Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S 16 D E S E P T 1 E M B R E D E 1908. E D I C I Ó N P A G i 3 UN CENTENARIO EN OVIEDO T To hace mucho conmemoraba Valencia con fiestas solemnes la fundación de su primer centro de enseñanza. Es ahora la U aiversidad de Oviedo quien nos ofrece espléndida actualidad. Cúmplese este mes la fecha del tercer centenario de su creación, y á celebrarla como cumple á sus prestigios y es de esperar de su historia y de sus poderosas energías se apresura Asturias, que por muchos conceptos puede ser considerada como euna y crisol del espíritu de la patria, No es hora de descubrir lo que en la cumbre de la mentalidad española esplende; pero sí es oportunidad de juntar al recuerdo el homenaje, de mostrar eti el ambiente de cultura de aquellos claustros, que se alzazaron por la noble iniciativa del arzobispo Valdés, cómo se han fecundado allí las buenas semillas arrojadas; cómo las más grandes ideas se han hecho carne y han formado legiones de pensadores, oradores y hombres de acción; cómo, en fin, las puertas de su escuela, abiertas á la luz de los tiempos, no han sido barrera de hierro que sólo podían traspasar los profesionales de ana ciencia grave y meramente ornamental, sino umbral franco que daba acceso á una prolífica colmena intelectual donde los maestros contrastaron la verdadera ciencia cpn la vida, y de donde, peregrinos y sembradores, salieron de irez en vez á difundir pródigamente entre los humildes é ignaros, apartados forzosamente de las aulas, todos los tesoros que ávidamente acopió su intelecto en los vericuetos de la investigación, en las retortas del análisis, en las canteras en que el Derecho labró sus sillares, en toda esa rada labor que consume los mayores alientos y que lleva derechamente al saber sólido, humano, progresivo. Así se ha abierto paso la Universidad de Oviedo; así ha popularizado su personalidad y su nombre ha ganado las fronteras. Sus fiestas, pues, no son privativas de aquella cultísima institución, ni de la región asturiana sólo; corresponden á España entera, y toda España debe asociarse á ellas con viva satisfacción, como en el homenaje habrán de estar representadas de manera gallarda las principales Universidades del orbe. ¿Y cómo no, cuando en los eslabones de su gloria han venido dando fe de vida constantemente sus profesores? La historia, el arte, el derecho, las ciencias sociales y económicas, la litei atura, ¡cuánto no deben á los Altamira y Canella, á los Aramburu, Builla, Sela y tantos otros que hacen honor á aquel claustro y enlazan sus nombres y esfuerzos por la transformación y mejoramiento de la instrucción nacional á los de aquellos asturianos ilustres que culminaron en la filosofía, en la oratoria y en la política! ¡Cómo no ha de vagar entre ellos la sombra y la memoria de aquel laboriosísimo é implacable Clarín, á cuya marca de fuego tantos temieron y que en la vida literaria dejó tan honda huella! En la obra magna y provechosa de extensión universitaria que el claustro de Oviedo acometiera en hora feliz y ha llevado á cabo con gloria nuestra la garra leonesca de nuestra ciencia, no tan diyorciada como por ahí se cree, de la mentalidad europea, aunque aherrojada á la ergástula mezquina de presupuestos regateados para cuanto con la instrucción pública se relaciona. Las fiestas de Oviedo, que han de preceder á la apertura del nuevo curso, no resv- gonden á un afán palabrero y de vacua osteatación: serán como el coronamiento de sus anales, como la síntesis de sus actividades fecundas, como el veicice e plendo- roso de los surcos con que en el alma de nuestro pueblo ahondan los maestros de aquella meritísima Universidad. A ella vaya nuestros entusiastas parabienes. NUESTROS GRABADOS i a despedida de Fu entes. En Bilbao ha dado el espada Antonio Fuentes su última corrida de despedida de los públicos de la Península. E- n la lidia derrochó el famoso torero sus facultades, logrando estruendosas ovaciones. 1 a apertura de los Tribunales. En lugar oportuno damos cuenta de la solemne ceremonia de apertura de los Tribunales, celebrada ayer en esta corte, bajo la presidencia del Sr. Martínez del Campo. p l Concurso hípico de San Sebastián. En el campo de Ondarreta se inauguró anteayer el gran Concurso hípico internanacional, organizado por la Real Soeiedad Hípica de San Sebastián, con la cooperación de aquel Ayuntamiento, y en la cual se disputaron los premios concedidos por la familia real para las pruebas de obstáculos, de altura y de longitud. pfl almirante Cervera. -Ayer tomó posesión de su cargo el nuevo jefe de la jurisdicción de Marina en Madrid, D. Pascual Gervera, que substituye al dimisionario almirante Sr. Viniegra, ten calma y no seas párvulo. ¿Tú quies arreglar la cosa para que el señor Sandalio no vuelva á decirte pío, ni ataque á lo más sagrao, que pa ti son las patatas, y salgas de este mal paso? -Sí, señor. -Pues pide un sotare, le abres, le metes un papiro- lo cierras, se lo remites á su casa, y me rebano la nuez si mañana mismo no quedas autorizado pa colocar las patatas donde te salga. ¡Milagro sea que ese gaehó acepte! -Pero, hombre, ¡no seas eándidó; Por un papiro de á veinte, hoy que todo está tan malo, se hace maurista hasta el propio Salraerón! ¡Uué! ¡Se dan casos! Conque bébete otra media, haz todo lo que te mando, y p a sacarte la espina ahí va un consejo barato: sube el precio á las patatas, y que pague el vecindario todas cuantas perrerías te haya hecho el señor Sandalio. MANUEL SOR 1 ANO. tf OPLAS DEL MIÉRCOLES LO QUE SE HABLA EN LOS CAFES (EN EL DE SAN MILLAN) UNA IDEA DIARIA I impieza del metai oxidado. -Se obtiene con gran facilidad por la inmersión en una solución casi saturada de cloruro de estaño; la permanencia en el baño debe ser en razón del espesor de la capa de óxido; en general es suficiente de doce á veinticuatro horas. La solución no debe contener un gran exceso de ácido, pues sería atacado por el hierro. Al sacar del baño los objetos son enjuagados desde luego con agua, después con amoníaco y rápidamente secados. I, as piezas así tratadas tienen la apariencia de plata mate; un simple pulimento les vuelve el aspecto normal. DE NUESTRO CORRESPONSAL -Concupisciano, ten calmg, ¡Le digo á usted que lo mato ¿Lo ves? Como siempre, empiezas á echar las patas por alto; y vamos á ver: ¿qué sacas con eso, Concupisciano? Pagar un juicio y que luego te ponga como un guiñapo encima, porque tú sabes quién es el señor Sandalio, y con eso de que tiene, según dice, mucha mano con San Pedro, si se empeña, te manda á San Pirindango. Tú, aunque de Getafe, eres de lo mejor del mercado de la Ceba, y ja el negocio no hay otro; tú eres el amo. Porque vendiendo hortalizas y otros productos terráqueos ties un cartel, que me no del Bombita y del Machaco; pero en diciendo que un día te se calientan los cascos, ¡vamos, hombre, que diciernes lo mismo que un guardia urbano! Conque lo dicho, ten calma, deja pasar el chubasco, y sóplate esa otra media, que ya te se está enfriando. ¡Si es que ese hombre no me deja! ¡Si ese hombre me ha declarao la guerra! ¡Si me persigue con la intención de un marrajo! ¡Si es que ya lleva dos días que me hace quitar los sacos de laa patatas, y si esto lo repite tres ó cuatro días más, adiós negocio! Me arruina, señor Pancracio! ¡Concupisciano, ten calma. ¡Si no pue ser. -Hazme caso, que yo arreglaré el asunto; porque el que lleva veinte años en la venta de hortalizas, sabe de esto raác; que el Galio. Sóplate yiiti mecua copa, A B C EN ROMA TgL VERANEO DE El rey Víctor Ma VÍCTOR MANUEL nuf l y la familia real veranean en el Piamonte. Para un Soberano enemigo de la etiqueta y de los honores oficiales, para una Reina que tanto se ocupa de sus hijos, esos meses de verano son los más agradables del año. En Racconigi, la mansión regia es un palacio, mientras en Santa Ana de Valdien la vida es mucho menos complicada. La etiqueta no existe allí, y los jóvenes Príncipes gozan con entera libertad de los aires sanos de la montaña, y corren por los campos como si fuesen hijos de alguna familia burguesa acomodada. La Reina, recordando, sin duda, las alegrías de su infancia, cuando con sus padres vivía en Montenegro, no ha querido privar á sus hijos de la libertad de que ha gozado siendo niña. Ninguna curiosidad inoportuna estorba su vida campestre y encantadora, La Reina pesca con caña en los estanques y en los riachuelos, ó se pasea en automóvil por las avenidas del parque. A veces, el Rey, la Reina y los Príncipes montan á caballo, y la printesa Juana, que es la más joven, monta en un borriquillo. Estos días el Rey ha ido al alto Piamonte para cazar gamos, pues la caza, el automovilismo y la fotografía son aüb entretenimientos favoritos.