Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 6 DE OCTUBRE DE 9o8 gDICION i. PAG. 13 ECOS MILITARES Ikyer se mandó al Diario Oficial firma de S. M. que comprende la combinación de ascensos y destinos, Lleva la fecha del 3 del corriente, en Austria, y mañana se publicará en dicho periódico. U a regresado el general lauque del viaje que hizo á Zaragoza acompañando al Sr. Moret También ha vuelto el general Espinosa de los Monteros. Oara Alicante, y en uso de licencia, salió anoche el general secretario de la Dirección de la Guardia civil, D. Antonio Tovar. Durante su ausencia se hace cargo del despacho el coronel D. Enrique Feliú. pl general Primo de Rivera ofreció ayer sus respetos á la infanta doña María Teresa. el ministro de la Guerra conferenció al mediodía el capitán general de Ma- drid. C e ha hecho cargo de la subsecretaría de Guerra el general Sr. Montes Sierra, cesando en el despacho de la misma el general Sr. García de la Concha. 1 a brigada que manda el generaí San Martín, compuesta de los regimientos de Infantería de Saboya y Wad- Ras, salió ayer para el pueblo de Fuencarral, con objeto de realizar un paseo militar. TRIBUNALES 1 OS ETERNOS CELOS tía nuestro nú mero anterior publicarnos un relato de los hechos originarios del crimen de Mariano Pérez García, el procesado que ayer tarde compareció en la Sección primera de la Audiencia á responder de su delito. Tiene veintiún años, y manifestó á preguntas del fiscal, Sr. Ruiz Andrés, quien, considerando, sin duda, esta causa de importancia, asiste á la vista, que sostuvo algún tiempo relaciones amorosas con Mercedes, una joveneita de diez y seis años de edad, de la cual se enamoró perdidamente. Fiscal. ¿Por qué, pues, dejó usted las reíaciones? Procesado. -Porque Mercedes fue un día á cierto baile acompaña de otro hombre. El procesado refiere á continuación cuánto sufrió á causa de la volubilidad de carácter de su amada, citando casos que demostraban la poca formalidad de aquélla. Se esfuerza en pintar á su novia como muchaeha de poco juicio, si bien afirma que en un principio le amaba hasta el extremo de decir á su madre que preferiría la muerte á romper sus relaciones. F. ¿Usted hizo algo por reanudar sus interrumpidos amores? P. -Sí, señor; la perseguí muchas veces, la rogué que no me abandonase y hasta llegué á celebrar una entrevista con el nuevo novio de Mercedes. F. ¿Qué le dijo á usted ese individuo? P. -Me contestó que no dejaría las relaciones, porque quería á la muchacha tanto como yo pudiera quererla. F. ¿Puede referir lo que ocurrió el día de autos? P. -Sí, señor; me encontré á Mercedes y á Vicente en la calle de Galileo, y, al verme, se fue á aproximar él á mí, haciendo ademán de sacar una navaja; yo me contuve, porque no buscaba cuestiones ni oen- dencias; pero al observar que mi rival emPvMiaba un cuchillo, saqué también un arma con propósito de defenderme; me atacó, fui á repeler la agresión, y al tirar el primer viaje se interpuso la pobre muchacha y la herí sin querer. El procesado se expresa con habilidad, aunque parece estar dominado por los nervios. Es joven, como hemos dicho; de estatura regular y de achulapado aspecto. El acusador privado, Sr. Sanz, le dirige algunas preguntas referentes á la forma en que agredió á su víctima, sin que llegue á esclarecerse si ésta se hallaba de espaldas ó de frente. A continuación informa el perito médico, Sr. Segarra, describiendo minuciosamente las heridas que la joven Mercedes presentaba Dichas heridas eran tres; de ellas, dos mortales de necesidad, y situadas todas en la espalda El Sr. Segarra entiende que ei procesado hirió súbitamente, con rapidez tal, que no dio tiempo á su víctima para huir ni apercibirse á la defensa. Comparece después Catalina Villarroya, madre de la infortunada Mercedes, y al verse en presencia del Jurado prorrumpe en desgarradores gritos. Comienza á declarar, afirmando que no conoció al segundo novio de su hija, p es del único que tuvo noticias fue de Mariano Pérez. No presenció el hecho de autos, porque cuando el crimen se cometió encontrábase en su domicilio, donde le dieron la terrible naeva. Al ir á retirarse del estrado advierte la pobre madre que está en el banquillo el matador de Mercedes y le increpa duramente, llamándole asesino y ladrón. Los ujieres la conducen fuera de la Sala casi violentamente, y el público comenta emocionadísimo latriste escena. El portero llama al testigo Vicente Ruiz, y la presencia de éste produce un movimiento de expectación entre los que se encuentran en el local. En efecto, Vicente es el novio de Mercedes, el que iba con ella cuando el delito se perpetró. Deelara que, en efecto, acompañaoa á la muchacha por la calle de Galileo la noche de autos, cuando s e presentó Mariano, quien, á su juicio, estaba escondido esperándolos. Niega que él sacara la navaja jaara agredir al procesado; pero cree que éste no se propuso herir á su ex novia, sino á él. Las puñaladas- -añade- -eran para mí; pero se interpuso Mercedes, y resultó muerta. A preguntas del fiscal dice que conoce á Mariano de haber trabajado en su compañía en un teatro de aficionados. Niega que Mercedes paseara con él por los sitios donde era fácil encontrar, al procesado, pues entiende que aquélla no se preocupaba poco ni mucho de su antiguo novio. Marcelo Carroto, amigo de Mariano, declara que conocía las relaciones amorosas de aquél, y afirma que la madre de la muchacha las autorizaba, habiendo llegado á aconsejar á Pérez García que golpeajfe ¿Marcedes si no era buena y obediente. A continuación comparecen otros testigos de la defensa, dando al Tribunal informes favorables de la conducta de Mariano. Hoy se dará lectura de la piueba documental y comenzarán los informes. Dícese que habrá modificación de conclusiones. Acusados de haber asesinado á un guarda del monte La Povedilla (término de Robledo de Chávela) comparecieron ayer tarAf en la S f ión cuarta de c criminal los A CAZA FURTIVA hermanos Marcelino y Sevenano Camón, de diez y nueve y diez y seis años de edad, respectivamente. La prueba practieaqa en el juicio resultó favorable para Severiano, pues no sé demostró que hubiera aconsejado á su hermano que disparase contra el guarda porque éste pretendía quitarle un conejo, que es lo que se creyó hasta ayer, y el fiscal retiró la acusación para el muchacho, manteniéndola para. Marcelino, á quien sigue suponien do autor de un asesinato, aunque sin la cir cunstancia agravante de despoblado. El acusador privado, Sr. Portillo, entiende que ambos procesados son autores de c uel delito; pero como también ha modifido, suprimiendo la agravante, ha desaparecido la pDsibilidad de que Marcelino pudiera ser condenado á la última pena El defensor, que lo es el joven y logoso letrado Sr. Llasera, mantiene sus conclusiones, afirmando que Severiano no intervino en el crimen, pues éste lo realizó Marcelino Cardón, aunque en defensa de su hermano. Pedirá, pues, que se le absuelva. La prueba testifical, fuera de lo indicado, no arrojó luz alguna sobre el hecho que se persigue, pues la mayaría de los citados á declarar no conocían el delito más que de referencia. En vista de ello, los acusadores y el defensor renunciaron á muchos tes tigos. Acusaron los Sres. Cardenal y Portillo. Hoy informará el Sr. Llasera, y probablemente, si el joven abogado no hace un discurso extenso, habrá veredicto. UN PASANTE DE UESTRO CORRESPONSAL ESPECIAL A B C EN ROMA Las ooiencias europeas firmaron hace años en Mürsteg un acuerdo por el cual Rusia y Austria monopolizaban la misión de Telar por el orden en Macedoma. Este acuerdo, que se llamó el pacto de Mürsteg constituyó pronto un peligro para la paz europea. Con las envidias de los Estados rivales, las intrigas de Turquía, ayudada por Alemania, y las divergencias entre Rusia y Austria, la situación, en vez de mejorar, se complicó. Han coincidido además dos necnos; una modificación en las condiciones interiores del Imperio otomano, debida á la proclamación de una nueva Constitución, y eliracaso de la acción colectiva de las potencias. Austria, abusando de las facultades que le fueron concedidas en Mürsteg, ha hecko una política personal en la península de los Bausanes. El principado de Bulgaria, á pesar del Tratado de Berlín, no oculta su deseo de declararse independiente, y para afirmar su personalidad se ha apoderado de una vía férrea que pertenece á Turquía. Todo esto es lo que ha. impulsado al señor Iswolsty á ir al castillo de Desio para conferenciar con el Sr. Tittoni y para ratificar los acuerdos diplomáticos ya convenidos entre Roma y San Petersburgo. Según la Prensa oficial, las relaciones entre Italia y Rusia son más cordiales que nunca deSDués de la entrevista de Desio. He sabido además que los dos ministros se han puesto de acuerdo para pedir al Saltan que resuelva cuanto antes la cuestión de Macedonia, que tiene el privilegio de turbar, desde hace quince años, el sueño de los diplomáticos. Si Abdul Hamid no consigue resolver el problema, las potencias e ropeas intervendrán por interés de la paz También me han dicho que el Sr. IbwoísI SWOLSKY Y