Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 3 D E OCTUBRE D E 1908. EDICIÓN i. PAG. 14- MORET EN ZARAGOZA EL JEFE DEL PARTIDO LJBERAL, AL PASAR POR LA PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN, SE DESCUBRE ANTE EL MONUMENTO DE LA INDEPENDENCIA, ENTRE LOS APLAUSOS DE LA MUCHEDUMBRE íS? bril hasta que con la vuelta del invierno se restablezca la normalidad de la vida pública. La Corte está de jornada en Cintra, y con ella la aristocracia dorada, que, al A B C EN LISBOA fausto de que se rodea, convierte graciaspaaquel PORTUGAL EN SUD- AFRICA Escorrien- norámico retiro, que con entusiasmo cantaron los poetas, en una residencia obligada, -te q que la donde la moda se impone y el protocolo dic política internacional, cuando trata del pre- ta sus leyes. dominio portugués en las costas africanas, En puntos, de reunión, no acierte á cohonestar las cosas con la ver- todas otros playas á centrosdel Atlántico, en las orilla se dad, interpretando los hechos y su alcance agrupan animadas colonias que, huyendo de una manera exacta. Esto es lo que ha ocurrido ahora, que se de la tiranía y agitación perniciosa de la quiere conciliar Jos intereses del Transvaal vida ciudadana y del ajetreo de los negocon los de la provincia de Mozambique en cios, hallan expansión, diversiones alegría, cuanto afecta al ferrocarril que une ambas de cara á la naturaleza. En el resto del país, la población netaregiones. A juzgar por los informes más reciente- mente trabajadora todo el año reside y se mente adquiridos sobre este asunto, no afana en los campos para llenar el insaciado aprueba por entero nuestro Gobierno la po- é insaciable vientre de las ciudades, que con lítica del actual gobernador, que propende ansia voraz todo lo consumen, sin producir á armonizar las aspiraciones y reclamacio- nada. Acentúase más este singular contraste en nes de las dos partes. Pero es de advertir que tales informes no son de origen portu- un país como el nuestro, que, sobre todos gués; inspíranse en una correspondencia cle sus demás aspectos, debiera distinguirse por Johannesburgo dirigida al Daily Telegraph. su carácter esencialmente agrícola. A ello no I o que no parece ofrecer dudas de nin- se ha llegado todavía porque los hombres apenas gún género es la buena disposición del Ga- públicos portugueses política se ocupan más estrecha de horizontes binete Ferreira do Amaral para poner bajo que de unaY se nota así principalmente en la fiscalización de una administración fede- reducidos. alegre de las vendimias y en las ral de las líneas sudafricanas el aludido fe- la época donde pámpanos y racimos tienen regiones rrocarril de I Ourenzo Marqués. su altar y su culto. Aun no se ha aprendido á sacar todo el partido posible de tanta y A POLÍTICA EN En esta época del tanta riqueza de nuestro suelo. Ea la intensa absorción de los grandes VACACIONES año, cuando toda la g e n t e adinerada y centros en que se va consumiendo artifidichosa se aleja de la ciudad en busca del cialmente la vida, todas estas luchas del oxígeno de los campos y de la brisa del hombre con la Naturaleza no pueden ser mar, la política pierde toda su actividad fe- apreciadas, porque se desconocen. ConfúnDE NUESTRO CORRESPONSAL dense en esta ignorancia de deberes y- reciprocidad, los hombres rurales y los de la ciudad, sin duda porque no los comprenden. Asimismo, el Gobierno central únicamente está atento á los requerimientos de los pueblos cuando ñor un ardid electoral hacen éstos sentir el peso de su fuerza. I,o s modernos tratadistas condenan las vastas aglomeraciones en que la humanidad se congrega y estrecha como extraño hormiguero. Pero, ala hora de ahora, este hormiguero tiene sobre los poblados rurales todo género de supremacías egoístas; y es precisamente contra aquellas, como contra los señores feudales antaño, contra las que se habrá de revolver ese pueblo que arrastra su vivir por las campiñas y los montes, máxime cuando de la tierra no puede ya sacar e. producto necesario para subsistir y pagai los impuestos que gravitan sobre él. AFFONSO GAYO LISBOA, iO SEPTIEMBRE. UNA IDEA DIARIA no encoja. P ara que la franela aguasemuy caliente, un Prepárese, en baño de jabón. Divídase en dos y déjese que se entibien antes de su empleo. Encuno de ellos lávese la fran ela, haciéndola resbalar únicamente entre los dedos, sin frotarla ni retorcerla. Déjese luego que se empape en el otro baño durante media hora. Aclárese, finalmente, en agua tibia y pura. No se frote el jabón sobre la franela. Si la franela es de color hay que añadir al segundo baño una cucharadita de alumbre en polvo.