Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. MARTES i5 DE SEPTIEMBRE DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 4. arrojen piedras á los pájaros, como en los paiques 3- jardines de Francia... Aquí todo el inundo los quiere, los mima, los atiende... p l Congreso eucarístieo. ¿Qué sería de estos pobres paj arillos, si no, I os trabajos del segundo día dieron cuando en el largo invierno los campos es- comienzo con una misa solemne en la catetán cubiertos de nieve meses enteros y los dral, oficiando seis cardenales. Asistieron al árboles desnudos de hojas? Y, sin embargo, Santo Sacrificio todos los congresistas con en el rigor del invierno veréis á los gorrio- su presidente, el cardenal Vánnutelli. nes berlineses gordos, panzudos, bieu alimentados, bien relucientes y contenos y r esprendimiento de tierra. piando siempre... ¿Por qué? una mañana de En las obras de una alcantarilla que Enero hallé la explicación... se está construyendo en la ronda de la UniUna bandada de gorriones armaba un es- versidad, en Barcelona, prodújose el sábado trépito ensordecedor junto á las ventanas ua enorme desprendimiento que dejó sepulde mi cuarto... Desperté... Fuera nevaba... Y tados á buen número de obreros, muchos de pensé que los pobres pajarillos, ateridos de los cuales recibieron heridas de considerafrío, tm. scaban los huecos del alféizar para ción. guarecerse... Pero no era esto... Mi patrona, Ivas tierras desprendidas alcanzaron una una viejecita insignificante, de cara simpá- extensión de 15 metros de largo por cinco ó tica y ojos de muñeca, tenía la costumbre de seis de altura. poner todas las mañanas grandes migo tes De momento fue muy difícil hacerse caide pan mojados en leche para que comieran go de las causas de la catástrofe; pero, selos pájaros. Ahora bien: aquel día habíase gún los técnicos que acndiaron al lugar del retrasado un poco en la plaza mientras ha- suceso, se debe el desprendimiento á la nacía la compra, y los pájaros, impacientes al turaleza arenisca de las tierras que forman ver que la ventana de la cocina no se abría, el subsuelo en aquel sitio. piaban desesperados, haciendo un ruido de Ya en previsión se hallaban apuntaladas todos los demonios... las paredes de la zanja, pero los puntales no Por fin, la viejecita llegó, les preparó los han bastado. Se cree que ha contribuido al taigptes de pan sobre la mesa de la cocina, hundimiento el peso de la tierra extraída según costumbre, y abrió de par en par la de la zanja, que se halla depositada á los ventana... Aquello fue una invasión... Más lados de aquélla. de doscientos gorriones tomaron la cocina por asalto chillando, picoteándose los unos 1 a crisis ministerial. á los otros, riñendo, disputándose los mig Como complemento de nuestra extentes... Revoloteaban sobre los hombros y el sa información acerca de la crisis ministecabello de la vieja, que muy incomodada rial, publicamos los retratos de los dos nueles reñía: ¡Sinvergüenzas! ¡Maleducados! vos ministros, Sres. González Besada y SánA comer en seguida, y fuera de aquí... Conchez Guerra. cluiré por no daros nada... Y de repente, cuando alguno de los animalillos la obseC 1 bautizo del infantito Carlos. quiaba dejándola un pequeño recuerdo so Del bautizo del primer hijo del infante bre la toquilla, la pobre viejecita, indigna- D. Carlos y de la princesa L, uisa de Orleáns da, exclamaba: ¡Cochinos! Cochinos! ¡Más tienen ya conocimiento nuestros lectores. El que cochinos! pueblo entero de Santillana se agolpó en Cuando habían devorado la ración, los las inmediaciones del palacio de Benamejí gorriones se paseaban por toda la cocina, mientras se celebraba la ceremonia. picoteando en la cesta de las provisiones las hojas de lechuga, las patatas, la fruta... ¡No se marchaban de allí ni á tiros! ha. viejecita, por último, tenía que coger un largo plumero y perseguirlos dando voces: ¡Éa! Fuera de aquí... Ya no hay más... Y cuida? M ALA COSECHA h animación en la dito con que volváis mañana, porque no os 11 x antigua Atenas es ir? nada... Castigados por sinvergüenzas... grande, pero no tanta como en años anterio! ¡í. ille! ¡Fuera! He dicho que largo de res, según la apreciación general. I a razón a Y por espacio dé tres cuartos de es sencilla. I, a cosecha ha sido mediana. SI üóia lenía que andar con el plumero de un charro, que sabe tirar la casa por la ventalado á otro, hasta que lograba echar á los na cuando hay trigo en la panera, pasto en más rezagados... el vaqueril y montanera en la dehesa, sabe Pues lo mismo que hace esta pobre vieje- también ser cauto cuando debe serlo. No cita hace casi todo el mundo en Berlín, y en conozco la etimología de la palabra charro; cada cocina hay por las mañanas un migóte pero, para mí, debe querer significar, si no en de pan mojado en leche para que los gorrio- la letra por lo menos en el espíritu, algo nes berlineses estén gordos, lustrosos, relu- como licenciado en economía práctica y doccientes... ¡Dios á los pajaritos alimenta! tor en gramática parda. Y no temáis que se le ocurra á nadie apoAdemás, en eso de la menor animación derarse de un gorrión... ¡Al contrario! Ya puede influir la modificación de las cosveis lo que hacía mi patrona, que tenía que tumbres. Antes Salamanca era el centro naecharlos poco menos que á palos porque no tural, la residencia obligada, de los potentase querían ir... dos de la provincia. En la capital vivían, Y nosotros mismos tenemos que atrave- triunfaban y se gastaban sus rentas. El fesar ahora con cuidado por la Miffelstrasse rrocarril, el automóvil, la vida moderna, han para no pisar á alguno de estos gorriones hecho desertar de Salamanca á la principaque pieotean n las pajitás caídas del zurrón lía social, buscando en la corte y en el exde los caballos... Somos nosotros los que te- tranjero expansión á sus gustos, á su vaninemos que apartarnos un poco, porque los dad y á su dinero. pájaros sinvergüenzas, aunque vean que nos El nivel intelectual ha ganado mucho. Su echamos encima de ellos, no se apartan... Universidad gloriosa ha influido en ello. A hí, en cambio, nos educan de otro modo, Moret dijo en una ocasión, y en Salamanca, y cuando somos niños, ¡angelitos! per- por cierto, que el barómetro de la cultura seguimos los pájaros á pedradas... Después, de un pueblo son los escaparates de sus licuando somos hombres, se nos hace la boca brerías. Dime lo que lees y te diré quién agua delante del inmenso barreño que ha eres quiso decir, sin duda, el ilustre polítihecho popular á la casa Alvarez, donde los co. En Salamanca hay bastantes libererías pobres gorriones asoman sus cabecitas cu y en sus escaparates se ve lo último que se biertas con gorros de papel... publica. José JUAN CADENAS. El nivel social acaso ha perdido. I, a noBerlín- Septiembre. bleza rancia, y tan rancia y pura por ser NUESTROvS GRABADOS salmantina, no ha dejado ac uí más que sus históricas y artísticas mansiones, sus administradores y su cuenta corriente en el Banco de España. Por eso en las corridas de toros celebradas en este bellísimo circo taurino, el más suntuoso ó, cuando menos, el de más gusto de España, se veían bastantes palcos vacíos. Por eso las pocas charras que hemos visto desfilar por la Puerta de Toro con sus vistosos manteos de colores, sus picotes bordados, sus dengues de terciopelo con lentejuelos, sus cruceros primorosos y sus agujas y pendientes de filigrana de oro, no eran, como antaño, mujeres de la más elevada alcurnia que tenían á gala vestir el rico traje tradicional en los clá i t -de la feria 1 A FERIA En el Teso, al otro lado de la ciudad, se celebra la feria. A ella asiste la charrería de la provincia, la chalanería de otras y la gitanería andante de la Península. Ganado abundante, transacciones muchas; ¿precios? yo no entiendo de eso, pero la gente dice que altos. ¿De notable? Un toro que pesa 123 arrobas, ¡1.400 y pico de kilos! Trajéronle del Barco de Avila, y ha sido, naturalmente, el acontecimiento de la feria. Figúrese el lector lo que sería ese ejemplar si tiene en cuenta que el toro más bien criado que pisa la arena de una plaza no pasa, por mucho que pese, de las cuarenta arrobas. Y figúrese también, si puede, lo que en presencia de un toro así harían los toreros del día, que ante un Palha, un Otaola ó UB morlaco con la edad que exigen los cánones experimentan sensibles desvanecimientos Ha sido el héroe de las corridas, con hacer también de las suyas Y en las suyas entran las cosas medianas como las cosas buenas. Pero el público salmantino ha sabido hacerle justicia, reconociendo en él al primer torero de hoy en día y aplaudiendo á rabiar las cosas que él, y solo él, sabe y puede y quiere hacer. Yo le be interviuvado, no con la pretensión de iaber cuándo se va á cortar la coleta, que es la pregunta obligada de todo periodista á una estrella de la tauromaquia, sino con el propósito de referirle al lector algo que le interese probablemente más que unas declaraciones de Melquíades Alvarez. Y me ha dicho que este año ha tenido 8o corridas, de las cuales ha perdido 14 por haber sufrido varias cogidas. El rehuye tanta tarea, pero no puede librarse de ella. No puede decir que no quiere ir á tal cual plaza, porque todos los públicos le son igualmente queridos y porque el desaire á cualquiera de ellos le crearía un enemigo que se vengaría acudiendo á otra plaza á silbarle. Por eso facilita un pretexto á las empresas para que no le contraten, subiendo el precio; pero, nada, le dan lo que les pide, y tiene que torear. lega al fin de la temporada rendido, maltrecho; pero en la época del descanso se prepara para la del trabajo, haciendo gimnasia, andando mucho, siempre á pie, nunca á caballo, entrenándose en fin, con lo cual mira por sí y mira por el públieo, porque es el único medio de poder estar bien. Y yo supongo que el simpático Ricardo, cuando se sienta achacoso, ya anciano, tendrá donde caerse muerto, porque 80 corridas de toros, con el cartel que se ha hecho, ¿supondrá menos dé 50.000 duros de ganancia líquida? Vaya como mot de la fin un rasgo de Cocherito, que honra mucho al joven y ya notable diestro Castor Ibarra. Ea la corrida del viernes, Bombita se las QUE DICE BOMBITA LAS FERIAS DE SALAMANCA