Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO 19 t DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO v f íí 5 i f EL CONGRESO EUCAR 1 STJCO DE LONDRES Fot. Wotd i Graphic Vren. LA PROCESIÓN EN LAS CALLES DE LA CAPITAL DONDE CONTEMPLARON SU PASO MUCHOS MILES DE PERSONAS DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL L DOMINGO BERLINÉS Los cambios de estación en Berlín señálanse siempre de la misma manera... Tres ó cuatro días de viento huracanado, formidable, un viento que os arrebata el sombrero, el gabán, todo... En seguida, diez, doce, quince días, un mes, de lluvia persistente, fastidiosa... Después, mutación, y he aquí la primavera conEundida con el verano. Ahora volvemos á padecer el mismo viento huracanado y brutal, y cuando se calme un poco el eielo nos inundará de nuevo... Luego, mutación otra vez y presentación del otoño, que por estas tierras viene disfrazado de riguroso invierno. Pero á los berlineses no les asusta el mal tiempo, y así hoy domingo salen á pesar del viento y de los amagos de lluvia y se alejan de la capital para buscar en el campo solaz y esparcimiento. Berlín en este momento parece un inmenso cementerio, las casas están mudas, corridas las persianas, desiertas las calles... Los tranvías, en cambio, hacen hoy negocio redondo porque van llenos y son tomados por asalto en las estaciones y paradas... Todo el mundo está endomingado, luciendo los trapitos nuevos; las mujeres, la blusa de moda; los hombres, el terno flamante... Y todos marchan serios, graves, como si la ropa requisiera este aire señoril, orgulloso y disciplenfce. Reparad bien en el obrero berlinés. Durante la semana, cuando entra A B C EN BERLÍN E. en un tranvía, se disputa casi á puñeta 2: os el asiento. Hoy domingo, no... Hoy domingo prefiere ir en cualquiera de las dos plataformas muy tieso, muy estirado, para que le tomen por un señor chic; ein feiner Herr... Se ha rizado los bigotes á lo Kaiser y lleva bien derechas, bien engomadas, las puntas. Cada bigote es hoy una verdadera obra de arte, porque estos malditos barberos, que no han aprendido todavía á afeitar y dan ex jabón con la mano, hacen filigranas con la tenacilla. La determinación del Emperador de rizarse los bigotes hace algunos años abrió- nuevos horizontes á los peluqueros alemanes, que emplean más tiempo en rizaros las guías que en afeitar la barba más rebelde... Rizado, pues, compuesto y grave, el berlinés se dispone á disfrutar del domingo, impacientemente esperado. Enciende un SQnntagzigarre, un cigarro de día de fiesta rubio, seco, maloliente, y corre á Halensee, á bailar eií las terrazas, á come samoichs y á beber cerveza... Derlín, en tanto, está desierto... ¡Oh! Pe es sólo hasta que la tarde comienza á caer... Cuando anochece, las calles se inundan y la Unter- den- Linden aparece negra de gente que pasa dos ó tres horas recorriendo el espacio que hay entre la histórica puerta de Brandemburgo y el Palacio imperial... Luego comienza el asalto de los restaurants y la cola delante de las taquillas de los teatros. Wintergarten, el Apollo, el Metropol, el Velhalla, tienen que colocar una hora antes de comenzar la representación el cartelillo diciendo que se han agotado los billetes... En la Opera y los teatros imperiales, en esos es preciso encargar la localidad con quince días de anticipación... Y á las diez de la noche, cuando terminan las funciones de los teatros, las puertas de los hoteles y restaurants resplandecen de luz, porque en ninguna ciudad del mundo se D. ANTONIO GARCÍA AL 1 X NUEVO GOBERNADOR DEL BANCO DE ESPAÑA hace tanto derroche de luz como en Berlín.