Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 9 DE SEPTIEMBRE DE 1908. EDICIÓN i. PAG. i3. LA POLÍTICA OTOMANA ÍULGAROS V TURCOS Mientras el partido de la Joven Turquía uoetnpieee á aplicar su programa definitivo y la reforma constitucional se traduzca en actos, el Gobierno búlgaro se mantendrá á la expectativa y se reservará hacer cosa alguna en Macedonia. En ello, la conducta de los búlgaros se ajusta á la abstención y neutralidad que ante las potencias observa el príncipe Fernando. Se trata, realmente, de un compás de espera, no de cancelar el porvenir. En tal ambiente, conviene apuntar que en las últimas semanas parece han mejorado mucho las relaciones entre los Jóvenes turcos y los búlgaros. Estos, por su parte, piden en las proposiciones presentadas: tjue sean reformaSos todos los servicios públicos, que se reduzcan los sueldos de los altos funcionarios áal Estado; que se introduzca una importante rebaja tanto en los gastos militares como en el contingente de fuerzas, y, en suma, la deposición de Abdul Harnid, L HUESO DE Por la parte del elehelénico, LOS GKJEGOS mento importancia q u e tanta tiene en Turquía, no se presentan muy bien las cosas- para los planes de los hombres de la Constitución. Es un hueso que difícilmente podrán roer los turcos, porque no pueden desdeñar ni rechazar de frente demandas formuladas por la población griega del Imperio, la cual no baja de 6.500.000 almas. Así se arriesgan los jóvenes griegos á exigir del Comité Unión y Progreso nada menos que estás concesiones, invocadas como derechos: Mantenimiento íntegro de los privilegios religiosos consagrados por los siglos y garantidos por la Constitución de 1 S 76; fijación del número de senadores y diputados de cada nacionalidad en proporción ala importancia numérica de cada una de ellas, y reconocimiento del griego como lengua oficial del imperio á la vez que el turco. El Gobierno turco, orientado por los constitucionales, echaría por la calle de en medio, modificando radicalmente las relaciones mantenidas con el Patriarcado griego de Constantinopla; pero le contiene la amenaza del patriarca, resuelto á reclamar el concurso de las potencias si los derechos que invoca no son respetados. POTENCIAS I a Joven Turquía si gue con especial atención é interés los trabajos y conferencias con que llenan su veraneo el ministro i aliano Tittoni y el ministro austríaco Aerenthal, como una continuación déla entrevista que recientemente celebraron con el rey Eduardo el jefe del Gobierno francés y el ministro ruso Isvolski. Y el olfato refinado de los otomanos liberales parece querer adivinar tras las parrillas de las Cancillerías europeas cierto tufillo á carne de Mace donia. Para desvanecer toda sospecha, el barón de Aerentliaí, que, á fuer de sagaz diplomático, se apresuraba hace pocos días á reconocer los hechos consumados, procura hacer ver que la actitud de las potencias no se aparta por ahora de la nota del Gabinete ruso fechada en 25 de Julio. Bien que secretamente se hayan transmitido muy otras instrucciones á los oficiales austríacos en Bíacedoma, no tan secretas que no hayan trascendido á Londres y Rusia, que se quedan al pairo La madeja corre el riesgo de enredarse cuando esta cuestión se trate en el futuro Parlamento tmeo. Más cauta, Inglaterra piensa á estas horas, ya que no es prudente manifestai de manera estrepitosa sus simpatías por el nuevo régimen, enviar su escuadra del Mediterráneo á Turquía para afirmar la confianza de los elementos gobernantes en que las potencias, al condicionar su renuncia relativa, no se han inspirado en otro propósito que en su deseo de garantir en firme la paz en los Balkanes y en toda Europa, Cnnstantinopía, S- 1 X 1 NF 1 MUS. NOTAS TEATRALES Un actor italiano r- -ñamado Scarpetta, que, como muchos de sus compañeros, quiere seguir el ejemplo de Moliere, escribió hace algún tiempo una parodia de La hija de rio, de Gabriel d Annunzio, con el titulo de El hijo de fio. Sabido es cómo las gasta el famoso poeta para que su nombie haga gemir las prensas constantemente. Por un perro promovió no hace mucho un proceso que dio no poco que hablar. ¿Iba á dejar desamparadas sus obras quien hasta por sus perros se agita y se intranquiliza... Contra el pobre actor lanzo, en efecto, las iras de la justicia, persiguiendo su audacia al parodiar el drama. Ei proceso, detenido durante algunos años, se ha terminado, por fin, hace dos meses, y, como era de esperar, Scarpetta ha sido absuelto, con todos los pronunciamientos favorables. L, os Tribunales no han encontrado en el Código el delito de parodia ni han reconocido tampoco á Gabriel d Annunzio ninguna clase de derechos particulares sobre ¡a familia Sirio. Ya libre y contento, Scarpetta estrenó El hijo de rio, que, ¡oh dolor! fue un tremendo fracaso. Claro es que esta sentencia es algo más importante que la otra, tratándose de una obra teatral; pero como ningún autor se resigna con una grita y muchos buscan alguna disculpa que les sirva de consuelo, Scarpetta cree que su parodia no gustó por el enorme retraso de su estreno. Y ahora intenta, á su vez, procesar á d Anuunzio pidiéndole 60.000 liras de indemnización por daños y perjuicios. ¿Colaborarán los Tribunales en esta venganza del amigo parodista? No creemos, después de todo, que el interesado tenga en ello un gran empeño. Para molestar al irascible Gabriel, bástale á Scarpetta cumplir lo que ahora se propone... ¿No quiere caldo d Aununzio? ¡Pues tres tazas llenas... El actor italiano va á parodiar ahora las últimas poesías del poeta, y ha terminado la parodia de La nave, con- el título de La barca de don Nuncio, que está llena de alusiones ai ex ministro Nasi, y suponemos que al propio D. Gabriel. Esta obra se estrenará en Ñapóles en la próxima temporada. P R O C E S O S CURIOSOS bajo para que sus planes se realicen con escrupulosa exactitud, y para rodearse de tcdos los elementos y garantías po. ibles ha reunido las obras publicadas sobre esta materia, tanto en el extranjero como en Alemamá, y dio el encargo de que le trajeran de Oriente telas de púrpura adornadas con emblemas asinos, pues en los países occidentales no saben, ásu juicio, fabricar te dos suficientemente suntuosos. El Emperador ha asistido á las repeticiones y ha señalado las modificaciones que convenía introducir en el aparato escénico. El día del estreno mandó que reservaran gran pane de las localidades para buen número de sabios á quienes invitó. Y á todos estos invitados les fue distribuido un álbum que contiene fotografías de decoraciones, de trajes y de grupos de personajes. MODAS MASCULINAS LAS p j 1 verano se acaba, y con él el uso de la Ii gera indumentaria propia del estío. El kaki, la franela y la alpaca, que han permitido pasar cómodamente los rigores del estío y asistir á concursos de sport y jiras en pleno día, se van ya relegando y al mismo tiempo se piensa ya en reponer el guardarropa con las últimas novedades de Londres. Porque hay que reconocerlo; así como Pa rís se impone siempre en cuestión de modas femeninas, para los hombres el patrón de la elegancia viene de las orillas del Támesis. Este año los sastres de Londres han echa do mucho de menos una cosa: la última novedaá que Eduardo VII suele lanzar mien tras hace su cure en Carlsbad. Algunos confian en que Su Graciosa Majestad reserva alguna sorpresa para el invierno, y esta esperanza aminora su descontento. Casi puede asegurarse que las telas que se usarán este otoño y este invierno serán rayadas, incluso para los abrigos de tarde, y los tejidos de fondo verdoso ó color ladrillo obscuro, los preferidos. La característica de la indumentaria masculina será una marcada tendencia á emplear toda clase de recursos en las prendas para aparentar un torso sólido, vigoroso. Aparentar que los clientes tengan aspecto de atletas debe ser el ideal de todo sastre que sepa manejar las tijeras y... ponerse al tanto de la veleidosa moda. No falta quien crea que este afán de los elegantes por parecer de amplias espaldas y pecho desarrollado proviene de haberce publicado en los Estados Unidos una curiosa estadística, según la cual, de 1.000 msje res, 964 lo que prefieren en los hombres es que sean fornidos de tronco. Chi lo sá. De todas maneras, si non e vero, ében tróvalo. Las solapas de gabanes y americanas serán de más reducido tamaño. Los abrigos llevarán una sola fila de BoIR L KAISER DIRECTOR Desde Berlín nos tones, y en las americanas se aproxima una DEESChNA comunican deta- verdadera revolución. Se acabaron las lar- -lies de la parti- gas y de talle ceñido, y vendrán las de corcipación, per no decir de la colaboración, te recto que caigan naturalmente sobre la del emperador de Alemania en la mise en cadera, un poco, muy poco, abiertas por la scene de los bailables de Sardanápalo, cuyo parte baja de delante- y cerrando muy altas, reestreno se acaba de celebrar en la Opera que no se vea el chaleco. Este habrá de abotonarse también muy de Berlín Después de conterenciar con el asiriólogo alto, no tendrá solapas ni será cruzado En el capítulo de sombreros, poca variaFrederic Delitzsch, Guillermo II arregló el orden y el plan de la representación y mo- ción. El de copa será de forma aún más tubudificó los proyectos que le habían sido sometidos, sujetándose á los últimos descu- lar que los últimos modelos; el de fieltro, brimientos hechos en las excavaciones de verde- reseda, se seguirá llevando, por las mañanas especialmente, pero las alas han Nínive. El Kaiser es autor del boceto del carro de de ser más anchas y se llevarán inclinadas guerra de los asirios y ha dibujado también por delante y por detrás. Y por hoy no va más. ciertos detalles de conjunto de las decoracioaes. No La escatimado ai gastos ni traB 1 RD.