Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 6 D E O C T U B R E D E 1908 EDICIÓN i. PAG. 4 transeúntes caminan despacio, sin prisas ni apresuramientos; los tranvías se deslizan tranquilos, sin ruido de ningún género; los coches, guiados por unos aurigas muy viejecitos, van siempre al paso; los ómnibus no molestan, pues no tienen ni cobrador... Cada pasajero, al entrar en el coche, echa una moneda de diez céntimos en un aparatito automático, y recibe, en cambio, su billete. jEncantador sistema para implantarle en nuestros tranvías! ¡Ni Dios pagaba un perro! Calculad mi asombro hoy cuando, al llegar á Dresde, me encuentro la población revuelta, todo el mundo en las calles, banderas y estandartes por todos lados, los regimientos formados y las bandas ejecutando alegres y marciales marchas. ¡No; ésta no es la ciudad que yo conocía; me la han cambiadol Y es que el pueblo sajón no ha querido ser menos que Munich, ¿andau y Budapest y se dispuso á recibir al Monarca español con todos los honores I- 1 trayecto que recorrió D. Alfonso desde la estación Central hasta Palacio fue una serie continuada de ovaciones. a tetraza del Belvedere ofrecía un golpe de vista imponente. Toda la ciudad había salido á aclamar al Monarca español, cosa extraña en estos pueblos fríos y flemáticos, que contemplan las visitas que otros Reyes los hacen con curiosidad, sí, pero sin entusiasmo. A D. Alfonso recibiéronle en Dresde como seguramente no ha sido recibido aquí Monarca extranjero alguno, y las aclamaciones con que fue saludado al subir en el coche no cesaron un solo instante durante todo el larguísimo trayecto recorrido por la regia comitiva. Una vez en Palacio, la muchedumbre continuó estacionada durante todo el día, esperando, sin duda, que el Rey saliera á la calie otra vez para aclamarle de nuevo. También vinieron á saludar á D. Alfonso parte de la colonia española en Berlín y algunos españoles que allí accidentalmente residen, entre ellos el Sr. Luca de Tena y su bellísima esposa. En Palacio hizo los honores la princesa Juana Jorge, hermana de Casería. Mientras, en el suntuoso comedor de gala celebrábase el banquete oficial, un poco frío quizá, porque no hay que olvidar que en esta Corte de Sajonia falta algo que es esencial en ñestas y ceremonias, algo que es luz, y es alegría, y es vida... Fáltala divina sonrisa de la mujer. Esta Corte es la Corte viu da. D. Alfonso vestía uniforme de Hulano; agraciado por el Rey de Sajonia con el nombramiento de coronel, recibió al llegar aquí el uniforme que el Monarca le regala. El Rey de Sajonia vestía de Húsar. En el salón no se veían más que bordados condecoraciones, cruces y bandas. Lucían los chambellanes las medias blancas; los militares, los trajes de gala; los empleados palatinos, las casacas recargadas de oro. El espectáculo que el salón ofrecía visto desde la galería no dejaba de ser curioso y atrayente. Pero á mí el uniforme que más me llamó la atención fue el del señor marqués de Viana. Para ustedes no será ningún descubrimiento, pero para mí sí lo fue... Yo no he visto jamás más bordados en una casaca, ni un cuello más grande, ni más encajes en el cuello y en las mangas. El color del paño del easacón es un misterio, pues apenas queda un hueco como la cabeza de un alfiler sin bordar ó adornar. I a llave de oro que cuelga á la espalda es una verdadera llave de sereno, grande, enorme... ¡Deben haber sacado el molde de la del Buñolero! ¡Rediós, qué llave! jRico es el uniforme en verdad! Algo le afea el cuello desproporcionado, enorme, que, lejos de ajusfar, se despega; pero, en cambio, los bordados de la casaca son una maravillosa obra de arte, y por si el oro brillaba poco, los han reforzado con unos golpes de lentejuelas... ¿1,0 dudan ustedes? ¡Palabra de honor que á mi me han parecido lentejuelas: Y ao es muy seria la lentejuela, que digamos; pero, después de todo, ¿por qué na ador- ir los uniformes cpn lentejuelas? p n el momento en que deposito estas cuar- tillas en Telégrafos celebran en la Opera la función de gala. I a ópera elegida ha sido la Acte, de Juan Manen, el célebre violinista español. Acte alcanzó un éxito extraordinario cuando se estrenó aquí, hace algunos meses. I, a Corte de Sajonia ha tenido la galantería de ofrecer al español Monarca la obra de un artista español. No en todas parces hacen lo mismo. JOSÉ JUAN CADENAS. CRÓNICA A 1 RES DE FUERA E l presidente del Con Vl greso, Sr. Dato, que hoy debe llegar á Madrid, ha hecho publicar en San Sebastián sus impresiones, que son excelentes, sobre la Conferencia de la Unión interparlamentaria que aeaba de celebrarse en Berlín, á la cual Conferencia ha asistido con la alta representación de nuestro Parlamento. Ajuicio del ilustre presidente de nuestras Cortes, ese trato frecuente entre los hombres políticos de diversos países, de ideas religiosas completamente opuestas, de escuelas económicas, políticas y sociales más distanciadas, es muy conveniente, porque acostumbra el espíritu al ejercicio de una gran virtud, que es esencial para la paz social y política: la toleiar. cia. Bien hayan los vientos de fuera si ellos traen innovaciones á nuestras prácticas parlamentarias, porque, indudablemente, entre los congregados en Berlín habrá cundido ese beneficioso espíritu de tolerancia del que hay hambre y sed en todas partes, pero algo de lo que abunda en otros Parlamentos y escasea en el nuestro: sentido prácti 00 concisión en los debates, verdadero patriotismo, hace falta. Habrá habido en esa reunión magna nombres parlamentarios de los que discuten hasta reñir, hasta atropellarse; pero que en medio de sus pasiones sienten la necesidad de refrenarlas en beneficio de intereses tuás elevados que los suyos políticos y personales, ofreciéndose el frecuente caso de que asuntos de gran trascendencia nacional ó internacional sean discutidos en una ó dos sesiones, mientras en España, para dilucidar el asunto más nimio, á veces sin interés hasta para los que le discuten, se inviertan horas y días y semanas enteras. Aires de fuera hacen falta, no solo para que arraigue la virtud de la tolerancia internacional, sino para extirpar en nuestra casa el vicio de la rutina nacional. AADR 1 D AL DÍA on el oarometro y ei termómetro altos y con tres ó cuatro intoxicaciones, pero no de leche, sino de sublimado corrosivo, que viene á ser cosa semejante, según se viene observando, comenzó la semana. No fue el lunes día de grandes acontecimientos. Que Bulgaria se declare independiente no es cosa que nos conmueva aquí, donde nos abrimos al cartaginés incautamente Iza noticia no dio frío. El calor fue cosa de Febo, que sopló de firme, como dice el personaje de la comedia de los Quintero. Para los Tribunales sí que comenzó movida y sangrienta la semana: dos vistas de dos procesos por asesinato. A beneficio de las oficialas ae sastras y planchadoras no asociadas se celebró en Carabanchel una becerrada, ana becerrada que tuvo que ver. IyOS becerros que no fueron retirados al corral por no poder rematarlos sus matadores perecieron en el ruedo á cuchillada limpia y á cuchillada sucia. El público, indignado, saltó á la arena preguntando qué tiene que ver el que las sastras y las planchadoras no estén asociadas para que se martirice despiadadamente á unos animalitos que no tienen prendas que confeccionar ni que planchar. ¡Misterios del progreso y de la asociación! Entre otros sucesos, figuró el haber sido detenidos dos guardias de Seguridad que habían estafado, aprovechándose de su uniforme y de su autoridad, á un paseante del Retiro. jPara que luego se diga que no es gente aprovechada! De política, nada saliente. Otro ministro que regresa, conferencias que se anuncian. batir de alas pero no rumor de besos. NUESTROS GRABADOS p l Papa Pío X. En el amplísimo patio denominado del Belvedere, en el Palacio Vaticano, se ha p e r o á falta de toilettes femeniles que des- celebrado un interesante festival gimnástico, que ha sido presidido por Su Santidad cribir, dediqué mis ocios, mientras el el Papa Pío X. Cuando el pontífice atravemundo oficial comía, á estudiar las mascu- saba las famosas loggias de Rafael, se oblinas toilettes. ¡Qué diablo! No siempre he- tuvo la instantánea que reproducimos en la mos de hablar de los trapitos de las damas, primera plana de este número, y que es la y alguna vez tenemos que darnos importan- más reciente fotografía que se ha hecho del Santo Padre. cia los hombres... de Cataluña ha celebrado durante las fiestas de la Virgen de la Merced la suelta anual de palomas, que organiza conjuntamente con un Concurso de fotografías instantáneas del festejo. A tomar parte en élacudiexon numerosísimos fotógrafos. El Rey de Sajonia hubiera vestido en este acto solemne el uniforme de coronel del regimiento español de Soria, nombramiento con que fue agraciado por D. Alfonso. No ha podido hacerlo por no tener aún el traje, pues D. Alfonso espera á que estén hechas las recientes innovaciones para regalarle un uniforme del último modelo. Suelta de palomas. Colombófila I, a Real Sociedad