Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO mm w DE TODO EL MUN DO, POR CABLE POR TELÉGRAFO Y mmm TELEFONO í í í 4 A Jl t- i 5 SAN SEBASTIAN. CONCURSO D E LAWN T E N N I S fot. Frederic. INAUGURACIÓN DBÍ LAS PARTIDAS DE CAMPEONATO EN LOS COUR 7 S DEL SAN SEBASTIAN RECREAT 1O N CLUB ciones que descubren y descifran los sabios para ilustrar la Historia Universal... Reconozcamos, pues, en el perro cierto aspecto de crónica, ya que sirve para testificar el Cwl perro, nuestro querido amigo y compa- espíritu de las diversas edades y civilizacio ñero, que tantos y tan buenos servicios nes que ve transcurrir y sucederse en el ha prestado siempre á la humanidad, sirve disfrute del planeta. En este sentido, el petambién en estos tiempos para enseñarla rro debe ser considerado como un verdadeuna porción de cosas dignas de ser eterna- ro monumento. No importa que sea semoviente, condición, al parecer, antípoda de lo mente recordadas. tío es que se dedique á poner cátedra, ni monumental. ¡Hay hermanos nuestros que á explicar á las gentes con elocuentísimos son también monumentos, sin dejar de ser ladridos estas ó las otras asignaturas com- animales, y aun quizá, por serlo, precisaprendidas en los planes de enseñanza... Res- mente! Con el atento examen de las relaciones petuoso con su aliado el hombre, no trata de mermarle facultades. Y con humildad se entre el perro y el hombre á través de los detiene ante las puertas del consabido tem- tiempos podría escribirse un muy sabroso plo de Minerva, donde, en prueba de sumi- estudio acerca de su influencia recíproca... sión, suele hacer abundantes manifestacio- ¿Influye la moral humana en la vida canina hasta el punto de transformarla y dirigirla nes de política hidráulica. Pero si no ejerce eonscientemente ningún en tal ó cual sentido... ¿Contribuye el ejemsagrado magisterio, con su sola presencia plo del perro á transformar las ideas del nos enseña y nos educa lo bastante para hombre... ¡Feliz quien teniendo el riñon que podamos considerarle como uno de bien cubierto y el espíritu libre, por lo tannuestros bienhechores... ¡Sépanlo cuantos to, pueda lanzarse á escudriñar ese probleseres vulgares le tratan con desprecio ó con ma, que es más interesante de lo que pareenojo! I os espíritus tentados de la dulce ce... Sin la detenida meditación que exige, manía especulativa declararán sin duda la puede afirmarse, por lo menos, que el perro importancia del perro, que es el mejor laza- y el hombre contribuyen juntamente á la rillo para guiar al hombre, en su ceguera, formación del medio en que viven y del que por las regiones donde todos nos perdemos. son víctimas. I os matices de sus cambios Alguien ha dicho que los monumentos psicológicos no pueden ser apreciados al son las verdaderas crónicas de los pueblos, hacer la síntesis de sus evoluciones. He aquí, por ejemplo, en nuestros días, un recordando las indudables enseñanzas de los templos, de las estatuas y délas inscrip- caso palpitante, donde, á más de servimos EL PERRO NOS ENSEÑA para el estudio del problema, se nos presenta el peiro como un educador de la especie humana... El Laboratorio Municipal madrileño ha publicado la estadística dé los canes recogidos en la vía pública, lamentando la constante actitud del vecindario en contra de los encargados de ese servicio; pues la ciencia, que ha de sacrificar tantas víctimas inocentes para asegurarnos una salud perfecta y una espléndida longevidad, se ve detenida en su camino por los mismos á quienes quiere proteger. ¡Oh, incomprensi ble y triste paradoja! ¿Es, acaso, un espíritu de solidaridad eos los perros pobres lo que arma el brazo de las humildes gentes contra los laceros? ¿Es esta protesta una espontánea manifestación del odio que dedican á la autoridad todos los corazones oprimidos... Es, por lo menos, un latido romántico, propio de los seres anónimos, que fueron siempre los autores de la Historia. Es también un grito de la civilización antigua, amiga y defensora del débil, perseguida con el látigo y con el lazo, que se esgrimen de una manera demasiado simbólica. Nuestras ideas vacilan, se alborotan y están á punto de trastornarse, más aún que con ese espectáculo callejero, eon sus antecedentes y con sus deducciones... Vemos perseguidos y cazados á los perros sin dueño, lo que nos invita á creer que el origen de la rabia está en la falta de domesticidad; nos enteramos de que han pasado ya los tiempos del romanticismo; observamos que