Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 27 DE SEPTIEMBRE DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 14, 1 A ESCUELA MODERNA La Ciencia ha demostrado que los anormales de toda categoría pue den y deben ser educados. Los hombres de corazón, por su parte, han probado prácticamente que es factible modificar profundamente seres considerados ¡como refractarios á toda cultura. Lo han realizado conuna sola é incontrastable fuerza: con la persuasión v con la ternura. Aun cuando son bien conocidas por sus magníficos resultados, fuerza es recordar lo que han hecho dos pedagogos modernos, Bosco en Italia y el P. Manjón recientemente en España, con centenares de chiquillos á los cuales increpaba el viejo gruñón pintado por Amicis, llamándoles: ¡Carne vendida! Masas informes de vagabundos desarrapados, hijos sinpadres ó infelices su? friendo explotación ó martirio por sus engendradores; los productos de una raza nómada y decadente, á la cual nuestro impiedoso encono condena al desprecio y á la persecución, han acudido á las escuelas fundadas por tan beneméritos varones y se han transformado en poco tiempo, con asombro de cuantos- consideraban la empresa difícil y peligrosa. No, no existe peligro alguno en difundir la ilustración y la cultura, cuanto educa moralmente á los hombres. Un arma de fuego no es peligrosa sino en manos de un criminal, y la criminalidad es una resultante de mil concausas evitables, no es nativa y fatal perversión. Más crímenes y actos delictuosos ha incubado el hogar que la escuela. Ella redime y conforta al criminal á poco ambiente familiar y tierno que se le dé. La práctica lo demuestra de modo evidente, á despecho de todas las brutales rutinas de la coerción y del castigo. PREMIOS Y CASTIGOS El castigo ha -constituido, por desgracia, ia única fuerza educadora de los ignorantes, sin corazón. Así como un individuo poco hábil é impaciente golpea su máquina fotográfica rebelde, y fuerza los resortes, y reniega del fabricante, y concluye por inutilizarla, así también padres y maestros no han sabido hacer otra cosa sino tnaltratar al niño, inspirados por la imbécil máxima de la letra con sangre entra. Es verdad. Con la sangre circula el vigor, que contribuirá al saber; con movimientos iítmicos, el precioso líquido riega al cerebro y despierta sus energías; de mala sangre podremos calificar al perturbado con rebeldes instintos; pero jamás vertiendo sangre se ha logrado ni crear sabios ni gobernar pueblos. 1 En cambio, la represión es necesaria, como lo es el medicamento. El premio, como la caricia, son educadores, y en tal capítulo han de estar muy de acuerdo el padre con la madre y éstos con el maestro. No pocas veces se entrega á un colegio un muchacho más ó menos indómito. Se recomendó mucho la severidad y la disciplino, y cuando ésta comienza á surtir los debidos efectos surgen órdenes contrarias de momentánea condescendencia que destruyen los buenos- efectos de la educación eseolar, J p L MIMO La caricatura grotesca déla s. ternura es el mimo, de igual modo que era bufón del género cómico más bajo el histrión llamado Mimo entre grie, gos y romanos. No hay nada tan degenerador para la infancia eomo esas extremosas condescendencias, que fomentan el orgullo, la vanidad y la inepcia en los niños. En las niñas el peligro es mayor. Prouucvto de él son las hijas ventaneras á que se re fiere la experiencia popular, esa hija enloda da, ni viuda ni casada, que modernamente llamamos demi- vierges, cuyo génesis explicaron los Sancho Panzas refraneros, afirmando que la madre holgazana cría hija corlesana. MIÑAS Y NIÑOS Pero las madres hol gazanas tienen exquisito cuidado en someter muy pronto bajo la férula de institutrices ó internados á sus hijas, las cuales, por ese don asimilativo de la mujer, mejoran de condición y se disciplinan en poco tiempo. mados listos, de que se hizo mérito, lucirían sin menoscabo de sus compañeros durante la vida escolar, resultando que los sobresalientes en asignaturas difíciles no 1 humillarían á los sobresalientes en artes mecánicas, en las cuales los llamados torpes revelan en ocasiones singulares aptitudes. Hora es ya de que no se considere bajas tareas los menesteres que implican habilidad manual, dignificando todos los oficios que necesitan el auxilio poderoso de la Ciencia, la cual, en la época contemporánea, necesita talleres, pues no otra cosa son los laboratorios. Las manos y el cerebro deben entenderse bien en todo momento, y desde niños necesitamos acostumbrarnos á ejercitar ambas cosas en toda labor, por insignificante que parezca. GRANDES COLEGIOS Cuando el padre no puede consagrarse á ser el preceptor de sus hijos, tarea tan difícil como el amamantar á un recién nacido, suele buscar el profesor familiar que suministra la ciencia á dosis más ó menos reglamentadas. En esta hoja rio parecerá ridiculo que se compare este procedimiento á la penosa tarea del biberón, la lactancia artificial, que exige más cuidados que la alimentación natural. En efecto, si los padres no calculan bien los grados de instrucción y están al tanto, á diario, de sus resultados, sobrevienen graves males. Para cortarlos no hay nada mejor que la educación mercenaria colectiva que ofrezca positivas garantías de higiene en todos sentidos. Los grandes colegios dotados de personal idóneo proporcionan ventajas positivas, con la condición de que la vigilancia inteligente de los padres se una ágran simpatía cooperadora hacia la tarea pedagógica. El mayor peligro estriba én el forzado cebamiento intelectual por excesiva enseñanza de asignaturas teóricas, con desdén absoluto hacia toda práctica social educadora. pMIGRACION ESCOLAR En el bueu Colegiq, como en la Universidad, se difuminan las diferencias sociales, brilla y destaca el verdadero mérito, y el alumno compara sus energías y talentos con los de sus compañeros, y si hay positiva justicia al otorgar los premios, la emulación no se convierte en envidia. Débil remedo de la vida ulterior social es la del colegio; pero no pocos padres desean algo más, buscan enseñanzas prácticas en el extranjero para sus hijos y allá los envían, quizá sin la debida preparación. No siempre es feliz el ensayo. Muchos de ellos vuelven sobredorados y vanos, con un cosmopolitismo pedante y malsano, pues del extranjero no vieron lo que más interés tiene: el hogar olvidando el nativo. Por esta razón se ha empezado á establecer entre las familias extranjeras cambios de estudiantes. Unos padres que saben querer á sus hijos reciben los de otros, á quienes cuidan afectuosamente, y esta dis- creta emigración proporciona hasta ahora positivas ventajas. Pero ya se busque preceptor al niño, e le envié á la escuela, se le interne en un colegio, frecuente el taller ó la Universidad, ó bien se le transporte al extranjero, como se ha dicho, jamás debe romperse el hilo misterioso que le une al hogar nacional, y en todos aquellos lugares ha de hallar, para ser eficaz la educación, disciplina y ternura. Todo padre no debe olvidar por su parte el viejo apotegma: Hijo fuiste, padre serás; cual hicieres, tal habrás. KcvERENDO P. D. ANDRÉS MANJON FUNDADOR Y DIRECTOR DE LAS ESCUELAS DEL AVE MARI EN EL SACRO MONTE DE GRANADA Es admirable la adaptación al medio de la niña. En este sentido, el niño siente más que la niña la nostalgia del hogar. Diríase que el mimo se desvanece fácilmente del corazón femenino, en tanto que en el hombre se concentra hondamente. La mujer apetece la fuerza directora; el corazón masculino suspira por la indulgencia amorosa y complaciente. De aquí se observa el fenómeno curioso de que el niño no suele amar el colegio, y la niña no le olvida. Si aquél encontró ternura y ésta energías, ambos se sentirán felices y no renegarán de la reclusión. ISTEMAS EDUCATIVOS El cariño á la escuela será tanto mayor en el niño cuanto más variadas y amenas sean las enseñanzas. La educación moderna implica el desarrollo simultáneo de las energías corporales y de las intelectuales. Si se alternase la enseñanza teórica con el trabajo manual se obtendrían resultados maravillosos, pues los. lla- s