Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO E L MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y DE TODO EL MUNPOR CABLE, POR TELÉGRAFO Y JIJí S S i n- nni 1 M S Wfl 1 HH m 3 M R ro WPM S Ry ffit MADRID. TEATRO ESPAÑOL ESCENA FINAL DEL SECUNDO ACTO DE LA NUBE DE D, CEFERINO PALENC 1 A Fot. R, Cifuentes. rado regionalismo, nacido de facultades exageradamente autónomas concedidas á las provincias, que; ejerciéndolas á su arbitrio, producirían extremada diferenciación 7 L PAÍS DE LOS VICEVERSAS No es ló- entre la vida y leyes de diversas regiones. gico, pero Con el pomposo rótulo de regionalismo sí frecuente y propio de hombres, no asus- puede en otras quedar el poder escasamentarse de cosas y espantarse de palabras. te descentralizado. En uno y otro caso la Y cuenta que en tal inconsecuencia y en trabazón de las regiones en cuerpo nacional los absurdos resultados que de ella se deri- no depende de la constitución política, sino van no incurren solamente las muchedum- de las relaciones entre ellas existentes, de bres indoctas, sino que del engaño partici- la necesidad que unas tengan de otras, de pan no pocas personas cultas cuando su condiciones geográficas, étnicas, históricas, ilustración no va ayudada de espíritu re- etcétera etc. ílexivo. De otra parte, en cuestiones de imPero es el caso que quienes en España se portancia con las cuales se ligan opuestos encuentran bien hallados con la aetual orintereses nunca faltan gentes que, movidas ganización del artilugio político que padepor- egoísmo ó preocupaciones, advierten las cen todos los españoles que, ó no son moniventajas que para imponerse á los demás gotes del retablo, ó no manejan los cordones puede reportarles el fomentar la general que mueven las figuras, quieren, naturalconfusión, embrollando ideas para evitar mente, defender el sistema en que se funda que, rascando en los vocablos, llegue á ver- su poder, amenazado hoy por embates de se lo que existe realmente detrás de ellos. abajo y más concretamente por iniciativas Así, basta hacer de cualquier palabra un es- de arriba, formuladas en el proyecto de Adpantajo para atemorizar con ella fácilmente ministración local á las gentes. Y cátate el conflicto; pues claro es que Algo, no mucho de esto, oeurre con las para quienes hoy representan en la política palabras descentralización y regionalismo, española las ideas que, más ó menos avanfuie representan en la esencia una misma zadas, engendraron durante casi un siglo idea. Con el modesto nombre de descentra- libros, periódicos, discursos, campañas y lización puede un país llegar al más exage- revoluciones, movido todo ello por el afán EL PLEITO DEL REGIONALISMO de dar mayores libertades á los pueblos y manejado como ariete contra los abusos del poder político de camarillas ó gobiernos que detentaban atribuciones y facultades de la soberanía nacional; para los que se llaman liberales, resulta sumamente difícil combatir, sin pecar de inconsecuentes, aspiraciones orientadas por el deseo de gozar de libertad más amplia. Porque es el caso que á nadie hubiera sorprendido, pues esto era lo lógico, que las agrupaciones políticas que hicieron é intentaron varias revoluciones en nombre de la libertad; que en sus programas dieron á todos los vientos promesas de radical descentralización; que por lograrla combatieron y derribaron no pocos gobiernos; que en públicos documentos que la Historia conserva, muchos firmados por prohombres que todavía viven y todavía influyen en el rumbo político de los partidos liberales, á nadie habría sorprendido, repetimos, que las actuales aspiraciones por Cataluña claramente formuladas, que más ó menos abiertamente se manifiestan en otras regiones del territorio español y que en las aún atrasadas en este movimiento laten más recónditas, hubieran sido recogidas y patrocinadas, ya que no íntegramente, al menos en tendencia, por los partidos liberales, y combatidas ó regateadas por los conservadores, cuya