Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y mmm TELEFONO v i í tí fr I- Jt í r i 7- OVIEDO. EL CENTENARIO DE LA UNIVERSIDAD INAUGURACIÓN DE LA ESTATUA D L ARZOBISPO VALDÉS, FUNDADOR DE DICHO CENTRO P L CENTENARIO DÉLA U N I V E R S I D A D DE OVIEDO II AMBOR Y GAITA Ayer noche, en el ocuparse del bienestar material (aunque todo ovetense sea un sibarita por dentro, en las íntimas entrañas de su ser) y sólo pide lo que halaga al oído, lo que deleita en el momento, lo que remonta á regii íes más elevadas, lo que sugiere pensamientos melancólico y amplio paseo del Bombé- -un paseo típico, igual al de todas las viejas ciudades españolas, con el pavimento enarenado, recto y liso como un salón, con bancos amarillentos á los lados, con una fuente á cada extremo, una fuente que tiene alegorías mitológicas, un surtidor brillante, ranas y truchas entre el agua verdinegra; con un quiosco árabe para la música, con unos árboles de hojas lustrosas, con unos arcos voltaicos redondos y b ancos como lunas resplandeciendo; -en este elegante y admirable paseo del Bombé hubo anoche una serenata de ho ñor, dada al pueblo soberano para deleitarle y amenizarle un poco la amarga vida, á esté pueblo de Oviedo, tan sentimental y abúlico como todos los sentimentales, tan poco cuidadoso del mañana, que parece expresamente moldeado para él el carpe diem ae Horacio; tan entusiasta de los goces espirituales y desdeñoso de los fines utilitarios, que, á diferencia del pueblo romano, si D. FERMÍN CANELLA Y SECADES aquél pedía panem et circenses, éste, menos partidario de todo lo que sea tangible y po- RECTOR DB LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO sitivo, como la deglución, aparenta no preFots, Fresno, de belleza y de bondad... en suma, ¡lumbor y gaita... Gente de Oviedo, tambor y gaita Este adagio, vulgar en la provincia, y que algu nos nos lanzan al rostro á los ovetenses como un baldón de ignominia, cuando en realidad lo tenemos por timbre de gloria, en virtud de hondas y metafísicas causas que urge explicar; este lema, este dicho corriente entre el pueblo, define toda la psicología del pueblo ovetense. Y no creáis que esta psicología sea tan fácil y baladí como podría imaginar un banal cronista, de esos que en llegando á una ciudad ya le han sorbido el alma, como ellos dicen, cuando, en realidad, lo único que han hecho es ingurgitar dos modestos bocks de cerveza en el café más céntrico de la población. L, a psicología de Oviedo es más compleja de lo que podríais figuraros, y podría constituir casi un curso entero de Volkerpsychologie. Nos haría falta un Wundt que acumulase todas sus observaciones y las conglomerase, formando un cuerpo de doctrina. Y este Wundt podría ser en Oviedo el culto y sesudo sociólogo D. Maximiliano Díaz Estévanez, ahora ausente en Bilbao, en la Junta de Reformas Sociales, ó bien mi noble amigo el bachiller, muy amado de las musas, D. José Antonio de Cepeda, de tan patricio y gentil nombre, psicólogo de buena marca. Digo, pues, que el lema Tambor y gaita condensa toda el alma ovetense, y aunque