Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 24 DE SEPTIEMBRE DE 1908. EDICIÓN i. PAG: i3) en firme, ni reeibir en depósito ó comisión aitículos que puedan ser objeto de prenda, ni vender otros que los recibidos en tal concepto cuando hayan vencido y con sujeción al reglamento. Se obliga á los establecimientos á exigü los contratantes, la cédula personal y á cerciorarse de la identidad de la persona que solicite el préstamo, asi como de su capacidad para contratar y de la procedencia legítima de los objetos que ofrezcan en prenda, no admitiéndose los destinados al culto, ni los que ostenten señal de pertenencia del Estado ó Corporación pública sin que se acredite la legitimidad de la operación. Por el art. 9.0 se declara que cuando la operación se hiciera con otro nombre, como el de compraventa mercantil, equivaldrá para todos los efectos la entrega del objeto vendido á la prenda: el importe real de la venta, al del préstamo; el sobreprecio, bonifieación ó indemnización por el rescate, á la remuneración ó interés por el préstamo, y el vendedor, al empeñante. Por el art. 11 se obliga á transcribir en extracto los artículos del reglamento en que se consignan los derechos del empeñante, y por el 14 se prohibe á los establecimientos reempeñar los efectos recibidos. Se establece por el art. 17 la obligación de indemnizar en caso de pérdida ó extravío de la prenda, apreciando ésta en un 25 por 100 más del tipo de tasación, como preeio de afección, y el abono del dobLe de la cantidad en que fue tasa da si la pérdida ocurriese por haber reempeñado el objeto ó por ualquier uso del mismo sin autorización escrita especial del empeñante. Según el art. 18, los establecimientos quedan obligados á asegurar contra incendios por su cuenta los objetos empeñados, aplicándose el seguro, en primer término, á indemnizar á los empeñantes de lo que el valor de los objetos exceda al importe del préstamo é intereses devengados. Por el art. 19 se obliga á fijar en la muestra ó anuncio exterior del establecimiento precisamente las palabras Casa de préstamo Se establece la inspección para comprobar el exacto cumplimiento de los preceptos reglamentarios, debiendo aquélla llevarse á efecto en visitas periódicas por un representante de la autoridad gubernativa y un funcionario de la institución benéfica ó miembro de la Junta de Beneficencia de la población que designe la autoridad entre los que acepten el cargo. Se obliga á los establecimientos á llevar un libro- registro de operaciones sospechosas, cuyos efectos aparecieren materia de delito, imponiendo á los dueños de cada una de las casas el deber de comunicar á los demás los datos de las operaciones expresadas, determinando que si bien corresponderá exclusivamente á los Tribunales proceder al embargo ó incautación de los objetos que constituyan cuerpo de delito, estos, como los de procedencia dudosa, podrán serintervenidos desde luego por los funcionanos de Vigilancia. Se obliga no sólo á dar cuenta diaria de codas las operaciones realizadas, sino á comunicar á las autoridades gubernativas un íesamen mensual de aquéllas y á poner de manifestó, dentro del local, á los encargados de la inspección y á los representantes de la autoridad todos los libros que deben llevar, los documeutos relativos á las operaciones y los objetos que retuvieren en prenda. Se establece como principio general obligatorio la venta en subastas de todos los efectos empeñados, y para ello los establecimientos formarán relación mensual de las operaciones vencidas comprensiva del objeto de cada una, capital é intereses debidos y tasación, y, en su defecto, importe del capital é intereses aumentados en un 15 por 100, proponiendo día para la subasta, el cual aprobará ó cambiará la autoridad gubernativa dentro de tercer día y seis antes del señalado para celebrar aquélla. Se obliga á los establecimientos á anunciar la subasta en periódicos de la localidad de los de mayor circulación, y donde no se publiquen, el anuncio se pregonará y hará en. el lugar donde se fijen los avisos oficiales, debiendo además anunciarlo en el portal y escaparate del establecimiento, acompañado de una relación detallada de los objetos que han de subastarse, ha. subasta habrá de ce lebrarse en presencia del dueño del establecimiento ó de un representante, de un perito tasador designado por la autoridad gubernativa y de un delegado de ésta. El tasador está autorizado para rectificar la tasación hecha por el estableciinie. ito, y percibirá como honorarios un tanto por ciento del valor en rematejde los objetos vendidos, que determinara la autoridad gubernativa, sin que el total de lo desvengado por cada día de subasta pueda exceder de cien pesetas. E 4 art. 34 establece que en la liquidación de todos los objetos que sean vendidos en subasta sólo se reconocerá y computará como intereses máximos del capital efectivo recibido, y por todo el tiempo del préstamo, el doblé del interés reglamentario de los Montes de Piedad ó establecimientos benéficos oficiales de la localidad, y si no los hubiere, de la población más próxima donde existieren. Los objetos que no tuvieren licitador en primera subasta deberán ser subastados un mes después, y el tipo para esta segunda subasta no podrá exceder del capital é intereses debidos y gastos de subasta. Se autoriza á los gobernadores, á petición de los dueños de establecimientos, para celebrar dos ó más subastas de distintos establecimientos, comprendiendo en una las alhajas, relojes, objetos de arte, etc. y en otra las ropas, muebles y efectos diversos, debiendo anunciarse con separación las subastas y pudiendo intervenir en cada una un tasador. También se les autoriza para que en las localidades donde existiere alguna lonja ó establecimiento análogo se celebren en él las subastas, pudiendo encomendar las funciones de los tasadores á los que tuviesen dichos establecimientos ó lonjas, siempre que estén autorizados, y para substituir la representación de la autoridad en el acto de la subasta por las formalidades reglamentarias. El art. 39 determina que el ministro de la Gobernación podrá conceder el derecho exclusivo por tiempo fijo, improrrogable y no mayor de diez años, para celebrar las subastas á las Sociedades ó particulares que ofrezcan lonjas ó locales adecuados, personal idóneo y fianza suficiente á garantir los efectos, otorgando la preferencia á las mayores ventajas de facilidad, seguridad y economía de las operaciones de transporte, depósito y subasta, debiendo recaer la concesión en concurso público, que se anunciará por un mes, publicando el pliego de condiciones en la Gaceta de Madrid y. Boletín Oficial I,o s efectos que en dos subastas consecutivas no obtuvieren postor quedarán de propiedad del prestamista, quien podrá enajenarlos libremente, pero no conservarlos, exponerlos ni negociarlos más que en lugares distintos, separados del establecimiento. En el art. 43 se reconoce derecho por el plazo de un año á todos los interesados á que se anoten en el resguardo de la operación los datos de la venta de las prendas realizadas, pudiendo acudir á la autoridad gubernativa para que se comprueben los datos facilitados por los establecimientos. Por el art. 44 se define el derecho de los deudores durante un año á reclamar los sobrantes que resulten de la venta de la prenda después de cubrir apital, intereses y gastos de subasta. Se obliga á los establecimientos á praeticar, dentro de los cuatro días siguientes al de cada subasta, las liquidaciones correspondientes, que someterán á la aprobación de la autoridad gubernativa; entendiéndose: que ésta autoriza el pago de los sobrantes si no diese orden contraria en término da tercer día, contado desde la entrega de la. liquidación. Se faculta á los gobernadores para gestionar que las Cajas de Ahorros se encarguen del depósito y pago de los sobrantes, cuyas Cajas los abonarán al portador de la papeleta ó resguardo del empeño ó al titular de ella si fuera nominativa ó endosada, salvo caso de reclamación, y donde no hubiere Caja de Ahorros podrán hacer el pago directamente los prestamistas á los interesados. Transcurrido un año desde el día del comienzo del pago de sobrantes sin que se hiciesen efectivos, se entenderá que los renuncian los interesados, y una cuarta parte quedará en beneficio de la Caja de Ahorros ó de la casa de préstamos encargada de pagarlos y el resto se destinará al Instituto Nacional de Previsión para bonificación de pensiones. El recuento de sobrantes abandonados deberá efectuarse cada seis meses á lo más, y se faculta al Patronato del Instituto Nacional de Previsión y á las Cajas de Ahorros para reclamar de la autoridad gubernativa el exacto cumplimiento de este precepto. I os establecimientos que cesen en su operaciones deberán ponerlo en conocimiento de la autoridad gubernativa, anunciarlo dos veces en los periódicos de mayor circulación y durante quince días en el exterior del edificio, indicando, si no fuere en el mismo, el sitio donde los interesados podrán cancelar las operaciones cnyo plazo no hubiere vencido. Se obliga también á los establecimientos qtte cesen á depositar en poder de la autoridad gubernativa los libros originales en que consten las operaciones realizadas durante el año anterior al día de la cesaeión, pudiendo davolverlos un año después. La devolución de la fianza ao se decretará sin haberse entregado los sobrantes de las ventas y los libros del año anterior. Se corrigen las infracciones del reglamento con multas de 25 á 500 pesetas, segúa los casos, debiendo imponérseles siempre el máximo de la multa en caso de reincidencia y pasando el tanto de culpa á los Tribunales, á los efectos del art. 559 del Código penal, cuando aquélla fuere calificada. Se faculta á los gobernadores para deeretar la clausura temporal de los establecimientos en los casos de infracción reiterada, debiendo dar cuenta á los Tribunales por el delito de desobediencia. Tales correcciones, que se entienden aplicables por cada infracción, son sin perjuicio de las responsabilidades á que hubiese lugar. Se somete á los establecimientos á los preceptos de las Ordenanzas municipales y demás preceptos legales que no se opougaa á los del reglamento, del que quedan excluidos los Montes de Piedad é instituciones de crédito agrícola establecidos con autorización del Gobierno. Respecto de los establecimientos existentes, se consigna en la disposición primera transitoria que deberán acomodarse á los preceptos de este reglamento en el plazo de dos meses, á contar desde su publicación, determinando que, transcurrido el primer mes, todas las nuevas operaciones que realizaren, sin excluir las renovaciones, y cualquiera que sea la forma que revistan y el nombre con que se designen, quedarán sometidas á las prescripciones del reglamento en cuanto á la venta en subasta y entrega desobrantes.