Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 17 D E S E P T I E M B R E D E 1908. EDICIÓN PAG. 4. Arden los escaparates de los comercios, alumbrados la noche entera; en las calles hay una claridad de mediodía, y hasta en lo alto de las fachadas brillan los anuncios luminosos entre dibujos, bombas de colores, serpentinas y letras caprichosamente adornadas. Los grandes hoteles abren también sus comedores al público, y en todos ellos se sirve el souper de rigor después del espectáculo. El Adlou, el Bristol, el Kaiserhof, el Metropol, el Central, el Savox, ofrecen sus mesas cubiertas de flores, sus orquestas de ziganes y sus botellas de Rhin y de sec, puestas á refrescar en las relucientes cubetas de metal... La gente alegre, el demi- monde berlinés, se encierra en los salones del Grand Buffet, en el Moulin- Rouge, en la Blamen- Sale ó en el Amor- Sale, y no temáis que haya una disputa, ni una riña, ni una bronca... Es un pueblo bien educado y se divierte cortéstnente... A media noche apenas si encontramos por las calles una persona que esté sereaa... Los alegres berlineses, cargados como cubas y haciendo eses, se retiran á sus domicilios, porque al día siguiente hay que estar en el taller, en la fábrica, en el mostrador ó en el escritorio, y durante la semana entera trabajarán como negros para eso, para disfrutar del domingo poniéndosela ropa nueva, fumando un gran cigarro, bailando en las terrazas de Halensee y atracándose de sanvoichs y apiporrándose de la divina rubia... JOSÉ JUAN CADENAS. Berlín- S RÁPIDAS NUESTROS GRABADOS p l Rey en San Sebastián. D. Alfonso XIII ha tomado parte en ¡as regatas que se han celebrado estos últimos días en San Sebastián y en ellas ha obtenido buen número de premios. Anteayer, durante su visita al Club Náutico, le fueron entregadas las copas en que los premios consistían, y en el momento en que acababa de reeibirlas tuvo la oportunidad de sorprenderle la instantánea de nuestro compañero Goñi, que impresionó la fotografía reproducida en la primera página de este número. ace años que debía estar construido un ferrocarril corto, muy corto, que uniese á Avila con Peñaranda de Bracamonte, en la provincia de Salamanca. El proyecto está hecho, sacadas á subasta las obras, creo que hasta constituido el Consejo de administración. Con ese ramal la comunicación de Madrid con el Noroeste de España sería mucho más rápida. Por Avila, Peñaranda, Salamanca, Zamora, Astorga, se ganaría bastantes horas para ir ó para llevar mercancías á La Coruña á Vigo, etc. Ocurre en este proyecto algo de lo que ocurre en la región andaluza con otro. Unir la línea de Granada y Almería con la de Baza y Murcia es también cuestión de pocos kilómetros. El proyecto está hecho. Creo que las obras comenzadas hace varios años. El Nordeste de España quedaría rápida y directamente unido con el Sur. Para ir de Barcelona á Málaga ó Granada, por ejemplo, no sería preciso hacer escala en Madrid. Para ir de Málaga ó Granada á Barcelona, ó Valencia ó Murcia no seria preciso subir á Alcázar de San Juan. Se ganaría mucho tiempo, muchos kilómetros y mucho dinero. Pero hay poderosos enemigos de esos proyectos. Las grandes empresas. La del Norte por arriba y la del Mediodía por abajo sentarían los efectos de esa innovación bienhechora. Bienhechora, por supuesto, para el público, para las provincias, para las regiones, para España. Por eso semejantes proyectos no acaban de realizarse. Y para eso son consejeros, con pingües sueldos, de esas Compañías los más excelsos políticos y los más empingorotados personajes de nuestro gran mundo que tan pequeño se muestra ante las necesidades generales del país. POR TIERRAS DE CASTILLA tes había pasado á toda velocidad por un pueblo, sembrando la desolación y casi la ruina de algunos aldeanos. Había destrozado cinco gallinas, dos perros, un cerdo y no se sabe si algo más. El vuelco inesperado obligó á los viajeros á volver al pueblo á reclamar auxilio del herrero... y á indemnizar daños y perjuicios. Entre los auxiliares que acudieron había un charro que acaso veía un automóvil por primera vez. A su vista, y teniendo también presente el daño que en la aldea acababa de producir, se le ocurrió esta reflexión, digna de recogerse: ¡Mia que este chisme hacer tanto daño y ser tan hermoso! Que viene á ser lo que al famoso Papa se le ocurrió después de recibir la confesión de cierto también famoso penitente: ¡II peccatto é grosso; ma Vinvenzione é bella! AEMECE. POPLAS DEL JUEVES. w TEATRALES En la ficción del teatro los años no entran en cuenta La dama tiene cincuenta y el galán sesenta y cuatro... Opera española, buen camino llevas, ¡pero buen dinero se pierde en las pruebas! Yo no sé si cuando silba el público acierta siempre; lo que sé es que cuando aplaude se equivoca muchas veces. ¡Líbranos, Dios de Israel, de que un actor ó uua actriz acierte á dar á un papel interpretación feliz, porque es fácil que se engría en el mismo punto y hora y forme una compañía para actuar en Zamora! Ante las payasadas, generalmente, no hay público severo que se resista; porque debemos todos tener presente que tiene el escenario mucho de pista... Juzgan con cierto rigor los que van á los estrenos á burlarse del autor porque el que más y el que menos piensa que lo hace mejor. Hay pollo que sueña con la- Petronila, que hace medio siglo que canta en la fila. Para demostrar la parte que suele tomar Cupido en las batallas del arte, siempre habrá un desconocido que, metiéndose á empresario, se gaste una millonada por el afán temerario de hacer tiple á una criada. ¿Se estrena una zarzuela? Pues yo no falto; pero, por si hay romanza, llevo el Heraldo. SINMIO DELGADO U asta los más apartados rincones de Cas tilla llegan las esplendideces de dama tan ilustre y tan grande de España, sin serlo oficialmente, como la marquesa de Squilache. Alba de Tqrmes esfuérzase por acabar la basílica de Santa Teresa, honra de España y de la Iglesia, y si en el cielo pudiera haber preeminencias, honra del cielo. a procesión católica en Londres. porque el abarca mucho aprieComo último eco del Congreso Euca- ta Acaso las obras que monumental templo del rístico que acaba de celebrarse en Londres, no poco, avanzan mucho. Falta dinero. publicamos una fotografía de la procesión quesa de Squilache, secundando La marcon su fue affi celebraron los prelados congresis- plausible y admirable actividad la generosa tas y que fue presenciada por muchos cen- iniciativa de la infanta doña Paz, logró el tenares de railes de espectadores. año pasado aportar un puñado de miles de pesetas para la construcción del templo. l gobernador del Sanco. Sabe ahora que para la próxima fiesta de Como nuestros lectores saben, ha sido la mística doctora no habrá en las arcas munombrado gobernador del Banco, en la va- nicipales de Alba más que unos míseros cante del Sr. Sánchez Guerra, el ex ministro ochavos, tesoro muy común en muchos MuD. Antonio García Alix. nicipios castellanos, y escribe al alcalde suscribiéndose con 250 pesetas para que se festeje á la Santa, como es costumbre, en la a bomba de la golondrina. ducal villa que guarda los restos de la seráLas actuaciones judiciales realizadas fica virgen de Avila. con motivo de la explosión de una bomba alcalde que en un vaporcito de los llamados golondrinas doHace más. Dice al de la infanta ha conocien Munich, cerca doña Paz, en el puerto de Barcelona ha puesto de re- á una dama americana muy rica y admiralieve los talentos del juez de Marina, señor dora de Santa Teresa, y ofrece influir para Pasquín, y los conocimientos del comandante del cañonero Temerario, D. José María que tan sincera devoción se traduzca en alimportante donativo. Barrera, y del oficial D. Francisco Fernán- gún la insigne marquesa aumenta así su leY dez de Celis, que han realizado la reconsti- gítima popularidad, que cuando es entre tución de la bomba con los trozos encontra- gente modesta, piadosa y agradecida debe dos á bordo de la golondrina, en el mar y en saber á gloria pura. el cuerpo de los heridos. ías pasados vi en la cuneut ae una caLa bomba resultó estar iormada por un rretera un automóvil volcado. Justo, recipiente de los que usan los fundidores de castigo á sa maldad, porque momentos anmetales para su trabajo. L E L D