivió, y después de perderle á seguir luchando con quienes mantengan sus ideas DEROULEDE HERIDO y tengan su significación, y por esto mismo POR TELÉGRAFO soy, quizá, testigo calificado para declarar DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR que yo veía en labios de los que antes haPARÍS, l 3 1 T blaron lo mismo que me dictaba el propio I a cuestión personal que provocaron astra pensamiento: palabras de elogio, de enalte- tos de índole privada entre Mr. Derou cimiento, de engrandecimiento para la figu- lede y el sobrino de un amigo suyo, llamara de Salmerón. Era él un guerrero, era prin- do Bernadac, ha sido zanjada en duelo, secipalmente un luchador, sobre todo en este gún telegrafían de Hendaya. recinto, y quienes ven y miden y ensalzan Del lance ha resultado herido por dos veal combatiente son aquellos quer como tan- ces en el antebrazo Derouíede. Termina expresando su convencimiento de que todos los españoles habrán sentido la muerte de un hombre que tantos méritos tenía. El Sr. AZCARRAGA hace un elogio muy sentido de Salmerón, y propone al Senado que conste en acta su sentimiento. Así se acuerda. El Sr. MAURA manifiesta que el Gobierno reproduce todos los proyectos que tenía presentados en la anterior legislatura. El Sr. SALVADOR (D. Amos) pregunta al presidente del Consejo si el proyecto de Administración local empezará á discutirse en el Senado antes de que el Congreso le apruebe por completo. El 3 r. MAURA contesta afirmativamente. El Sr. SALVADOR (D. Amos) sostiene que eso es contrario al Reglamento que regula las relaciones entre ambas Cámaras, y lee varios artículos en apoyo de su criterio. Dice que lo que intenta el Gobierno es anticonstitucional, y añade que no es admisible que al Congreso se le presente un proyecto completo y al Senado un trozo de proyecto. (Continúa la sesión. SENADO SESIÓN DEL DÍA i3 DE OCTUBRE A brese la sesión á las cuatro menos cuar to, bajo la presidencia del general Azíárraga. Siéntanse en el banco azul los ministros de Instrucción pública, Marina y Estado y el presidente del Consejo. HOMENAJE A SALMERÓN El Sr. LABRA, en nombre de la minoría republicana, pronuncia un discurso necrológico rindiendo un sentido homenaje á la memoria del Sr. Salmerón. Habla de la influencia que el Sr. Salmerón tuvo en la evolución de las ideas en España, de su grandeza de alma, de su energía. Era- -dice- -un amante de la verdad, Basta el apasionamiento, y la persiguió con an desinterés absoluto. Era un luchador como pocos, y negaba en la pelea hasta á la ilusión. Cuando sufría lina derrota no se desanimaba, y pronto volvía á palpitar en su pecho la esperanza. Recuerda las últimas palabras que pronunció Salmerón refiriéndose á la patria española, y dice que ante el finado era un gran patriota. Expresa su agradecimiento por los honores que dispensó el Gobierno francés á los xestos del Sr, Salmerón, y agradece también al Gobierno su deseo de rendir al cadáver de su amigo grandes honores, que por modestia no aceptó la familia. El Sr. GROIZARD se asocia, en nombre del partido liberal, al panegírico que acaba de hacer de Salmerón el Sr. Labra. Dice que Salmerón era una gloria nacional. Recuerda la obra que realizó en el Parlamento y en la cátedra, y añade que ha ijado un hermoso legado que sus discípulos recogerán. Termina recordando que en tiempos de la República, cuando halláronse en contradicción sus convencimientos morales con las exigencias del cargo que desempeñaba, no Vaciló en dar su dimisión. El general LÓPEZ DOMÍNGUEZ habla en nombre de los demócratas y se asocia también al homenaje que el Senado dedica i Salmerón. Recuerda las primeras campañas de Salínerón y la influencia enorme que ha ejerSdo sobre la legislación patria. Termina dirigiendo un respetuoso saludo f la familia de Salmerón. El Sr. ODÓN DE BUEN habla en nombre de los solidarios. Dice que Salmerón dejará un. vacio enorme y que- en Cataluña su muerte ha causarlo urrmielo general, y añade que sus disíípulos tratarán de continuar su obra. El Sr. MAURA dice que el Gobierno participa del sentimiento de los oradores que te han precedido en el uso de la palabra. Alude á las divergencias de criterio que existían entre el Sr. Salmerón y él, y dice que durante una lucha incesante y de larga duración pudo apreciar sus altas cualidades jnorales é intelectuales. CONGRESO