Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARAES 11 DE SEPTIEMBRE DE 1908. EDICIÓN J 3 PAG. i 4 m BILBAO. LA FIESTA ESCOLAR ASPECTO DEL SALÓN DE LA FILARMÓNICA DURANTE EL ACTO SOLEMNE CELEBRADO EN HONOR DE LOS MAESTROS Y MAESTRAS DE LA CAPITAL Fot. Santaló ACTUALIDADES mujeres recuerdan las figuras de aquel escasas á cambio de catorce ó diez y seis anuncio tan conocido de antes y después horas de servicio diario, cuya virtud, por lo de tomar el chocolate de Matías López An- mismo, es más admirable, ha de aguantar DE VUELTA tes de entrar en Francia parecen maniquíes impasible ese pitorreo mudo, pero implaDEL VERANEO de modistería; después de salir parecen bo- cable, del mundo veraniego. que, segua Esa de mere mode femenina, I a inmensa mayoría de los veraneantes yas del puerto. ¿Negocio? Muchas veces el viaje, la es- sus cronistas, consiste en ponerse mallas, va regresando á los patrios lares. La tancia, los cambios, la comisión, etc. impor- una ligera camisa y una vaporosa falda, no elegancia suma tiene aún el Concurso hípi co de San Sebastián, más que por lo hípico, tan más que la mercancía adquirida; pero reza en la frontera. No pasa por ella mujer elegante sin que por lo distinguido; la temporada de Bia- ¿con qué oro del mundo se paga el gustazo aritz, y, como refinamiento de los refina- de burlar la ley y reírse de los aranceles? lleve dos ó tres enaguas, dos ó tres faldas, Use, ese es el incentivo del viaje. un abrigo puesto, otro al brazo, un sombremientos, la vueltecita por París. Se acabaría con él si se abriese la mano, ro en la cabeza y otro en la mano, amén de Los que regresan abruman á sus contertulios con sus aventuras de playa, sus lan- si se cumpliese el espíriju y yo creo que mil chucherías colgando, que convierten su ces de negro y encarnado en el Casino, sus hasta la letra de las Ordenanzas de Adua- toilette en la de un arlequín. Si tienes, lector, panenta, amiga o vecina furtivos revoloteos por la frontera france- nas; porque éstas prohiben el contrabando, sa... La verdad es que si no existiesen las pero contrabando es el que se hace buscan- recién llegada de su viaje veraniego por el do el lucro, realizando un comercio; no pue- litoral Cantábrico, sorprende sus impresiofronteras sería preciso inventarlas. ¿Habrá veraneante, sobre todo si es ella, de serlo, ni es posible que el legislador haya nes y verás cómo la más grata, la de más reque haya dejado de pasar algo por la adua- pensado que lo sea, el hecho de adquirir lieve, la de más regocijo, es aquella que se jia? Porque ese es uno de los infinitos goces allende las fronteras un objeto cualquiera refiere al paso por la frontera del sombrero, del veraneo guipuzcoano: ir á Hendaya, á para el uso particular é inmediato del com- del vestido, del abrigo para el invierno próximo, aunque al verla haya dicho también San Juan de Luz, á Biarritz ó á Bayona, y, prador. de regreso, pasar algo. Placer de los dioses Se dirá que asi se protege á la industria el empleado del fisco: es hurtarse á la intervención del carabine- nacional. A la que se protege es á la ex- ¡Anda, hija, que en el pecado llevas la ro ó del vista de aduanas. tranjera. La mayor parte de los objetos que penitencia! AbMECE He visto auna señora transponer la adua- adquiere en Francia el veraneante, sobre na en pleno Agosto, con un calor achicha- todo la veraneante, no le son necesarios. nante, llevando puesto un soberbio gabán Los adquiere porque sí, por ser de Francia, UNA IDEA DIARIA de pieles. Sudaba la infeliz que daba lásti- por constituir un recuerdo de la excursión hipre artificial. ma; pero, ¡qué demonio! una prenda en uso y por proporcionarse la satisfacción de pa- Vino blanco, ocho litros; azúcar, un kino paga derechos arancelarios. sarlo después sin pagar derechos. logramo y medio; pasas de Damasco, 300 Al verla sudar, murmuró resignado y fiAdemás, no resulta muy airoso, que diga- gramos; ñores de cóntamo secas, ocho gralosóficamente un empleado del fisco: mos, para la autoridad fiscal ver desfilar mos; flores de saúco secas, ocho gramos. ¡13 n el pecado lleva la penitencia! ante sus ojos ese pequeño contrabando á Hágase hervir la mezcla durante un minuParecen invención del diablo esos trenes ciencia y paciencia de que lo es y de que no to. Déjese enfriar lentamente. Añádase 350 cortos, merced á os cuales se va y se vuel- puede evitarle. El carabinero, ese infeliz gramos de roa superior. Fíltrese y embove á Francia dentro del mismo día. Muchas servidor del Estado, pagado con dos pesetas téllese.