Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A J C. M A R T E S 22 D E S E P T I E M B R E D E 1908. EDICIÓN i. PAG. 4. B su mayor tarte improductivamente consumidos. Centenares de millones se emplean para adquirir terribles maquinarias de destrucción, que, consideradas hoy como la última palabra de la ciencia, están destinadas mañana á perder todo su valor, como consecuencia de algún nuevo descubrimiento en el dominio respectivo... Sí, la estupefacción fue grande, fue inmensa, y de primer momento se hubiera podido creer en una broma de mal gusto de algún solemne mixtificador. ¿No estaba, acaso, la diplomacia europea al tanto de los proyectos de expansión de Rusia en el Extremo Oriente? Pero la sorpresa creció aún más cuando se supo que casualmente Inglaterra y los Estados Unidos eran las potencias que con más entusiasmo acogían el manifiesto del Zar, aboyando la idea del desarme y de la creación de un Tribunal permanente de arbitraje obligatorio. ¡Inglaterra, que preparaba ya su campaña contra los boers buscando un casus belli! ¡Los Estados Unidos, que, chorreando sangre, acababan de salir de la guerra colonial contra España! Aunque ninguna potencia creyera en la realización de semejante utopía, aceptaron, sin embargo, todas, por pura cortesía, la inTitación del Zar... ¡á lo que saliera! Y el mes de Mayo del año siguiente se reunió en La Haya la primera Conferencia áe la Paz. Durante dos meses y medio pagaron ios delegados el tributo del sudor de su frente; celebraron innumerables banquetes y sufrieron mil indigestiones cerebrales y de las otras. El resultado fue poco edificante. El resultado de la Conferencia, se entiende. En cambio, no así los choques entre algunas naciones, que pusieron muy en claro cosas que no ío eran y cuyo resentimiento aun perdura. Nadie tomó siquiera en serlo la idea del desarme, y Zorn, el delegado alemán, en eoncienzudojdiscurso, demostró la imposibilidad de un Tribunal de arbitraje obligatorio. ¿Qué quedaba, pues, del programa? El fruto de tantos esfuerzos reunidos fue obtener algunas resoluciones relativas al arreglo pacifico de determinados conflictos internacionales, al uso de proyectiles y explosivos y á la propiedad privada en el mar. ¡La montaña parió un ratón! En Agosto, es decir, cuatro semanas después de la Conferencia de la Paz, envió Inglaterra 12.000 soldados al África del Sur y en Octubre declaró la guerra á los boers. Un año después, acción militar de todas las potencias europeas reunidas contra los thinos, para enseñarles á vivir, por medio iel cañón. Tres años más tarde estalla la guerra espantosa entre Rusia y el Japón, durante la cual poco se notó de amor á la paz y á la humanidad. A Dios sean dadas las gracias, desde la segunda Conferencia de la Paz, que se celebró el año pasado, no hemos experimentado todavía tales manifestaciones. ¡Lagarto! ¡Lagarto! En los años transcurridos entre las dos Conferencias de la Paz, los gastos militares anuales han aumentado en 69 millones de libras esterlinas, ó sean más de 1.725 millones de francos, aumento que puede onsi aerarse como enorme. En fin, por lo menos, en el Congreso interparlamentario no jugarán con fuego. Con sabia previsión se han apartado todas aquellas materias que podrían dar lugar á encarnizadas discusiones, rozamientos y choques. Los 900 miembros del Congreso se ocuparán, sobre todo, de medidas humanitarias en tiempo de guerra y en tiempo de paz, es lo verdaderamente práctico. Se ocuparán también del Tribunal permanente internación Aquí viene al caso recordar las palabras pronunciadas por el Excmo. Sr. Jonkheer, van Tets, van Goudriaan, ministro de Relaciones Exteriores de los Países Bajos, al abrir la sesión de la primera Conferencia de la Paz: No olvidemos que nuestros medios de acción son limitados, que las naciones son seres vivientes semejantes á los individuos que las componen; que tienen las mismas pasiones, las mismas aspiraciones, los mismos desfallecimientos y los mismos arrebatos. No olvidemos que si en la vida diaria los organismos judiciales, á pesar de la severidad de las sanciones de que disponen, no logran impedir las disputas, las reyertas y las violencias entre los individuos, otro tanto sucederá entre las naciones, aunque la introducción de un mayor grado de tolerancia en las costumbres ciertamente contribuirá á disminuir las casos bélicos extremos. No olvidemos sobre todo, señores, que hay toda una serie de causas, ya de honor, ya de dignidad, ya de intereses esenciales, que se hallan comprometidos tanto para los individuos como para las naciones, y que en esos casos éstas ó aquéllos jamás consentirán, cualesquiera que sean las consecuencias, en reconocer más autoridad que la de su propio criterio y la de sus propios sentimientos personales. Pero que esto no nos desanime en la contemplación del ideal de una paz universal y de una fraternidad de los pueblos, las cuales, después de todo, no son sino aspiraciones naturales y superiores del alma humana. La condición esencial de toao progreso ¿no es por ventura la persecución de uu ideal hacia el cual siempre nos lanzamos sin jamás llegar a él... EDUARDO HAHN subsecretario de Instrucción pública, concierto por los alumnos ds la Academia de solfeo de las eseuelas municipales y palabras del señor gobernador civil. Del brillante estado de la instrucción de la provincia vizcaína da idea el acuerdo de la Junta local de primeri enseñanza de pasar comunicaeión laudataria con expresivo voto de gracias á los maestros directores de las escuelas de niños del Tívoli, Marzana y Cervantes, D. Fermín Lara, D. Manuel Tomé y D. Justor Pastor, así como á los ayudantes de las mismas D. Juan Reparaz, D. Ángel Domínguez y D. Julián Martínez por el brillante estado en que se encuentra la enseñanza en tales escuelas, según resulta de las actas de los últimos exámenes generales. De la misma distinción han sido objeto las maestras de párvulos de Cervantes, Tívoli, Cortes y Concha, doña Concepción Campo, doña Luisa Ramos, doña María Maeztu y doña Angela Villafría, y la de la elemental de niñas de Iturribide, doña Milagros Moltó, asi como las auxiliares y ayudantes de las mismas. INFORMACIÓN POLÍTICA U l oy, por la tarde, se celebrará el tan anun ciado Consejo de ministros, preparatorio del que mañana presidirá el Rey. Hoy llegarán el ministro de Gracia y Justicia y el de Estado para asistir á esta reunión. El ministro de Hacienda conferenció ayer extensamente con el jefe del Gobierno, dándole cuenta del estado en que se encuentran los asuntos de su departamento y de las reformas que en el mismo piensa acometer. Por lo tanto, aunque el Sr. González Besada no asista al Consejo, en él se tratará de los asuntos de Hacienda. EL SR. BESADA CONSEJO Berlín, Septiembre de 1908. NUESTROS GRABADOS noticias, que amplían los telegramas insertos en el lugar correspondiente de este mismo número. De la fiesta escolar de Bilbao ya nos dijo ayer algo nuestro corresponsal telefónico en la invicta villa; pero podemos ampliar hoy la referencia con los siguientes datos: Según lo proyectado, la fiesta se había de dividir en dos partes: Un festival infantil en la plaza de toros y un acto solemne en honor de los maestros y maestras en el salón de la Filarmónica. Iba á presidir ambas solemnidades el subsecretario de Instrucción pública, D. César Silió, que con tal objeto llegó de Madrid el sábado por la mañana. Pero el tiempo se encargó de mutilar el programa haciendo imposible la celebración de su primera parte. Una lluvia torrencial, que comenzó en las primeras horas de la tarde, cuando ya estaban formados y á punto de desfilar los escobares de ambos sexos, impuso el acuerdo Se suspender el festival. ¡Qué desencanto el de los niños y niñas al recibir la noticia, después de haber pensado tanto en la fiesta! La fiesta quedó aplazada para el primer día hábil. El acto solemne se celebro, como ya dijimos, con arreglo al siguiente interesante programa: Palabras del señor alcalde de Bilbao, ídem del señor presidente de la Diputación de Vizcaya, Intermedio, de Filipucci, y sinfonía de Tannhausser, por el sexteto de la Academia Vizcaína de Música; reparto de premios á los señores maestros y maestras, reparto de premios de honor á los niños de las escuelas de Bilbao, concierto por un alumno del Colegio de Sordomudos y Ciegos de Vizcaya, discurso por el señor fallecimiento D. Nicolás Salmerón Del y de D. PablodeSarasate hemos dado A yer, á las seis de la tarde, salió para Pon tevedra el Sr. González Besada, alarmado por haber reeibido un telegrama en el que se le anunciaba que su esposa ha dado á luz una niña muerta. A despedir al ministro de Hacienda bajaron á la estación el presidente del Consejo, casi todos los ministros que se encuentran en Madrid y buen número de diputados y senadores. rxice nuestro colega La Época que el señor González Besada no ha comunicado á nadie su pensamiento, y, por lo tanto, todo cuanto se dice, atribuyéndole estos ó aquellos propósitos, no puede ser enteramente exacto. Nosotros hemos publicado algunos de esos propósitos del ministro de Hacienda, y son completamente exactos, porque el propio Sr. González Besada los exponía casi públicamente el sábado almorzando en el restaurant de un céntrico hotel. E l ministro de Haciend fue ayer visitado por comisiones del Banco Hipotecario, del Tribunal de Cuentas, y por los señores Navarro Reverter y García Alix. POSESIÓN A yer se posesionó del Gobierno del Banco de España el Sr. García Alix. EL SR. OSSORIO pji gobernador de Barcelona, que llegó ayer á Madrid, conferenció con el presidente del Consejo y el ministro de la tobera ación. Hoy volverá á ñablar con el Sr. La Cierva, y dentro de un par de días regresará á Barcelona. En cuanto al objeto del viaje dei señor Ossorio, permanece aún en el misterio.