Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRON 1 CA DE LA MODA PA 7 JS, SEPTIEMBRE DE po 8 M unca llueve á gusto de todos... J Hemos pasado unas temporadas en las euales nos dolíamos incesantemente del VIZCONDESA B. DE NEUILLY. enorme gasto que en guantes teníamos que efectuar por efecto de las mangas cortas. Actualmente son los guanteros los que se AMOR QUE MATA quejan porque la manga larga va abriéndose camino poquito á poco, y con su exten- Docos días pasan sin que los periódicos den sión y el remate de vuelillos rizosos apenas la notitia de que alguna mujer ha sido deja lugar para el guante, el que, por otra asesinada por un hombre enojado, y éste es parte, a damas suprimen con gran frecuen- asunto que comienza á preocupar hondacia para poder lucir mejor las sortijas, que m 2 nte, lu amor ó la muerte, continúan llevándose mucho. Con la costumbre que han tomado los llaLos joyeros también se entristecen, aun- mados seres racionales de ventilar todas las con la que parodian los amadores modet que menos que los guanteros, puesto que és- cuestiones de corazón á tiros ó puñaladas, nos á los célebres bandidos que decían: tos sólo expenden guantes, mientras que no existe diferencia alguna entre las fieras La bolsa ó la vida. aquéllos se defienden con las demás joyas y el pomposamente llamado rey de la creaATOCHA OSSORO Y GALLARDO ción. Ellas no tienen más que el instinto y la que no son pulseras. todos sus arranques. p n los peinados de teatro, casino y re- fiereza como guías en su disposición, geneS U l f l CORRESPOnDEfiCIA PARTICULAR El hombre tiene á unión se han abolido en absoluto los rosamente donado por el Sumo Hacedor, el peinecillos con piedras falsas, y sólo deben raciocinio, la piedad, la religión, el despreAI KET TENCTA. En esta sección se contestará ser lucidos cuando se trata de verdaderas cióla conmiseración, la cultura, la inteli- d las consultas que nuestras lectoras gusten dirigirnos, joyas. Algún imperdible pequeño que suje- gencia, la magnanimidad, la voluntad; cual- siempre que la pregunta venga acompañada de STEj h te los cabellos cortos que se escapan de la quiera de estas cosas, puestas en práctica y CUPONES COKRELATWOS, 0 SEA DEL i AL nuca es lo único que la moda admite en be- aplicadas á la mujer desleal ó despreciati- j de los que se publican diariamente en las páginas de aeficio del buen gusto, pues justo es confe- va, dan siempre tan buen resultado como anuncios de ABC sar que los peinecillos de piedras falsas pe- cualquier otro acto brutal, y tiene á más la las consullas habrán de firmarse con un seudónimo aban de vistosos y chocarreros. Kn cam- ventaja inmensa de dejar en el corazón ó con iniciales. Zas que se firmen con nombres ó apebio, cada vez se lleva eon mayor entusias- del ofendido sentimientos más dulces y en- llidos, se contestarán con la inicial de los mismos. mo el adorno de cintas, escarapelas, lazos y La Dirección se reserva el derecho de no contestar á moñas, entietejidos con el peinado. Las flo- orgullecedores que los que deja en pos de sí determinadas consultas que exijan gran extensión en la venganza cumplida. res naturales, con ser muy lindas, tampoco En los crímenes del amor (valga la frase) ía respuesta. se estilan mucho por lo rápidamente que se El compañero de doña Perjuicios. -Herecibido su atenta generalmetite son ellos los actores y ellas marchitan, desluciendo así la toilette más postal, que agradezco. Y ¡qué cosas tiene el mundo! Esprimorosa. En cuanto á las flores artificia- las víctimas. taba yo en la fecha que acusa en el mismísimo punto. Hecho es éste que se presta á que los que tes, pueden usarse en el tocado, á condición Picaflor. -Lo radical es la electrólisis. Sí. No hay de puedan hagan un detenido y curioso estu- qué. de que sean de superior calidad. dio. ¿Es que los hombres aman más violenPepita G. de V. -Es usted muy cariñosa, y me comp o n mayor entusiasmo que nunca se lie- tamente que las mujeres? ¿Es que se en- plazco en darla el dulce título de amiga. Escríbame cuanto plazo; ¡cuántos van ios collares chien, que lucen lo mis- cuentran tan posesionados de su papel de guste. Si él la quiere, no es muy largo ese Dése fricciones ni olvidos! mo er ¿las toilettes escotadas que en las de reyes que no admiten en los demás voluntad mayores se pasan sin cambios cepillito imoregnado en suen el cuero cabelludo con un calle; hay una verdadera profusión de lin- propia, y sólo desean una absoluta subordi- blimado al i por i.ooo. nación ante sus órdenes y caprichos? dos modelos á cual más elegantes. Vahío Vébo. -Fricciones La causa está envuelta en grandes tinie- Masaje facial. Mil gracias. de sublimado al J por i ooo1 a moda de las faldas blancas, que con blas; los efectos no pueden ser más tristes Vie oragense- -Que la oigan á usted es mejor. Mucho gran entusiasmo han adoptado las jo- y palpables; constantemente caen mujeres celebro contarla en el cariñoso coro de mis amiguitas. vencitas, ha resultado conforme á todas las muertas ó heridas por mano del marido, del Uno que daría su vida por la Secretaria. ¡Por Dios? Es usted excesivamente amable y galante. He oído hablar previsiones: prácticas, económicas y distin- amante ó del pretendiente. de esa Escuela; pero como no me consta nada, no me atrevo guidas. Y ello seguirá en aumento, pues los Tri La mayoría de las señoritas de la clase bunales suelen ser muy indulgentes al juz- á aconsejar á usted. no se ¡o aconsejo; pero si usted se deP Lina. -i. a Yo media ha hecho la tournée veraniega sólo gar esta clase de delitos: crímenes pasionales, cide le deseo muy buena suerte. 2. Con mixtura Emilmat; con dos faldas de piqué ó lienzo ó tussor, y autor irresponsables, fuerza irresistible, faculta- no creo que haya nada mejor. 3 a Basta humedecerlo I b e han sido suficientes para que hayan estado des perturbadas. Estas frases, hábilmente jma- ramente por los bordes. limpias y elegantes continuamente. nejadas por los defensores, dan por resultaDos peladas y uno, etc. -Polvos Franeh. A sus órdenes Un paleto. -Use Leche Conde. do muchas veces u n veredicto absolutorio la poda de las flores en las sombrillas para los delincuentes, y éstos se envalentoMarietia Marchetti. -Escríbale. Un amor verdadera siguió la de las flores en los abanicos, nan y quieren imponer sus deseos á las mu- bien merece Ja abdicación del orgullo, Díno que admira la distinción y galanura con que esertot y se ven muchos con un verdadero festón jeres, bajo pena de muerte. la Secretaría, admira á Jlzorín, etc. etc. etc. etc. -de minúsculas florecillas artificiales que dan Claro que h a y mujeres de todas las clases Perdone usted que corte el seudónimo. ¡Tiene legua y meuna suprema gracia y distinción á este gra- sociales capaces de sacar de quicio al va- dial Todas cuantas cosas me dice no son de mi incumbencioso complemento de la indumentaria fe- rón m á s pacífieo y tranquilo del Universo cia. Son órdenes y planes dispuestos por el señor director menina. y obligarle á hacer cualquier atrocidad. lina fea. -i. Una levita de encaje. 2. Con jabón 3 a Recuerdo que en cierta ocasión, hablando piedra pómez. 3 Los rizos muy ondulados y huecos y ti 1 os lazos producen al presente un verdade estas cosas en u n a tertulia, de la que for- rabuzones aprisionados con un gran lazo. Con mucho gusto. dero delirio. Lo mismo están de moda Las tres liosas. -i. Vaya á la calle de la Salud, núen los trajes sencillos que en los de gran maban parte muchos y distinguidos caba- mero S, principal, y pregunte allí 2. Con Leche Conde. vestir; en los tocados y en los tocadores; en lleros, u n o de ellos, hombre cultísimo, decía: 3. a Tiene razón el ebanista; hágalo usted como él dice. Ci- Yo n o alzo mi r o z en defensa de los ruela. No tengo nada que dispensarla. mesa, cama, macetas, muebles de todas clala simpática Pilila. ¡Pero si no la olvido, dulce amises y estilos. Lazos y moñas, moñas y lazos, que todo lo solucionan matando; pero sí son verdaderos favoritos mimados por las digo y sostengo que cuando u n a mujer se guíta! Fue por causa de esas tierras y otras... v fas cartas empeña en q u e s e la maltrate, el hombre sufrieron algún retraso, damas más exquisitamente elegantes Linares Jaén. -Hágase dar masaje facía) No hay de qué. más fino y correcto es capaz de alzar la Un En cada p o m o durante todo el estío han estado mano sobre u n a mujer, porque h a y muchas rentes desequilibrado. -1. lo que ahílocalidad existen difea costumbres; haga usándose los abriguitos, con mucha ma- capaces de desquiciar al hombre más se- 3 a Blanco. Que sea enhorabuena. se estile. 2 Blanco, R reno. yor razón son éstos un tema favorito en esTina victima del amor. -j Si ella no le quiere, deb Conviene que todas las mujeres tengan usted procurar olvidarla. tas postrimerías de verano, en que cada día esto muy presente, para saber ajustar au case eSoera temperatura mas trc c El Presidente del T. C, -Mil gracia Así, pues, lo mismo están en auge las capas que los sacos holgados, y de igual manera se piensa en el Ikimund xs. en la puntiaguda taima ó el airoso y original boleratorito, que es más ancho y largo que los demas boleros, como corresponde á su papel de abrigo protector de la delicadeza femenina. rácter á la medida conveniente. Unas poi su mal genio, otras por su frialdad, algunas por su ligereza y muchas por la terquedad, son responsables en ocasiones de los tristísimos resultados que estamos viendo, poi desgracia, muy amenudo. Conviene, pues, que ias unas y los otros moderen sus defectos y arreglen sus diferencias de forma menos violenta. Que ellas tengan muy presente que la dulzura y el hacerse cargo son armas de una atracción poderosísima. Que ellos consideren que el terror es contraproducente para hacerse querer, y borren de una vez para siempre de sus labios la frase