Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO E L MUNDO POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO y m DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO j EL VIAJE DE LOS REYES VISTA EXTERIOR DE CONJUNTO DEL MAGNIFICO PALACIO DE DRESDE DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL EL REY EN SAJONÍA J. 040 PALABRAS POR TELÉGRAFO DRESDE, 5, I O N 1 A CORTE VIUDA as Cancillerías defHzz ben haber tenido qué trabajar bastante en los engorrosos preparativos de esta visita, que, al fin, se ha realizado. lista Corte de Sajonia se halla en una situación delicadísima, y sobre todo cuando se trata de recibir á un Monarca casado, la diplomacia tiene que ponerse de acuerdo con la etiqueta, á fin de salvar obstáculos y allanar dificultades Pero la etiqueta y la diplomacia tienen un gran libro, que es clásico para ellas, y abrieron la biblia de los Precedentes buscaron, investigaron y, á la postre, encontraron la fórmula. Esta fórmula salta á la vista, ¿no es verdad? L, a Reina Victoria se ha quedado en Viena. El Rey D. Alfonso ha venido solo á Dresde. Son muy habilidosas la diplomacia y la etiqueta. r resde es la ciudad más linda de Alemania; pero es triste, muy triste, melancólica, muy melancólica. Es una ciudad limpísima, llena de soberbios edificios, de anchas calles, magníficos paseos, artísticos monumentos y museos riquísimos. El Elba la atraviesa majestuoso y espléndido, porque en esta parte el Elba es ya el señor río que se deja surcar por embarcaciones de gran calado que van hasta el mar. I, a capital sajona es, pues, una monada, un bihelot, un modelo de ciudades. Por eso la eligen los millonarios para instalarse; por eso los indianos. adinera 4 Q lle an á ella y se fincan; por eso la inundan ingleses y norteamericanos, que vienen á disfrutarla placidez de u a vida tranquila, sin sacudimientos ni sobresaltos. Pero por eso precisamente Dresde es triste... ¡Ay, no! El dinero no da la alegría, y si vierais qué necesitada está la simpática capital de Sajonia de un poco de alegría. Así desconocía yo hoy esta ciudad... Siempre que he venido á Dresde- -y Dresde está á las puertas de Berlín, pues las separa tres horas escasas de tren, -he observado la misma quietud, la misma somnolencia; los í DRESDE. EL TEATRO DE LA CORTE DRESDE. EL BELVEDERE