Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO m DE TODO EL MUNDO POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y jg jg jg TELEFONO Fot. Deluis. MUNICH. LOS REYES DE ESPAÑA EN EL PALACIO DE NYNPHENBOURG t, INFANTA DOÑA PAZ; i, PRINCIPE ADALBERTO; 3, D. ALFONSO XIII; 4, INFANTE D. FERNANDO; 5, PRINCESA PILAR; 6, PRINCIPE LUDOV 1 CO DE BAVIERA; 7, DUQUESA DE CALABRIA; 8, PRINCESA DE BAVIERA; 9, LA REINA DOÑA VICTORIA; 10, INFANTA MARÍA TERESA; 11, PRINCESA BEATRIZ DE COBURGO; 12, i3 Y 14. HIJOS- DE LOS DUQUES DE CALABRIA DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL LOS REYES EN HUNGRÍA 784 PALABRAS POR TELÉGRAFO A PERLA DEL DANUBIO Mientras la ls Corte caza y los- moradores de Bada y de Pest aclaman á los Monarcas españoles, cada vez con mayor entusiasmo, yo no quiero abandonar la capital húngara sin asomarme breves instantes en esta melancólica tarde de Octubre al transparente cristal del Danubio. Bello Danubio azul! No sé si el autor inmortal del célebre vals acertó con el color, por más que á mí azul no me parece; pero bello, ya lo creo que es bello este río de le- yenda, que pasa majestuoso cantando eternamente una dulce canción á los pies de la capital magiar ¡Bello Danubio azul! ¡Amante trovador que hace enloquecer á las vienesas sentimentales y tiende velos de melancolía sobre los ojos soñadores de las espléndidas hijas de Hungría, las verdaderas hijas del Danubio! Sí; yo he querido pasear mis miradas por el maravilloso lecho del rey de los ríos, y he hecho la peregrinación á la isla Margarita, á la Perla del Danubio rincón delicioso, paraíso incomparable, lugar de bellezas infinitas, oasis perdido en medio de la corriente... p u é la hija de un Rey, una gentil princesa que había pecado mucho, la fundadora de este apacible retiro. La pecadora princesa dio su nombre á la isla y edificó un convento donde las hijas del cielo ora ban, oraban siempre, para que la fueran perdonados á la arrepentida hija del Rey sus nefandos amorosos pecados... Pero no creáis que vamos á encontrar el convento, no... El convento ha desaparecido, y en su lugar se eleva un suntuoso hotel restaurante magníficas terrazas, salones de baile y salas de baño, que son un sueño dq confort y riqueza. Y, alegrándolo todo, la in evitable orquesta de tziganes toca sin des canso... No están ya en la isla Margarita las hijas del cielo... Las hijas del diablo vinieron aquí un día, se posesionaron de las sombrías alamedas, invadieron las terrazas, recogiéndo. se las faldas más arriba de la rodilla se dejaron deslizar en el salón de baile, donde el divino Strauss triunfaba como un ángel rebelde, y ias inocentes hijas del cielo huye?