Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 7 DE OCTUBRE DE 1908. EDICIÓN 2. a PAG. 7. se hará aquí lo mismo con las procedencias 3 e Bulgaria que se encuentren en nuestras Aduanas. ADMINISTRACIÓN LOCAL darte, bordado en oío, era magnífico! No se podia desaprovechar la ocasión... Se acordó que la banda fuese á la estatión. Courtbouülon tocaría un solo de bom- p n el Senado, según estaba anunciado, se reunió ayer la Comisión que entiende en la parte del proyecto de Administración local remitida á la Alta Cámara. Asistieron los señores marqués de Pidal, Fernández Prida, Montejo, marqués de Ibanra é Hinojosa, que continuaron el estudio leí proyecto, comenzado en días anteriores. LOS ALCOHOLES A yer llegó á Madrid el Sr. Madolell, el tual convoca para Eoy a una retmiéa al Sindicato alcoholero, con objeto de gestionar la reforma de ia ley de Alcoholes. Al efecto visitarán al Sr. González Besada tan pronto como éste regrese á Madrid, para insistir en las reclamaciones que le tienen hechas. en el mlaurant del Monte Ulía, con el duque de Tovar, el embajador de España en el Quirinal. Sr. Pérez Caballero, y el señor Romeo. Después del almuerzo fue con el Sr. Padilla, secretario de la Legación de Esp aña en Tánger, á visitar la torre Satrústegui. Ahora marcharon las personalidades ci tadas, en el automóvil del duque de Tovar, á Biarritz, y en el tren de la noche marchará el Mokri á Madrid. Descansarán algunas horas en la corte j saldrán para Andalucía, donde pasarán cua tro días antes de regresar á Tánger. LA NAUTILUS P O 1 TELÉGRAFO D 2 UESTRO SERVICIO PARTICULAR EL FERROL, S, 6 T CONGRESO CIENTÍFICO f on objeto de que S. M, el Rey pueda pre sidir una de las sesiones del Congreso general científico que organiza en Zaragoza la Asociación Española para el progreso de las ciencias, el Comité ejecutivo de la misma ha acordado transferir la inauguración de esta magna Asamblea, que se celebrará éntrelos días 22 y 29 del corriente, dedicándose el primero á la apertura, y el tltimo á la clausura del Congreso. El ministerio de la Guerra va á dictar una Real orden autorizando á los capitanes generales para que concedan permiso á los je- 1 fes y oficiales del Ejército que deseen asistir al Congreso de Zaragoza. La Asociación francesa para el progreso de las ciencias ha designado al doctor Arturo Chervin, de París, para que la represente en la Asamblea científica que va á eelebrarse. Mr. Chervin presentará tres comunicaciones al Congreso: una sobre asimetrías y deformaciones de los cráneos humanos, otra sobre la tartamudez y la tercera Sobre demografía. CUENTOS ILUSTRADOS bo. Llegó el día solemne. La llegada del tren fue saludada con aclamaciones entusiásticas. Y cuando el ministro asomóse sonriente ala ventanilla del coche que ocupaba, ¡aquello fue el delirio! Courtbouiilon empezó á tocar. Sonó el bombo, y al momento, contagiados los demás músicos, también sacaron sonidos de sus respectivos instrumentos. Los clarinetes lanzaron ruidos inverosímiles, los cornetines desafinaron, las flautas silbaron desesperadamente. C l capitán general del departamento ha ido á bordo de la JSlauhlus para dar la bienvenida á la tripulación en nombre del ministro de Marina. Esta noche se celebrará en el teatro un brillante espectáculo en honor de los oficiales y guardias- marinas del buque- escuela; dicho espectáculo, organizado por distinguidas damas, será para arbitrar recursos con destino al monumento de la ilustre Concepción Arenal. EL FERROL, 6, 6 T. p 1 general Arce, gobernador militar de la plaza, y una nutrida representación del Ejército han estado á bordo de la Nautilus, cumplimentando á su jefe y saludando á los tripulantes. L El comandante de la Nautilus desembarcó más tarde en unióii de una comisión de oficiales á sus órdenes, devolviendo la visita al gobernador militar, quien á su vez obsequió atentamente á los marinos. E! FSRROL, 6 j I O N A beneficio de los pobres, y en honor di los oficiales y guardias marinas de la Nautilus, se ha celebrado en el teatro un cotillón, organizado por distinguidas damas. L A BANDA DE SALMISLES- CANARDS Antes de morir, Mr. Crespetin quiso que sus conciudadanos tuvieran algo que agrá- 1 decerle. Salmis- les- Canards, el pueblo donde había nacido, tenía un buen material de Incendios v una campana; le legó una banda. Hizo bien las cosas. El legado era cuan- tioso y todo Salnus- les- Canards desfiló por la Casa de la Villa para contemplar los Instrumentos enviados desde París. No faltaba nada: flautas, clarinetes, saxófonos, cornetines, bombo y platillos. Después de admirar aquellos instrumentos, se pensó en escoger quiénes habían de formar parte de la banda. Como los habitantes no sabían música, la cosa fue sencilla. Se echaron suertes. A Cabescou, que es muy alto, le tocó una flauta pequeña; á GrosbedoHj que es chico y regordete, el trombón; á Courtbouiilon, que es muy gorlo el bombo. Pocos días después empezó á circular una gran noticia: el ministro de Bellas Artes pasaría pronto por Salmis- les- Canards. Se acordó que fuese á la estación una comisión del Ayuntamiento. También se habló de la banda. Formaría parte de la comisiór? Ninguno de los músicos sabía tocar. Courtbouillon era el úrico que podía sacar del bombo algunos sonidos sin desafinar. ¡Pero los instrumentos eran hetrcosos! ¡El estan- A TRAVÉS DE LA FRONTERA lipso, no puede consolarse. ¡Ama tanto á los reyes, por lo mismo que no los tiene y que se pirra por ellos! Ahora esperaba la visita de un soberano, de color él, pero soberano al fin, y la majestad es lo mismo blanca que negra, verde ó amarilla. Sisowath es un simpático monarca. Su reino es de este mundo. Se llama Cainbodge. Ya saben ustedes hacia dónde cae. Y Sisowath cae, siempre que puede, hacia París. La última vez fue hace dos años. Lleva consigo dos hijos, que dejó en el Continente para que se hiciesen hombres, estudiando cosas europeas. Llevó también un bueit golpe de bailarinas de su país, jóvenes, bellas en su raza, alegres, sonrientes. Ellas constituyeron también, durante varios días, la nota interesante de París. Se las veía por todas partes, porcme ellas también se dejaban ver. -Ahora, como queda dicho, la majestad cambodgiana debía volver á París. Había anunciado su visita. El Gobierno francés le había preparado un cañonero, el Mottette, ea Tolón. En París también le esperaban los delegados de las autoridades y las aspirantes á bailarinas del lejano Palacio Real. -Pero Sisowath, como Cachupín, se queda en casa. No sale por ahora de Prom, Pehn, sa capital, AUtesperará- á sus- hijos. VENGAN PRINCESAS! París, como Ca- t, Mientras tanto, alejábase el tren, y el ministro, recostándose muellemente sobre losj cojines del coche, murmuraba emocionado: ¡Qué hermosa es la Marsellesa Pocos días después, el periódico oficial publicaba un decreto del ministro de Bellas Artes nombrando oficiales de Academia á ¡los individuos que componían la banda de Salmis- les- Canards. Hay que añadir que el ministro era algo sordo ETIENNH JOLICLER. EL MOKRI EN ESPAÑA POR TELÉFONO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR SAN SEBASTIÁN, S, 4 T l p l Mokri, que llegó anoche en el s udex preso, con su hijo, el ministro de Ha- k cí enda de Hafid y un alto funcionario de Obras públicas de Marruecos ha almorzado