Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LIÍNBS 12 DE OCTUBRE DE 1908. EDICIÓN 1. PAG. 4. significación históriea es la de elemento re- señalado, no hayan recogido las huestes liberales la bandera que hoy tremolan los tardador de innovaciones políticas. Pero estamos en el país de los viceversas, conservadores. De haberlo hecho, sobre loy de ahí la anomalía de que veamos á los grarse desarrollo más razonable y eficaz del conservadores acogiendo generales clama- proceso de transformación política que aho res de descentralización y dispuestos á re- ra se inicia, y que, de un modo ó de otro, ha nunciar en favor délos pueblos parte délas de continuar desarrollándose, cual toda asfunciones de gobierno, mientras que en- piraeión sólidamente encarnada en la confrente de ellos, los partidos llamados libe- ciencia popular, habríase evitado dar origen rales combaten sañudamente la reforma, á que nazca y se arraigue en la opinión immostrándose en oposición con sus antece- parcial la sospecha de que la dura oposidentes y su historia. Y como esto no puede ción, las exageraciones y el encono de quiehacerse á la luz del día sin abjurar de unos nes se llaman liberales, en combatir reformas y de otra, como de no ayudarse con juegos descentralizadoras, acordes en gran parte de palabras no les sería posible oponerse á con las que repetidas veces prometieron ellos- una descentralización que constantemente acaso no provenga de convicciones, sino predicaron pata ganar votos y levantar el del despecho ae que sea otro partido el que desacreditado tinglado político, ponen es- proponga la reforma, y del temor d e que pecial cuidado en no mentar siquiera la con ella, y á semejanza de lo que en Catadescentralización, poniendo en su lugar el re- luña aconteció en las ¡pasadas elecciones, se gionalismo, y procurando, por todo medio, que desarme y arruine el andamiaje caciquil en lo confunda la opinión con el separatismo. que se apoya el sistema de opresión que paKo es extraño; ha tiempo que en las con- dece España, en beneficio de los políticos tiendas, reconciliaciones, alianzas y compo- profesionales. nendas d nuestros políticos es usual no ¿Que todo esto son malévolas suposiciopreocuparse con el fondo de las cosas, sino nes... Pueáe ser; pero las apariencias dan con las apariencias; en cuanto se halla una lugar al recelo, y no falta quien recuerde palabra, una fórmula, con que tapar la reali- que en memorable sesión de la pasada ledad, dando apariencia de personal sacrifi- gislatura quiso él Sr. Moret sublevarle la cio ó patriótica transacción á las más injus- mayoría al Sr. Maura, lanzando á los diputificables abdicaciones, se considera zanja- tados de aquélla, á modo de argumento da toda difícaltad, y orilladas irreductibles Aquiles, un apostrofe, preguntándoles, palaimposibilidades. í, o que ahora se hace no es bra más ó menos: ¿Qué será, si se aprueba gino nueva aplicación del cómodo sistema esta ley, de vuestras actas? ideado para facilitar el disfrute ó la conDtON ÑUÑO quista de la influencia y el poder, sin que ideas, convicciones, ni conducta anteriores sean á ello estorbo. Pero, ¡ay! esas habilidades, que cuando el pueblo era sublimeUNIFORMES Ayer apareció, por mente candido servían perfectamente de fin, en el órgano espeso manto que recataba móviles é in- cial del ministerio de la Guerra la labor ofiretenciones, ya no son hoy sino leve cendal formadora del hombre encargado de aqstel que ni tapa ni aun vela. departamento. Hablemos claro. ¿Es que en España exisDe la puerilidad de la reforma se ha dicho te verdadera libertad para el desenvolvi- bastante; de la inoportunidad, también. Del miento de la vida y actividades de indivi- coro de alabanzas que inspira no podemos duos, sociedades, municipios, etc. No; to- hacernos eco. tos interesados no han de dos estamos convencidos de que al absolu- exteriorizarlas. Mejor es que ande por dentismo de antaño ha sucedido el despotismo tro la procesión. de hogaño; que nadie puede moverse sin Cuando el reformado aparezca permuso del Gobierno; en la conciencia na- por esas callesuniforme las niñas casaderas de Dios, cional está que en cada pueblo hay uno ó y románticas serán las encargadas de dar dos tiranuelos apoyados en los de la co- su voto sobre el peor ó mejor gusto de la marca, y éstos en los que reinan en las altu- innovación. ras de la política; es notorio que no se mueParece que ve la hoja en el árbol sin la voluntad puesto la vista al trazarse el figurín se ha en más allá de las fronteras. cmnipotente de estas gentes, que la más in- Es ea lo único en que ha sido imitado el exsignificante obra individnal, municipal, de tranjero. Otras cosas más importantes había cualquier orden, ha de pasar por el duro que imitar; pero ppi de pronto nos hemos calvario de un largo expediente, resuelto quedado con el vestuario. casi siempre por personas á quienes, muy Estos príncipes de milicia son frecuentemente, sólo importa acomodar la trascendentales. IJstela de ahora seasí de resolución á exigencias del interés político. con los uniformes. Otro tíubo que por mete todo Que hace falta sacar triunfante á un candi- meterse se metió con las bandas de tamdato en un distrito; pues á dar favorable bores. despacho á todos los asuntos, allí pendienY tes, que puedan proporcionar votos y á re- hacees que en lo militar, como en lo civil, falta savia nueva, gente jbven ventar á los del bando opuesto: así sea su deje influir por la vida moderna conque se todos derecho claro eual luz de mediodía. Que un sus impulsos y atractivosa, no gente andasantón, de los que en el partido pitan fuerte, na, naturalmente egoísta de su reposo y lóse tuerce; pues contentarlo á fuerza de favo- gicamente refractario á fuertes emociones y res, y caiga el que caiga. Que un diputado á estudios que hurtan sosiego á quiere mover escándalo; pues á desarmarlo suprofundosnaturaleza. gastada por igual medio Resulta, pues, inocente, porque en eso del Ya sabemos que nada descubrimos con candor coinciden muchas veces la infancia la pintura anterior; pero precisamente por y la senectud, una reforma que, esperada, ser todo ello cosa, de sabida, olvidada, re- apetecida, reclamada por todo el mundo, se sulta más evidente que, con tanto hablar de reduee al convertirse en i rosa gacetablej á libertad durante un siglo, la libertad no pa- modificar las hombreras, las bocamangas y rece; y por ello resalta que las propagan- parte del calzado. das, luchas y revoluciones de marras no han dado otro fruto que trocar la antigua en moderna tiranía. De aquella sabemos, por refereneia, que era mala; de ésta, que es la on un tiempo espléndido pasó la fiesta que ahora, á túrdigas, nos va desollando dominical. No necesitó más el buen poquito á poco, díeenos la propia experien- pueblo madrileño para darse un día de regoeijo. cia que es ya intolerable. I,o s aragoneses celebraron de víspera la Es verdaderamente sensible que por trastorno de todas las leyes de la lógica, antes. festividad de la Pilanca, su patrona. Ea I a Huerta hubo banquete y jota para prepatación de las fiestas on jota que habrá hoy. También hubo regocijo, ó debió haberle, entre los industriales de droguería. El árnica y el tafetán inglés deben alcanzar hoy un precio fabuloso, como consecuencia del consumo enorme que se hizo ayer en las cuatro fiestas taurinas que hubo en Madrid. En la plaza grande, Mazzantinito cogido y herido. En la de Carabanchel, dos ó tres cogidas. En la de Tetuán, la mar de contases, porque, allí la novillada degeneró en motín y en pedrea general. En la Ciudad I 1 neal, revolcones sin número. Así de amena fue la jornada taurina de ayer. ¡Ah! En la corrida de la plaza de la carretera de Aragón fue detenido un puntillero. El hombre itió l l j d h d t el respetable p ú b c o se g y potstó. Eso si, no llegó á pedir la cabeza del osado diestro. I a política quebrantó el precepto dominical; El Congreso y el Senado celebraron sesión preparatoria de la de hoy, porque no perdonas nada. Esta vez no ha habido reunión previa de mayorías. Del mal el menos. Murió la infeliz víctima del palo de un consumero, reclutado indudablemente en alguno de los aduares del Rif. Hubo t u caso de muerte por hambre, que es enfermedad terrible y muy difundida, sin alarmar tanto como el cólera. Un devoto del alcohol la emprendió á puñetazo limpio coa dos guardias, poniendo morada la cara de su autoridad. Y pocos sucesos más. Por la noche, ninguna novedad, ni aun ea los teatros. CRÓNICA IB. INFORMACIÓN POLÍTICA LOS DEMÓCRATAS MADRID AL DÍA c u el domicilio del general I ópez Domín guez se reunieron ayer tarde los senadores y diputados demócratas, con asistencia de los señores duque de L, ernia, D. Bernabé Dávila, D. I uis Palomo, D. Amalio Gimeno, D. Trinitario Ruiz Capdepón, D. Pío y D. Eduardo Gullón, D. José y D. I, uis Canalejas, D. Trinitario Ruiz Valarino, don Emilio Díaz Motea, D. Tirso Rodrigáñez, D. José Martínez Escolar, D. Felipe Sánchez Román, D. Fermín Calbetón, D. Juan Alvarado, D. José Francos Rodríguez, D. J. García I,o mas, D. Federico Loygorri y señor Aldecoa Enviaron su adhesión por no poder asistir por enfermedad ó ausencia los señores Arias de Miranda, Chinchilla, marqués de Tavara, Ríu, Lara, Alonso Castrillo, Vega Seoane, Berlanga, marqués de Valdeterrazo y Zaldo. Hizo primeramente uso de la palabra el general I ópez Domínguez, dando cuento de las conferencias celebradas recientemente con el Sr. Moret para iniciar una intelifencia parlamentaria entre demócratas j lierales. Anadió el general que durante el desarrollo de la nueva etapa parlamentaria esta inteligencia entre ambas minorías se ha de hacer ostensible. Habló después el Sr. Canalejas, asintiendo á lo dicho por el Sr. Iyópez Domínguez, y exponiendo su opinión favorable á que en la presente legislatura haga la minoría democrática una activa campaña. Se acordó mantener la representación de la minoría en las comisiones parlamentarias. En cuanto á las comisiones del Senado, en las que hay más de un demócrata y ningún liberal, se acordó dejar á éstos ua lugar. Se dio al general I, ópez Domínguez un voto de confianza, tanto para este asunto tomo para los que puedan surgir, y especialmente para proseguir las gestiones re-