Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BC. VIERNES 2 DE OCTUBRE DE ¡908. EDICIÓN PAC. 14. mm BARCELONA. LAS FIESTAS DE LA MERCED EL CONCURSO DE GLOBOS DE PAPEL EN EL PASEO DE SAN JUAN Fot. BalIelK 10 conocieron freno para sus veleidades, se- pos, tuvo que irse envenenando nuestro po- ravillosa, que permitía poder lijar el día y ñalándolos la Historia como los monstruos bre fotógrafo con los guisotes que le obli- la hora de la muerte con anticipación cuanmás completos que ha visto la humanidad. gaban á comer sus escasos recursos. Este do no querían que fuese repentina. Su existencia fue un desencadenamiento supremo representante de tan gran apelli- ¿Y qué cosa era... completo y furioso de pasiones, que recla- do murió pobre, como las ratas, y olvidado, -No puedo contestar. He jurado no remaba víctimas sin cesar. Y dentro de una pero siendo el hombre más honrado y tími- velar á nadie la fórmula, cuyo contenido civilización refinada, parecen empujados do de la gran ciudad de Londres, en donde desaparecerá conmigo, porque ya quemé por fuerzas diabólicas, empleando con cier- había caído por su destino. Y es seguro que hace tiempo el pergamino que lo contenía. ta voluptuosidad su arma favorita, el ve- la sombra del formidable Alejandro VI deSe calló unos minutos, y, sonriendo, probía considerar con desdeña su insignifican- siguió: neno... Alejandro Borgia sucumbió también bajo te sucesor. -Había pensado cierto día servirme de Muchas veces le preguntaron por el se- ese veneno, que no deja ninguna huella deel arma que tanto había manejado. Se cuenta que habiendo preparado él mismo una creto del famoso veneno de los Borgia. trás, para proceder á una obra de justicia, botella de vino envenenado para despachar Pero aquel pobre hombre lo ignoraba por ¡Qué misión... Imaginarse un hombre de iná un convidado que le estorbaba, se equi- completo, siendo un personaje de muy poca tenciones rectas y justas, limpio de toda vocó de botella en la mesa, bebiéndose el importancia- para conocer tan trágica rece- idea de interés personal, armado de una ta. De los Borgia no tenía más que el ape- fuerza prodigiosa con dicho veneno y dedi ino emponzoñado. Su agonía fue terrible, y cuando llegó el llido cado á suprimir todos los monstruos y opreSi hemos de creer á Blaze de Burg, la úl- sores de la sociedad, convirtiéndose así en Mpo de la muerte, parece que se presentaron siete diablillos para apoderarse de su tima persona que tuvo el secreto del vene- una especie de Providencia... Ya comprenno de los Borgia fue el duque Riario- Sforza. derán ustedes la grandeza de esta obra, digalma. Extraño fin de una raza tan manchada de Vivió en París á fines del segundo Imperio, na de exaltar un alma innaccesible á las crímenes, pero en la cual todo fue grandio- y siendo un hombre eminentemente pacífi- preocupaciones egoístas... so. El último de la familia murió en Lon- co, no pensó jamás en servirse de él, aunEl duque de Riario- Sforza movió la cabedres por el año de 1891. La fisonomía délos que hablaba con cierto orgullo del terrible za y siguió diciendo: Borgia había cambiado á través de los si- secreto. -Me detuve solamente por ciertos pre- -Sí- -decía, -una gota, dos, seis ó más, y juicios de educación. Y, aunque sea una deglos, y este hombre, que tenía un apellido tan ilustre, no era más que un insignifican- ya tenía un hombre por tierra. O- bien su- bilidad, confieso que he preferido- una vida cumbía bruscamente ó arrastraba una exis- tranquila á esa obra de justiciero. Y, adete fotógrafo. ¡Qué lejos se hallaba de sus antepasados, tencia miserable, enfermizo y como idiota, más, si me hubiese equivocado alguna vez, que no admitían estorbos de ningún gene- hasta el momento que se había fijado de hubiese sido terrible para mí... Ya saben ustedes las razones por las cuales dejé dormir, ro, haciendo humildemente el retrato de al- antemano... Algunos preguntaron al duque de Riario- primero, el terrible veneno de los Borgia, y gnna criada sentimental, que deseaba mandárselo á su novio! L, a sola voz de mando Sforza: ¿no era el ácido arsenioso la base de destruí después el secreto de su fabricación. pronunciada por este descendiente de tira- tan fatal veneno? -Como usted guste- -contestaDa, -pero Ya falleció el duque de Riario- Sforza, y, nos era: no se mueva usted Sus abuelos habían usado filtros abomi- había otra cosa mezclada, y esta cosa era fiel á su juramento, no ha revelado á nadia nables, y por irónica crueldad de los tiem- precisamente la invención trágicamente ma- la composición del veneno de los Borgia.