Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O G D O S E P T I E M B R E D E 90 S, E D I C I Ó N j P A G 1 SANTIAGO DE GALIGOA UN B A N Q U E T E POPULAR ASPECTO DEL TEATPD RMRAME EL BANQUliTE EN HONOR DEL DIPUTADO A CORTES Y EX MINISTRO D. MANUEL GARCÍA PHJÜTO Fot, Virilj. ne, y aun A lo que no la tii: ne. Hl tieuipu va hierro qne se pierden á lo lejos 6 bien nos poniendo recuerdos, sentimientos, añoranhemos sentado un instante en una pcqaeí a p i prinipr ferrocarril que se coaalruyfj en zas, en ios cosos. Las viejas diligencias tC estación, desierta y silenciosa en e t í a h o r a España fué, si no rectícrfo mal, d de nfan su encanto peculiar. ¿Tenían el mismo jQu ¿n contará toJa la poesía, todo el enBarcelona á ÍTataró; el segundo el de Ma- grado de poesía cuando por primera vez canto, vapo. y Pentiiuental, de c 5 to 5 vlcjcá ferrocarrilea, lentos, pesados, sombríos? Las drid á Arinjucz. Kl primero se construyó aparecieran, ruidosas y veloces, para reemea iSiP; el seíjunílo en 1 S 51. Cuando los fe- plazar á loa coches de colleras? Los coches prcaenlea líneas me ¡as inspira ¿a con mnn o c a m l e s coíiicníniroa á consliuirse en Eu- de colleras en que vJajah: n nuestros abuc cia erroriitrüi. de D. Kduardo Maristany. Hl jtcnían también la misma poesía cuanSr. Maristany acaba de publicar el tomo Vi lopa, se levantú contra ellos una cruzada; los, uesterraron Iqs caravanas de caballeros do de su obra. Hl autor es en la actuolidsd d i eran literatos los iue gritaban, A su Ircnte, montados en sns caballos? rector de las fcirocamlea del Mediodía. Lo gritando m i s que toilos, estaba Víctor ha sido de la Red ditalaua. Sn eiperienfugo. Alf itnos llombríTl iHjlíticoa- -con veI s lerrocirrikí, al cibo de sesenta á seela en estos apuntos es proíunda. Tiene sn leidades litcrarinfi- -secundaron i los escri tenta añas, han entradlo ya en la r e ó n de libro el inteics de una obra de rigurosa inbidorcfl, AJoUo Thieri i ro! iuTjd ca la Cá- lo poético. Son ya, junto al súbito automóvestigación industrial y, ú veces, el atractimara popular algún discurso en que mos. vil, algo arcaico. Son Icntoa. Son pesados. vo de un estudio de costumbres. La aíntesii traba u desdén por los ferrocarriles, iVJa- Son sombríos, l í j y ya en ellos, para noS del libro puede rcdudrse A lo siguiente; IisjarAi e n e r o s vehículos- -dcef a Ttueti- -los otros, un mundo üf recuerdos. Kn ello? hepaflo es nn pala pobre, sin dinero; no hay povclerof; pero pronto se verá que no pxtv- mos viajado cuando éramos niños. Kn ellos eji él vida Tdcn subatituir fi la carrtlerixi hemos visto llegar ú. personas queridos. Hn ja jocr Rlde relación y de cultura. Se viapúblico no estA educado para el i Ifoy otra cruzada- -un tanio torpe- -se le- ellos liemos visto partir or úUnua vc un viaje. Las comumcadoncs ferroviaiias, pof ívanla contra los automóviles, 6 intenta le- ser á quien nuestro corazón amaba. Alelo tanto, no pueden ser mejor de loque son. A antiirtc. A su ífcntc no se halla VUtor Los rendimientos de ana empreñas son eslas y flnEustiaa hemos pasado en sus co HüRo, A ios Iciiocamies ae les acusaba de easos, y lo s t a de e itotadón son cada es. Por las ventaaillos liemos columbra DO tener pocala; á los auConidviles se les j achacan atropellos y desenfrenos que, en do paisajes y ciudades VÉC Ajlcjoban, fu i- 1 í a m a v o s tivamcute, un estado d P u u i o espíritu. buena parte de los caaos, 6 dtben ponerse ¡CQ la cuenta de un azar inevitable ú de la De madrugado, durante la nodic, hecnos nep; i c- ncia de loa viandantes, Y cs d c i t o Vi to á Icj lejü 3 parpadear Ija lucecitas de loa quu los fcrrocjrriics no tienen poesía? Hsto pueblos dormidos. Kscuchamoa loa íii! bjtoa amVblanco pjra los aposentos. Oí cosa de los caplritus superfíci ilc líl ma- ai uÜDs de las locomotoras cu los cjiupo: Se hará disoL ver media libra de sandA qnlnlsnio tiene tanta poesía conuí la vida Vemos cruzar deadc nuestra ventana, en la primitiva y rudimentaria. El tiempo es lo ios trenes CD que van d e n vidas laca en media azumbre de espíritu de vino, d conodda de dcatJaos Inciertos, anodiincorporando en secuida seis onxao de tre nos, dolorosos, TiE ros ó afortunados. Ea mentiua de Venecía; ñl ésta despide olor. ne hflce ver la poesía á los que no la ven nuestros poseas, mLicbaa veces hemos crupodrA reemplazarle con el barniz que se d 4 a cade el primer momento. Hl tiempo añade zado ó íicgnido r tas to Tincas parolelAi le para los plcaitos. anA poeflítt real. Dositlva A lo que ya! a tie- LOS FBRROCARRILES Í S l A JDEA DIARIA B 3