Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES i. -DE OCTUBRE DE 1908. EDICIÓN 1. PAG. UN TORERJTO ÍIIEVO SEIS AÑOS) QWE HA DEBUTADO EL DOMINGO ULTIMO EN BILBAO Fot. Santaló. rns y Compañía, con un capital de diez mi- Cortes, ex embajador una porción de veces, llones de reales, de los que á la sazón se ha- gran cruz de todas las Ordenes habidas y bían invertido seis, destinándose el resto á por haber, caballero del Toisón de Oro, etobras de igual naturaleza. cétera, sino también académico de la EspaLa Empresa, á fuer de rica, hizo grande- ñola. mente las cosas. Invitó al acto inaugural á En su calidad de inmortal, había ido á más de doscientas personas, y después de consignar su protesta contra el nombre dado conducirlos en el nuevo material desde la á la línea que acababa de inaugurarse. No Puerta del Sol á la estación del barrio de debía decirse el tranvía, sino la tranvía. Salamanca los obsequió con un espléndido Albareda, con su gracejo natural, en el banquete, servido por el entonces joven que no faltó un tinte de fina ironía, se hizo Iyhardy, digno heredero de las glorias y eco de aquella reclamación tradiciones de su ilustre progenitor, el fonLos escrúpulos gramaticales de Olózaga dista de la Carrera de San Jerónimo. se fundaban en que la palabra vía es femeMinistros, políticos, autoridades, banque- nino, luego debe decirse la íran- vía y no el ros, periodistas, como siempre, figuraban en tran- vía. la fiesta, La reunión fue alegre, solemne, Nadie hiabo que se opusiese á la justicia como correspondía á aquel acontecimiento. de la demanda. Se comió bien, se bebió bastante y se dis- Pero la tranvía siguió y sigue, ya 10 ven curseó de largo. Lo mismo que ahora. En ustedes, llamándose el tranvía. esto último se ha adelantado poco. AEMECE p L TRANVÍA O NO es cosa de reñir por Durante el almuerzo se vio salir, como de de ir LA TRANVÍA? c e l tranvía ó la debajo de tierra, al presidente del CongreUNA IDEA DIARIA tranvía; pero por cosas so, D. Salustiano de Olózaga, acercarse al más fútiles se llenan columnas y columnas Sr. Albareda con toda la ligereza compatip a r a teñir de negro el cabello. 4 e los periódicos. ble con su dignidad y sus setenta años, di Parafenidiamina, 20 partes; sosa cáuá Diga lo que quiera la Academia, tampoco rigirle en voz baja algunas palabras y des- tica, 14 partes; agua, 1.000 partes. Disuélvadirá más que lo que dicen los académicos, y aparecer en seguida no menos rápida- se. Esta preparación, según el doctor Moun académico dijo que debe decirse la mente. nin, no altera el cabello ni el cutis. Para su tranvía. ¿Qué le habrá dicho? -se preguntaban empleo, hay que desengrasar, ante todo, el En Mayo de 1871, según refiere una cró- unos á otros los comensales. cabello con una solueión alcalina; apliqúenica d e aquellos tiempos, se inauguró la ex- ¿Habrá venido á encargarle algún brin- se luego con precaución esta tintura y fpéplotación del tranvía de la Puerta del Sol dis? sela con la solución siguiente: Agua oxigeal barrio de Salamanca, al punto que en- ¡Ocurrirá algo grave en la política! nada, tres partes; agua, cien partes. El caaquel entonces se consideraba término del Al final del banquete se supo la verdad bello se obscurece gradualmente en el espabarrio. ¡Un viaje... de lo ocurrido, bien distante de las mil su- cio de doce á veinticuatro horas. Si se deHabía construido la línea una Compañía posiciones que se habían hecho. sea un tono más obscuro, hay que repetir inglesa, formada por los Sres. Asher, MoOlózaga no era sólo presidente de las la aplicación, ALEJANDRO SAEZ (X) (DE DIEZ Y oscilaciones ímancieras, a fin de velar por el resguardo del capital, en caso de poseerle. De esta suerte la educación queda completada y definitivamente rematada. Los que pretenden amueblar en demasía et cerebro femenino incurren en error flagrante y buscan decepciones á todo trance. Abel Isoo, que es el pedagogo japonés que así se explica, parece haberse inspirado en sus doctrinas en los tratados que en el siglo XVII se compusieron en Europa para aleccionamiento de los jóvenes. Es muy poco lo que le falta para pregonar las sentencias de Moliere, y viene á representar én su país, tan progresivo en otros órdenes, un anacronismo singular é inexplicable. MADRJLENER 1 AS