Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO E L MUNDO POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO l IS 4 S DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO UNA OBRA. I M P O R T A N T E VILLA FRANCA DEL B 1 ERZO. EL VIADUCTO SOBRE EL RIO BURBIA, RECIENTEMENTE INAUGURADO LOS ESPAÑOLES EN EL VATICANO POR CORREO ROMA, 8. Digna d e ser recogida es la audiencia especial otorgada por Su Santidad á los peregrinos españoles de Andalucía y León, venidos á Roma para ofre er sus respetos y plácemes al Pontífice por sus fiestas jubilares. Congregados los españoles, que no bajaban de doscientos, en la Sala Clementina y en la del Consistorio, veíase al frente de ellos al arzobispo hispalense, Sr. Almaraz, y al prelado de León, Sr. Sanz y Saravia. Con ellos estaban los canónigos Sres. Almaraz (D. Eugenio) Pérez Córdoba y Oliva, el deán de Sevilla, D. Manuel Torres, y el párroco de la Magdalena, de aquella ciudad, D. José González. Otras distinguidas personas y damas de la aristocracia andaluza destacábanse del cer tro del grupo. El Papa entró- n la sala Clementina y la recorrió, dand J á besar su mano á todos y cada uno de los peregrinos. Arrodillado ante S. S. el arzobispo de Sevilla ofreció al Pontífice el rico presente con que aquella archidiócesis se asocia á las U NA AUDIENCIA DE PÍO X- fiestas del jubileo. El mismo prelado leyó en presencia del Papa el mensaje que los católicos leoneses le dirigen por conducto de su obispo en esta fausta ocasión. Concluyó el Excmo. Sr. Almaraz pronunciando un breve discurso para testimoniar el afecto, fidelidad y obediencia del pueblo español á la Santa Sede, lamentándose de que el genio del mal haga tantos estragos en tierra donde las doctrinas del catolicismo tuvieron siempre hondas raíces. Los mensajes de los peregrinos hispalenses y leoneses son preciosos documentos, escritos en pergaminos miniados. Recogiendo las palabras del metropolitano de Sevilla, Pío X dirigió una sentida alocución á los españoles, á quienes había dispensado la gracia de tal audiencia. Su Santidad mostróse muy reeonocido á los sentimientos que por todos había expresado el prelado hispalense; declaró que le placían muy singularmente tales manifestaciones, por tratarse de España, que, entre todos los Estados, es el reino católico que ocupa el mejor lugar en el corazón del vicario de Cristo, tanto por su fe como por sus virtudes. Se felicitó de que los peregrinos hubiesen visitado la basílica del Pilar y el santuario de Lourdes antes de llegar á Roma. Y después de agradecer vivamente las plegarias que en Zaragoza y en la gruta ve- nerada habían elevado los españoles á Dios por el bien de la Iglesia y los consuelos de su jerarca supremo, y de alentarlos á perseverar en la lucha contra el error y en defensa de las buenas doctrinas, concluyó diciendo: Que la bendición de Dios descienda sobre la archidiócesis de San Isidoro, edificada con sus trabajos, robustecida por sus virtudes é iluminada por su excelsa doctrina, y ahora puesta bajo su patrocinio; descienda sobre la diócesis de León que guarda las preciosas reliquias del santo doctor, y asimismo, sobre España entera, sobre vuestro Monarca y su augusta esposa, sobre la Reina madre que tantos ejemplos de virtud ha dado, y, en suma, sobre todos los miembros de la Real familia. Hizo el Papa extensiva su bendición á todos los presentes y ausentes, prelados y seglares, que en líspaña alientan en el espíritu de Ja Iglesia y se mantienen leales á sus doctrinas. Y haciendo luego la señal de la cruz en el espacio sobre los peregrinos emocionados que de rodillas se inclinaban ante la figura impresionante del vicario de Dios, terminó este acto que tan profunda huella ha dejado en el corazón de cuantos lo presenciaron, CACCIA