Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 11 DE SEPTIEMBRE DE 1 08. EDICIÓN 1. PAG. i3. NOTICIAS COMERCIALES p? I trigo en el mundo. Terminadas las operaciones de la recolección, seguramente será de gran utilidad para los agricultores el conocimiento de la cantidad de trigo que se ha recogido en todo el mundo. L, as cifras aproximadas son éstas: Inglaterra recoge seis millones de toneladas; Austria- Hungría, 1.390.000; Alemania, 3.000.000; Bélgica, 1.350.000; Holan ¿8,565.000; Italia, 1.450.000; Portugal, 22.000; Dinamarca, Suecia y Noruega, 450.000; Suiza, 500.000; Grecia, 150.000; otros países, 2.150.000; España, 1.280.000. Total, toneladas 18.307.000. Esta es la situación de los mercados importadores en primeros del año actual. En cuanto á la exportación, se calcula que ascenderá: la de los Estados Unidos, á 2.740 toneladas; Canadá, 675.000; Argentina, 3.720.000; Australia, 1.100.000; India, 850.000; Rusia, 5.000.000; Asia Menor, 6.000.000. Total, 14.091.000, demostrando estas cifras el descenso de producción, comparado con el año cereal de 1907. l a agricultura en los Estados Unidos. Según la Memoria anual del ministerio de Agricultura de los Estados Unidos, que acaba de publicarse, los labradores de los Estados de Illinois y Iowa abandonan progresivamente el cultivo del trigo, por encontrar más provechosa la industria de crianza de animales, asociada al cultivo del maíz. El cultivo del trigo tiende á propagarse en dos direcciones: 1. a En las llanuras del Oeste del Missouri, en las que se han emprendido grandes obras de riegos para dar valor á grandes superficies de terrenos que actualmente, merced á la falta de agua, son completamente áridas. 2. a En el Dakota del Norte y en el Dakota del Sur. En esta última región los inviernos son muy crudos, y como no se había podido encontrar una planta forrajera que resistiera el clima, las tierras quedaban en barbecho un año de cada dos. Para vencer esta dificultad, el ministerio de Agricultura había hecho ensayos de aclimatación de distintas plantas pratenses en el Dakota; pero no han tenido gran éxito, habiéndose conseguido producir solamente una especie de trébol procedente de Siberia. La misma Memoria señala los notables progresos realizados con el empleo de máquinas agrícolas. I a mano de obra agrícola es muy rara y costosa en los Estados Unidos, especialmente en el Oeste, aplicándose para substituirla, en una proporción cada día más grande, el trabajo mecánico. Por ejemplo: la carga del heno en carros se hace automáticamente, y cuando los carros llegan á las granjas, con unas grúas se descargan en una ó dos izadas, empleándose, por lo tanto, un tiempo muy corto. 1 os riegos en Australia. Recientemente se ha leído en el Royal Colonia Institute nn interesante trabajo del cónsul general de Inglaterra en Nueva Gales del Sur sobre el porvenir agrícola de Australia y sobre la futura reformación de aquel país merced á los riegos, trabajo que tiene importancia para nosotros, porque tenemos planteado el mismo problema y porqne da algunos datos para su resolución Actualmente se pueden considerar bien regadas unas 500.000 millas de aquel Continente, y con agua suficiente, aunque no tan abundante como en las anteriores, otras 400.000 millas. Esto representa escasamente la tercera parte del territorio, el resto del cual carece de agua suficiente para atender á ¿as necesidades de la agricultura; pero debiendo hacerse notar qtie sólo unas 500.000 millas deben ser prácticamente consideradas como de secano. Una gran parte de los terrenos que hoy día no tienen agua son extraordinariamente fértiles, estando demostrado que las tierras más áridas de Australia son, ó pueden ser, especialmente ricas en pastos y capaces de alimentar espléndidamente una gran cantidad de ganado, si se consigue llevar á ellas los beneficios de los riegos. Australia ha realizado en este sentido trabajos de poca consideración, si se compara con los de los demás países. L, a India, por ejemplo, puede regar unos 16 millones de hectáreas; los Estados Unidos, más de tres millones y medio; Egipto, cerca de tres millones; España, 1,25 millones, y Australia, en cambio, sólo riega artificialmente ó por medio de obras hidráulicas adecuadas algo menos de 100.000 hectáreas, de las cuales la mayor parte están en Vitoria. El Gobierno de aquel país, comprendiendo la importancia y los beneficios que paede reportar al mismo el fomento de las obras hidráulicas, secunda las iniciativas particulares, que se encaminan en estos momentos á buscar aguas para la agricultura por medio de pozos artesianos, los cuales están perforándose en gran número, siendo ésta la orientación que parece que ha de resolver el problema. Cuando se canalicen en Australia los riegos y se aprovechen las fuentes artesianas, superficies enormes de tierra, que hoy á duras penas producen pastos, dejarán de ser áridas y podrán sostener grandes poblaciones agrícolas. Mucho se ha luchado ya en este sentido en la parte más oriental de aquel Continente, donde hace pocos años el agua podía considerarse como un artículo de gran lujo, y hoy, gracias á una perseverancia y una constancia grandes, se ha podido llegar á un maravilloso desenvolvimiento de la agricultura, por el aprovechamiento completo y científico de las aguas, y del cual tenemos mucho que aprender en España, donde hay todavía tanto que hacer en este sentido. al pollo de másdinc. u de la colonia de Espino, tienen ahora que sufrir se entere el del lindo talle de que viven en la calle del Salitre ¡que es vivir! Ellas, que siempre elegantes parecieron entre montes, en urbanos horizontes se ven insignificantes. Aquellos blancos vestidos, gala de los vericuetos, pasan hoy por Recoletos casi desapercibidos. Y esa es la razón clarita de que las niñas Basterra, al regresar de la sierra, sientan tristeza infinita. Y entreviendo su pasado como á través de una gasa, gimen tristes en su casa, Salitre, 3 duplicado... Luis DE TAPIA RETAZOS HIGIÉNICOS I AS MOSCAS Y LA TISIS R e c i e n t e mente he leído en varias revistas ilustradas y en algunos diarios que, según se ha comprobado en modernos y novísimos experimentos, las moscas son causa evidente del aumento de la mortalidad de la especie humana, por ser dichos animalitos fatídicos propagadores de enfermedades infecciosas. Esto, que ahora aparece en la Prensa como cosa nueva, es asaz sabida; ya tuvi. hace más de dos años ocasión de decirlo yo, en uno de mis Retazos higiénicos en es. tas mismas columnas de A B C. Ahora bien, los periódicos que actualmente se ocupan en divulgar el peligro que corren nuestras vidas, ó, mejor dicho, núes tra salud, por causa de las moscas, no hacen más que apuntar el mal sin indicar el remedio; á lo sumo dicen que debemos librarnos de esos alados insectos; pero ¿eso es posible? ¿Hay acaso medio eficaz y seguro para lograr el total exterminio de ellos? En modo alguno. Cierto es que las moscas son vehículo comunicativo y transmisor de gérmenes productores de enfermedades infecciosas, sobre todo y más prineipaímente del bacilo de Koch, causante de la tuberculosis (tisis) y esto se explica porque las moscas toman los bacilos tisiógenos, llevándolos en sus vientres para expulsarlos luego y propagarlos por todas partes. Urge, pues, poner á esto remedio, y en lo que atañe á la tisis, lo más lógico, racional y profiláctico sería que nadie, en ninguna parte, escupiera en el suelo, sino en escupideras de bolsillo antiseptizadas, que fueran al fuego después de haberse utilizado; esto ya se hace en el extranjero, donde cobran fuertes multas al que escupe en la vía pública; á España aun no ha llegado ese lujo higiénico. Pero, al menos, para aminorar la propagación de la tuberculosis por las moscas, se hace preciso que en los hospitales y en los domicilios donde haya tísicos se les haga arrojar los productos de sus expectoraciones en escupideras que contengan una disolución de sublimado corrosivo aldos por mil, con lo cual se conseguirán dos cosas: destruir los gérmenes tuberculosos que á millonadas existen en los esputos de los tísicos y dar muerte á las moscas que fueran á succionarlos. Ese es el medio higiénico- profiláctico más lógico y más eficaz para aminorar la propagación de la tuberculosis, de esa plaga social, que es la más asidua y laboriosa colaboradora en el aumento de la mortalidad. UK CORRAL Y MA 1 RA. OPLAS DEL VIERNES. DE VUELTA. I, as dos niñas juveniles de don Facundo Basterra, desde Espino de la Sierra han llegado á los madriles. Y al llegar á su casita, Salitre, 3 duplicado, á las pobres las ha entrado una tristeza infinita. Ven que el crudo invierno llega tras los estivales vuelos, y ven rodar por los suelos su leyenda veraniega. Ellas, en Espino, roce tuvieron con lo más fino; pero hoy, ya fuera de Espino, y en Madrid, ¿quién las conoce? Su nombre sonó en la sierra y, al verlas venir, las gentes exclamaban sonrientes: Ahí vienen las de Basterra... Hoy, ya apeados los tratos, en fin, nada entre dos platos. Ellas, que en dos ocasiones llegaron, en el Casino más elegante de Espino, á dirigir cotillones, se ven hoy sin esperanza de baile y sin más salida que dar vueltas á la vida (que es la verdadera danza) Ellas, que oyeroat tan fino declarar su amor sincero sólo son las del segundo... las hijas de don Facundo...