Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 20 DE SEPTIEMBRE DE Í 908. EDIClüN 4. a PAG. 7. y 3 los resultados que tair 1 uubKcamos á continuación; i. Lucha romana: Sres. Duce y Lorenzo; venció el primero. 2 Lucha japonesa: Sres. Reiguera y Morales; empatados. %3.0 Paralelas: Sres. López Mateos, Pareja, Fernández, Riaño y el niño Alvarez. 4.0 Match de boxeo: míster Charles Har per y monsieur Víctor Keilhaner; match nulo (empate) g. Asalto á florete: D. Manuel Fernán dez, profesor de la Sociedad, y monsieur Edouard Fulles, alumno. 6. Grupos de estatuaria gimnástica: ni nos Alonso, Alvarez, Mauriz, Martin y Rodríguez, dirigidos por el profesor de la Sociedad, D. Joaquín Navarro. Séptimo. Equilibrios: Sres. D. José, G. Sanfleu, D. M. Viriales y D. A. Viudez. -Octavo. Saltos de altura y longitud: D. José Reiguera, D. Félix Fernández- Zabala, D. R. Blanco, D. J. Carranza, don F. Duce y D. Pascual Barón. f El Jurado lo formaban los Sres, D. JGuillermo Belliure, D. Ricardo R. Ferry, D. Arturo y D. Luis Soria, D. Fernando Fagoaga y P. José Carretero. Cortés, que armaron la piedad española contra Lutero, ó la ambición española para la conquista de América, habían recogido, y en cierta medida conservado, la herencia de los héroes de antaño. Cuando cierto día del año 1808 se imaginó España que su suelo, su pasado, su fe, estaban amenazados por los ejércitos de Napoleón, le bastó dejarse arrastrar por las espontaneidades de su naturaleza para ser heroica y por los impulsos de su cólera para ser horriblemente ctuel. El pueblo español nos, odiaba como apóstoles al mismo tiempo que nos odiaba como conquistadores; detenía á Napoleón en su marcha triunfal y tenía también la pretensión de detener á la Revolución. Llevábamos en la punta de la espada los derechos del hombre, y en todas partes, con un agradecimiento á veces confesado y en otras ocasiones secreto, los pueblos aceptaban nwestras doctrinas; p, ero España rechazó ese regalo. Y aquella fue, después de quince años de paseo por Europa, la primera resistencia seria que halló ás pasp la Revolución. Parecía que en España, además de sufrir una derrota Napoleón- resultaba derrotada la Convención retrospectivamente. De ahí la emoción q e se enseñoreó de las almas durante esas encarnizadas luchas, en Has cuales, con frecuencia, los frailes aparecían como inspectores de ejércitos. La, Historia no s revela que esos frailes, valiéndose de la influencia nacida de su papel de reclutadores y de tribunos, consiguieron reprimir á veces las pasiones sanguinarias del pueblo y lograr que esas iüuchedumbres españolas; (propensas á cometer excesos, se calmara y se volvieran algo más humanitarias. En muchas ocasiones nos muestra Geoffroy de Grandmaison cómo el crucifijo, la custodia y las reliquias lograron domar al populacho exaltado. En Cádiz, por ejemplo, saqueaban las moradas de los afrancesados; acudieron los capuchinos con cruces, y el crucifijo- -escribe un testigo ocular- -fue para aquellas gentes un talismán irresistible. En Valencia, los sacerdotes se valieron de reliquias para moderar los movimientos de las masas alocadas qae iban á degollar á los franceses. En Málaga, para evitarlas consecuencias de un motín, los canónigos salieron en procesión, y la muchedumbre, sublevada, se unió á ellos con recogimiento y docilidad. Hubiese faltado algo á esta historia si Geoffroy de Grandmaison no hubiese dado relieve en su narración á esos gestos de los sacerdotes que supieron en los molnentos de mayor encarnizamiento impo ner la Tregua de Dios. ha revocado esta sentencia, dando lugar al recurso que ayer sostuvo ante la Sala primera del Tribunal Supremo el notable ju risconsulto Sr. Cobián. Opúsose al recurso, en representación de la Compañía Eléctrica de Trdcción, el señor Díaz Cobeña. IAZ BIEN Y NO U n día del pasado in vierno se le presenMIRES A QUIEN taron al alcalde de las Rozas dos individuos que, según dijeron, iban á lejanos países y carecían de di ñero. Compadecida dicha autoridad de la situación de aquellos que consideraba doa desdichados, los acompañó á la posada del pueblo y rogó al dueño que los admitiera durante una noche para que no perecieran de hambre y de frío en medio del campo. El posadero, en efecto, les dio de cenar y les permitió que se acostaran cerca de la lumbre, recibiendo al siguiente día en pago de de su bondad el disgusto de saber que los caminantes se habían llevado las botas de un viajero que en la casa se hallaba hospedado. Detenidos por la Guardia civil aquellos desagradecidos vagabundos, fueron conducidos á la cárcel, y ayer comparecieron en la Sección cuarta de la Audiencia á responder de un delito de hurto con la agravante de abuso de confianza, por el cual solicitó el fiscal que se les impusiera dos años, ocho meses y veintiún días de presidio correccional. El letrado Sr. Humanes sostuvo que en el caso de ser condenados no se les debía estimar la agravante referida. UN PASANTE SANCHEZ BUSTILLO Gtras noticias. que ocurrió el falleci, Inmediatamente miento se dio aviso á los ministros y otros amigos, y acudieron á la casa mortuoria muchas personas significadas, siendo las primeras en llegar los ministros de Gobernación, Hacienda y Fomento; el gobernador civil, señor marqués del Vadillo; el conde de Sepúlveda, D. Lorenzo Domínguez Pascual y D. Emilio Cánovas del Castillo. Las listas de firmas colocadas en la portería se cubrieron sápidamente de nombres. -La capilla ardiente ha sido instalada en el salón principal de la casa. -El entierro se verificará á las tres de esta tarde. De la presidencia del duelo formará parte el jefe del Gobierno, Sr. Maura. L CENTENARIO DE LA UN 1 VERS 1 DAD DE OVIEDO. La herniosa capital asturiana ha hecho en pocos días el trabajo de varios años. Necesitaba demostrar á los muchos extranjerqs que ahora han de visitarla que además de sus bellezas de paisaje, hospitalario carácter de us hijos y atrayentes recuerdos históricos, tiene iniciativas para que las fiestas dedicadas al centenario de su Universidad no desdijeran del hecho que se conmemorará. Ya van llegando los delegados extranjeros que han de asistir á estas fiestas, y la comisión ejeeutiva. déla que es presidente el rector de la Universidad, Sr. Can ella, ha procurado alojar á dichos delegados de la mejor manera posible, y son varios los particulares que han ofrecido sus viviendas é estos delegados. Entre éstgs figuran los siguientes: En el soberbio hotel del acaudalado banquero Sr. Herrera se hospedarán el ilustre Martín Hume, delegado de la Universidad de Londres, y el Sr. Robert Shepherd, de la Universidad de Nueva York. D. Gerardo Aza, hermano del autor ilustre D. Vital, recibirá en su casa de campo, próxima á la ciudad, al Sr. Radet, decano de la Facultad de Letras de Burdeos D. Arturo López distinguido y afortuna do banquero, tendrá en su hermoso chalet 3 ¡los Sres. París y Cirot, de la Universidad de Burdeos también. El notable literato D. Martín G. del Valle ofrece hospitalidad al Sr. Ocantos, delegado ÚP, la Universidad de la Plata. El ilustre Dr. Dihígo, delegado de la Universidad de la Habana, ocupará la casa de) rector, Sr. Cánella. Representará al Rey, protector del Cente. nario, el ministro de Instrucción pública. D. Faustino Rodríguez San Pedro. D. Alejandro Pidal abandonará su retiro de Somió y asistirá y tomara parte perso. n. almente en uno de los actos hiéranos máa E S P A Ñ A 0 MTM Y NAPOLEÓN p sce es el título de un libro que ha publi cado Geoffroy de raadmaison. 1 Georges Goyau da cuenta de dicho libro en nn artículo que publica UEclair, de Palís, y del cual extractamos los siguientes párrafos: Por el título se comprende lo que es el libro; se trata de España, que se considera provocada y ofendida, que resiste y se encabrita, despertándose en ella de repente las energías inexploradas desde hacía tres ó cuatro siglos. Qxivik hubiese sido posible presentir ese despertar si las generaciones de entonces hubieran recordado las antiguas luchas contra los moros. Pero los hombres del siglo XVIII se habían habituado á no ver en esos arranques más que explosiones del fanatismo, y cuando los franceses vinisron del Norte, los españoles vieron en ellos los mensajeros de ideas que no querían admitir é hicieron con ellos lo que habían hecho sus padres con los moros llegados del Sur con unas creencias que les causaban horror. Trescientos años de una existencia obscurecida no habían sido suficientes para embotar las energías del alma española. Esta se había reído con Cervantes de los caballeros que continuaban retando á fantasmas, ya que no había infieles que vencer; pero los viejos luchadores que habían ayudado á Fernando el Católico á apoderarse de Granada tenían otros herederos de su bravura además de Don Quijote. Hombres como San Ignacio de Loyo a, como Hernán TRIBUNALES KfUtlDAp DE UNA. CESIÓN Hace ¿L. i- j nos a ñ o s solicitó del Ayuntamiento el conde de Locatelli la concesión de un ferrocarril de contorno, que le fue otorgada previa la tramitación legal del expediente. Poco después, el conde se asoció á otro señor, y cuando se habían realizado algunas obras y el proyecto comenzaba á desarrollarse se cedió la eoncesión, y ésta ha ido de mano en mano hasta llegar á constituir la Compañía Eléctrica de Tracción. Pero es el caso, según parece, que al hacer la cesión Locatelli había enviudado, y como la sociedad conyugal estaba todavía sin liquidar, tío podía legalmente ceder lo que por ser considerado como bienes gananciales había de pertenecer á sus hijos. Reclamaron, pues, éstos á la muerte del padre, pidiendo la nulidad de la cesión y el otorgamiento de la mitad de las obras que se hubieran realizado en el proyecto, y el Juzgado falló el asunto en armonía con lo solHfJ I i 3 V f í