Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO m m m DE TODO EL MUNDO POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO t. f ye i i i SAN SEBASTIAN. CARRERAS DE VELOCÍPEDOS EL VENCEDOR DEL CAMPEONATO DE ESPAÑA, JAIME DURAN, RECIBIENDO DE MANOS DE S. M. EL LA COPA PREMIO DE LA CARRERA Fot. Frederic. ilustrados. El presupuesto que la empreescritores, estudiantes y, en general, de exDE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL tranjeros. Pero no vienen al café Baüer los sa del café Baüer dedica anualmente á la extranjeros como van en París, por ejemplo, Prensa mundial se eleva á 20.000 marcos, ó, al café de la Paix. Allí almuerzan, eenan ó lo que es igual, 25.000 francos Naturalmente, aquí hay periódicos espaL CAFE BAUER En el mejor punto co- se sientan en la terraza para ver desfilar el mercial de Berlín, en el mujerío. En Berlín, no... En Berlín los ex- ñoles. Están el Heraldo, El Imparáal, el ángulo que forman la Unter- den- Linden y tranjeros que van al café Baüer lo hacen ABC, La Ilustración Españolay Americana y la Friedrichstrasse, hállase situado el café atraídos por el periódico que están seguros el más solicitado de todos: Blanco y Negro. Baüer. Ni en Francia ni en üspaña conozco de encontrar, porque el café Baüer está sus- En total, cinco; tres diarios y dos ilustrados. un establecimiento por el estilo. Los hay cripto á los principales periódicos y revisC e me permitirá hablar en estas colummás suntuosos, indudablemente; pero nin- tas del mundo entero. ñas- ¡por una vez nada más! -del BlanFiguraos, pues, la extraña concurrencia guno tiene este carácter un poco bohemio, este aspecto alegre que poseen el café Baüer que al primer piso del café acude todos los co y Negro? Hay cosas que deben decirse, en Berlín y el café Luitpold en Munich, días. Hay aquí franceses, austríacos, rusos, porque de otro modo permanecerían para La clientela que á Baüer asiste tiene to- ingleses, americanos, turcos, búlgaros, ita- siempre ignoradas, y sólo corriendo por el dos los matices. En la planta baja, cuyas lianos, portugueses y españoles. A ciertas mundo es como podemos enterarnos de paredes ostentan ricas pinturas de gran va- horas el café parece una reproducción de la ellas. Seguramente las Administraciones de lor, veréis siempre á los hombres de nego- torre de Babel, porque en cada mesa se oye El Imparcial, del Heraldo y de A B C no sacios, que se enteran rápidamente de las co- hablar una lengua ó un dialecto diferentes. ben que un ejemplar de estos periódicos tizaciones de la Bolsa, concluyen un trato ó Los propietarios del establecimiento cui- viene todos los días á Berlín, donde los espasan la vista por los periódicos profesiona- dan escrupulosamente este asunto de las pañoles se le arrebatan de las manos. Y no les mientras toman el café. De cuatro á seis suscripciones de los periódicos hasta tal ex- lo saben porque las suscripciones no se hade la tarde invaden la sala las damas berli- tremo, que de los diarios más solicitados, cen aquí tratando directamente con la Adnesas que van á tomar su clásico café con como son los franceses, reciben cuatro y cin- ministración de cada periódico, sino por pastelillos y á murmurar un poco. Por las co ejemplares todos los días para poder ser- medio de la Dirección de Correos de Colonoches no se vuelve á animar el salón hasta vir á la clientela, y hay diario berlinés que nia, que es la intermediaria y la que se enla salida de los teatros, esto es, á la hora del envía al café cincuenta suscripciones. carga de adquirir los ejemplares y servirlos chocolate. Pero aquí se tiene la absoluta seguridad luego á los abonados. He dicho que el Blanco y Negro es el más El público que acude al primer piso está de encontrar, por lo menos, tres 6 cuatro casi exclusivamente compuesto de artistas, periódicos de cada país, entre políticos! é solicitado de todos los periódicos, y agre- A B C EÑ BERL 1 N E