Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 29 PE SEPTIEMBRE DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 4. la Reina y el deseo ae todos, hombres y mujeres, era ver á la Reina Victoria, contemplarla lo más cerca posible. Creo que de esta misma curiosidad participaba la mayor parte de los personajes de la Corte y hasta los miembros de la augusta familia jue aun no la conocían. En la estación la rodearon, inundándola el yagón real de flores, y luego el coche que la conducía iba lleno de ñores también... Mientras D. Alfonso pasaba revista á la compañía que le tributaba los honores en el andén, la familia, bávara se apoderó de la Seina Victoria y la cumplimentaba efusivamente. El Príncipe Regente, el riejecito principe Luitpold, tuvo que empinarse bastante sobre las puntas de los pies para saludar á la hermosa Soberana. Apenas apareció en lo alto de la escalinata, y antes de poner el pie en el estribo del oche, su arrogante figura electrizó á la multitud. Die Komigin! ¡Die Koenigin! -fue la frase- qae corrió de boca en boca, transmitiéndosela los unos á los otros. ¡La Reina! ¡La Reinal Y un aplauso formidable resonó en la plaza, y la Reina Yictoria, puesta en pie en el carruaje, tuvo que saludar á la muchedumbre sonriendo y agitando el bonquet que llevaba en la mano. En marcha el cortejo, los aplausos y aclamaciones ahogaban el ruido de las músicas militares, y apenas si con el deseo lográbamos escuchar los acordes de la Marcha Real española, ejecutada un poco demasiado deprisa, pero que, sin embargo, al oírla después de tina larga ausencia de la patria, aunque sea mal tocada, nos emociona hondamente y arranca á nuestro pesar lágrimas y suspiros... Ella nos recuerda el hogar, las afecciones, el pedazo de tierra que nos vio nacer, la patria lejana, tanto más querida euanto más distante de nosotros está... ¡Sonad, chillones clarines! ¡Redoblad fuerte, sonoros tambores! ¡No importa que apresuréis el ritmo, estruendosos platillos! ¡Tocad! ¡Tocadí ¡Que oyéndoos evocáis suaves recuerdos, momentos de atormentadora agoaía, horas de inefable placer! ¡Sonad! ¡Sonad Suerte! Que aquí vuestros acordes son escuchados con respeto por un pueblo que os acoge puesto en pie y descubierto necen, se destacaban vigorosamente en medio de la multitud. Y cuando las Reyes se apearon á la puerta de la Residencia, la reina Victoria volvió á saludar haciendo una graciosa inclinación de cabeza, y la gente rompió de nuevo á aplaudir, gritando: ¡Hochi ¡Hoch! ¡Hoch die Kvenigin! Mientras que de un grupo de muchachos, colocados á la entrada de la estrecha calle salió un piropo castizamente español: ¡Ole las Reinas guapas! ¿Quiénes son estos muchachos? Estudiantes españoles, artistas que recorren el mundo, y que aquí, en Munich, se congregan seguramente alrededor de una mesa del afS iAiitpold y se comunican sus planes, sus estudios, sus proyectos... Jóvenes llenos de entusiasmo y de ilusiones, que trabajan y confian en el porvenir... Y así, lejos del hogar, lejos de la patria, aprenden á lwrtiar y se hacen fuertes para lav a... JOSÉ JUAN CADENAS. SU memoria en concepto de educador de juventud, de creador ds almas nuevas; por la extensión universitaria supo el mundo entero, obscurecido en un sueño secular, durante el cual sólo había mascullado tartajosos latines, macarrónicas y escuetas fórmulas de herrumboso Derecho, había despertado y surgido á la vida con nuevas y multiplicadas ansias de luz y de ciencia. La extensión universitaria fue como un resurreccit entonado en los claustros Sombríos, donde la ciencia se había apolillado, agobiada por los formulismos estériles y por las teorías sin aplicación á la realidad viviente. ¡O nnnovarsi 6 moriré! pareció decir la Universidad con el poeta de Francesca di Rimini, y encontró un nuevo sentido á su vida propagando la ciencia que se había almacenado en los armarios de sus bibliotetecas polvorientas, difundiéndola entre las clases proletarias, derramándola como un rocío bienhechor sobre las inteligencias obtasas y dormidas. Por eso la fiesta que se ha celebrado en el paraninfo ha sido acaso la más significativa y brillante- de todas. Porque la extensión universitaria es, para los hombres cultos y contemporáneos, el timbre de gloria que más honra á está escuela, cuyo centenario se celebra ahora; para los atrasados y torpes ¡depensar, el f ¿2 ¿o e i ó baldón de ignominia que la afrenta. Nunca se conoce mejor álos hombres y á las instituciones que por los enemigos de que disfrutan. Los enemigos de la extensión universitaria... ya sabéis cuáles son: los ignorantes, que odian la luz porque quieren anacer el mal. Ya lo dijo el Espíritu Santo: Qui male agit, dit lucem... El digno vicerrector de la Universidad, Sr. Sela, ha leído una interesante Memoria sobre los trabajos realizados en el curso anterior por la extensión universitaria. Luego el Sr. Armstrong, representante de la Universidad de Orford, ha dirigido la palabra al público. También ha hablado Mr. Ernest Merinée, que tuvo suspenso al público de su cálido verbo. Su discurso merece ser publicado en un folleto, porque los pensamientos que lo esmaltaban eran ingeniosos y felices, y el lenguaje, propio de un escritor castizo del siglo XVII. Consignó que él era tan español como el que más, paes sentía como suyas las amarguras y las alegrías de nuestra patria. Aseguró también que en esto de la extensión universitaria, aunque el impulso vino directamente ds ojtros países, no eran ahora los extranjeros los que tenían que enseñar á los ovetenses, puesto que éstos habían aprendido ya bastante y podían enseñar á los extranjeros. El Sr. Armstrong pronunció un discurso, no menos donoso y profundo que el del se. ñor Merinée, mostrando los mismos puntos de vista respecto de la extensión universitaria. D. Teodomiro Menéndez, gran entusiasta de la Universidad popular, pronunció un discurso de tonos fogosos y apasionados, hablando de la fraternidad humana y del futuro día de luz que ya alborea en las almas. Y con tan noble remate- -que hacía pensar en la ciudad ideal y en todas las bellas utopías- -dio fin la hermosa fiesta académica, última de las conmemoratorias del centenario. ANDRÉS GONZÁLEZ BLANCO. NUESTROS GRABADOS pl Concurso hípico de Valladolid. Reproducimos hoy una instantánea del salto de banqueta, uno de los más arriesgados que han ejecutado los habilísimos jinetes que han tomado, p a r e e n el Concurso hípico de Valladolid, Concurso del cual dimos ayer y publicamos boy noticias telegráficas. I a Granja agrícola de Pamplona. Recientemente publicamos un telegrama en que nuestro corresponsal en la capital navarra nos daba cuenta del solemne acto inaugural de la Granja agrícola de Pamplona, que fue presidido por el marqués del Vadillo, en representación del Gubierno. I l u torero cogido. Pedro Alarcón (Morenito) fue cogido, como nuestros lectores saben, por uno de los toros lidiados anteayer en la plaza de la Ciudad Lineal, y sufrió graves heridas. Reproducimos su retrato. LA EXTENSIÓN UN 1- viduo se caractei s aplausos no cesan un instante, las riza r or un rasgo aclamaciones se repiten sin cesar... La indeleble éVERSJT AR A de su personaliinconfundible Koenigm von Spanien se ha captado las sim- dad, que le constituye en tal individuo, raspatías de la población de Munich, que en- go físico ó moral, no importa- -bigotes estitera se ha echado hoy á la calle para verla rados ó buena posición, -así también cada institución tiene un sello característico é pasar. distingue El trayecto comprendido entre la Banhof- individuante que ladé Oviedo de las de más. La Universidad recibió la ex piatz y la Max- Josephplatz estaba negro de tensión universitaria como un refrendo de gente Ciertas calles, como la Residefizsirasse, su personalidad, como una fe de vida en los írecían un magnífico golpe de vista con las modernos tiemp os. Fue la primera Univerinnumerables banderas que las adornaban sidad de España que implantó este sistema colgando de lo alto de los tejados. Muchas de enseñanza popular ó ciencia vulgarizada que tan proficuos resultados venía dando en damas arrojaban flores al paso de los Mo- otros países, especialmente en los de raza narcas españoles... sajona, como Inglaterra y Alemania. Por la extensión universitaria, instauraI, os estudiantes alemanes han sido los que con más entusiasmo aclamaban á la da por los trabajadores catedráticos señoreina Victoria, lanzando Hochs! formida- res Altaroira, Posada, Buylla, Sela, etcétera, patrocinados por el gran Leopoldo bles como cañonazos y aplaudiendo hasta Alas, genial pedagogo, menos conocido romperse las manos. Sus gorrillas de colo- bajo este aspecto que como literato, mas no xcs diversos, sesíún la Facultad á que perte- por eso megos djsao e que se perpetúe su L CENTENARIO DE LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO rv Como cada indi- INFORMACIÓN POLÍTICA ADMINISTRACIÓN LOCAL au la sección, quinta del Senado se reunió ayer tarde la Comisión que entiende en el proyecto de Administración local, lo los señores marqués de Pidal,