Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S 16 D E S E P T I E M B R E D E 1908. EDICIÓN i. a PAG. 5. oíicio de los secretarios judiciales, ajustado su número y calidad á las necesidades de cada residencia, graduando por ella la dotación de los que la reciban del Estado y reservando las plazas superiores de su clase á la antigüedad sin defectos. Abrigo la idea, que como otras entrego ion obligada desconfianza, por ser mía, á vuestro pensamiento, de la conveniencia del restablecimiento de las antiguas residencias, cuyos últimos restos hasta nosotros han llegado. Instruidas por la Inspección. al cesar cada juez en su oficio, averiguaríanse su conducta y su capacidad y sus hechos por mediosjEáeiles, ó más fáciles al menos que ahora, y sometidos los jueces al Tribu- nal que tomara la residencia, es de creer tute influyera benéficamente en el servicio y en el personal su severo juicio. r eberes del juez. Preocupación única del juez ha de ser lo que deba hacer en cada caso, haeer lo qu- e deba y no cuidarse de lo que los demás digan de lo hecho más que para aprender, oyendo con tolerancia la crítica y la censuta mesuradas. Que los jueces seamos dignos de nuestra misión y que se crea que lo somos es el Bunio interés propio y general, ¿ho somos? ¿I,o seremos? De nuestra exclusiva voluntad depende. Xa ley nos presta suficientes condiciones. A MEMORIA DEL FISCAL j a Memoria elevada al Gobierno de S. M. por el señor fiscal del Tribunal Supremo, D. Javier Ugarte, es un volumen de bastantes páginas en el que se recogen las observaciones formuladas por ¡los fiscales de las Audiencias, recopilando con gran claridad el estado de la Administración de Justicia, las instrucciones dadas al ministerio fiscal y analizando finalmente las reformas más convenientes para el mejor servicio dfe justicia. instituir un poder auLókoino frente al Estado español, ligado solo á él por la Corona. -Y aun sin este lazo, según los más radicales. E 1 centro de donde parte la agitación nacionalista- -continúa dicho funcionario- -se halla en Bilbao; de aquí salen comunicaciones para fundar batzokis, aquí se organizan expediciones, con carácter político- religioso, á fin de visitar los pueblos en que algún recuerdo histórico puede servir de pretexto para renovar las aspiraciones n 1 cionalistas; de aquí se comünieó á Vitoria y San Sebastián, y se ha pretendido comunicar á Navarra, la semilla de antagonismos y rencores que amenaza seriamente la paz moral y material de la tierra vascongada. Auxiliar importantísimo de esta empresa es la Prensa periódica que difunde tales principios... Mantienen la agitación- -añade- -con ínitines y reuniones continuas, procurando convertir en centros de nacionalismo las Sociedades de recreo y hasta las benéficas y explotando el sentimiento religioso y el amor de estos habitantes á las costumbres y usos tradicionales del país. Bueno será añadir que si el Jurado se muestra ordinariamente propenso á absolver á los culpables de delitos engendrados con estas tendencias, el Tribunal de derecho ha dado en fecha reciente gallarda muestra de independencia y rectitud imponiendo severas penas á reos de nefandos gritps, según sentencia que cifra el propósito de la ley de 23 de Marzo de 1906. racteres de gravedad extraordinaria. Sobre todo con relación á las falsificaciones de moneda; se falsifican los billetes de Banco, se falsifican los duros y las pesetas, conforme han descubierto investigaciones oficiales, que han dado origen á diversas disposiciones gubernativas y legislativas Es un hecho que desde hace años circula una cantidad mayor ó menor de piezas de ley igual ó aproximada á las de cuño auténtico. Indudablemente hay que poner término á la situación así creada, que puede dimanar en cierto modo de la lenidad con que han sido falladas las causas de que ha conocido el Jurado. l, as absoluciones han alentado el fraude. Los más abrumadores indicios no se consideran muchas veces prueba suficiente, como si fuese preeiso sorprenderá los falsificadores en flagrante fabricación, manejando prensas y troqueles, para que su culpabilidad resultase clara, i a ley de Condena condicional. -1 Al tratar en su Memoria el fiscal del Supremo de este asunto, dice: I a ley de Condena condicional, tan afortunada en su inspiración como en su texto, está siendo aplicada sin dificultad alguna Esta Fiscalía, conforme consta á V. B. acudió desde el primer momento á comentar y esclarecer debidamente los diversos problemas planteados por los nuevos preceptos. Y no debe ocultar el que suscribe que la circular de 2 de Abril último, más adelanteincluída, ha orientado ventajosamente la acción del ministerio pjiíblico, saliendo al encuentro de las dudas con que la práctica pudiera entorpecer los beneficios justamente esperados de aqwella sabia institución. Así lo manifiestan á coro las Memorias que se me han remitido. Hay Tribunales que muestran invencible repugnancia á otorgar la suspensión de la pena. Bien es verdad que jurisconsultos distinguidos, alguno singularmente caracterizado, no recatan el temor de que nuestra justicia sufra hondo menoscabo gracias á este nuevo elemento jurídico, que consideran perturbador de la inflexible observancia de la ley. falsedad. D eelitos declase de delitos ha adquirido a Esta i os delitos de sangre del terrorismo. El vino y la vagancia, la falta de sólida educación, sirvan de seguro vehículo al escándalo y á la delincuencia... Por eso es unánime- -dice la Memoria- -el aplauso e on que en los informes que tengo á la vista se acoge y elogia la disposición gubernativa que reglamenta el cierre de las tabernas. Así como, en otro sentido, resulta igualmente laudable la prohibición de la venta y uso de armas ilícitas. 0 efonnas legislativas. Empieza la Memoria elogiando las nueRefiriéndose al terrorismo, dice el fiscal vas leyes de Condena condicional, las dos del Supremo que estos crímenes, manifesreferentes á la usura, la reforma del Código tación también- -tremenda y sanguinaria- -de Comercio y el proyecto de ley hipoteca- de odio al Estado, de aversión á la socie ria votado por la Alta Cámara, así como la dad, de cruel ensañamiento inhumanitario, nueva organización de los Cuerpos de Vigi- han recibido rigurosa sanción ante el Juralancia y Seguridad, de la cual puede espe- do barcelonés, cuya viril entereza de juicio l Jurado. rarse una mayor eficacia en la represión de ha conquistado generales simpatías. El su Poco nuevo se puede decir respecto del los delitos. ceso está fiel mente narrado ñor el fiscal de Jurado, sometido todos los años, en la ocasión aquella Audiencia. 1 a administración de justicia. A la primera sesión- -dice- -y al primer solemne que motiva este escrito, á concien Pasando á examinar el estado de la ad- llamamiento concurrió desde luego número zudo y detenido estudio, que ha puesto de ministración de justicia, el jefe del ministe- suficiente de jurados para constituir el Tri- relieve así sus preeminencias como sus derio público se fija primeramente en los deli- bunal, verificándose el sorteo y asistiendo medros. No insistiré por ello en repetir una tos contra la patria. I os fiscales de Bilbao los catorce por él designados á todas, las se- vez más frases estereotipadas, que lo prey San Sebastián llaman la atención sobre el siones, excepto uno, que enfermó... Y aquei sentan como muy propicio á aceptar la madesarrollo del nacionalismo vasco. En eam- Tribunal de hecho, formado por honrados yor blandura en los delitos contra las perfoio, el de Barcelona hace notar el descenso vecinos de la ciudad de Barcelona, no in- sonas, llegando á las fronteras de la impuque se observa en los delitos de este género. fluidos por el clamoreo general de la Pren- nidad en causas por falsedad, malversación, I s atentados contraía autoridad- -agre- sa, ni por sugestiones personales, ai aun por imprudeneia temeraria y otras análogas, á ga- -son delitos frecuentísimos en España, lo que individualmente pudieran afectarles cambio de mostrarse implacablemente secontribuyendo á ellos frecuentemente la los terribles estragos que habían ocasiona- vero en las instruidas por delitos contra la exaltación producida por la embriaguez. do los explosivos, sino apreciando con sere- propiedad. I $1 fiscal de la Audiencia de Madrid dina y recta conciencia las pruebas aducidas l bizcaitarrismo. y convencidos de la culpabilidad imputable serta con acierto sobre la forma de redactar Acerca de este punto creemos intere- á la mayoría de los procesados por los seis las preguntas del veredicto, pues aun cuansante reproducir de la Memoria los siguien- delitos motivo y base de las acusaciones do el art. 72 de la ley establece las reglas á tes párrafos: pública y privada- -pues respecto de otros que los presidentes deben acomodarlas, esto El partido antiguamente llamado bizcaí- tres sobreseyó la Sala de justicia en tiempo no obsta á que la premura del tiempo y las tana y en la actualidad nacz onak sfa- -escribe oportuno, -dieron un veredicto que, en opi- complicaciones del debate impidan no poel fiscal de la Audiencia de Bilbao- -ha em- nión de esta Fiscalía es una página de glo- cas veces que se hagan eon la concisión y prendido una campaña activa, por medio ria para la institución del Jurado; eviden- la claridad necesarias para su mejor eom. de la Prensa y de la asociación, constitu- ciando especialmente que, cuando adquie- prensión. I, a Memoria termina recopilando las insyendo batzolús ó Sociedades en casi todos ren los ciudadanos verdadera convicción de los pueblos de la provincia y llevando sus la culpabilidad, no influye lo más mínimo trucciones dadas á los fiscales durante el doctrinas á los demás de linaje vasco, en en su ánimo la gravedad de las penas que pasado año judicial, loíT cuales el germen de discordia que en- hayan de imponerse; penas que, á pesar del l trabajo del Sr. Ugarte ea aigno por totrañan las ideas del nacionalismo ha co- precepto legal referente á la ignorancia de dos conceptos de su bien cimentada menzado á fructificar. De este modo se agra- las mismas, por unos ú otros medios son cova el mal, derivado de la existencia de un nocidas, en la mayoría de los casos, por los fama de jurisconsulto eminente y hombre cultísimo Y de elevadas miras. partido cuyas predicaciones se enderezan á que están llamados á resolver. E E E