Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O 5 D E S E P T I E M B R E Dfí 190 S. E D I C I Ó N j. PAU. ¡4 EL INCENDIO DE CONSTANT 1 NOPLA ASPECTO QUE OFRECEN LOS BARRJOS RECJENTEMENTE DESTRUÍDQS POR EL FUEGO LOS DEPORTES Fot. Harlingue. LA NAVEGACIÓN AÉREA J íonsieur Rene Quinton se propone fun- dar una liga que, con el título de Liga Francesa de la Navegación Aérea, fonientajá la aviación. Ha logrado ya las adhesiones de cuantos Se ocupan en Francia de la dirección de los globos, y se propone crear premios anuales que alcancen, cuando menos, la cantidad de 250.000 francos. A la Iyiga Naval Alemana, que cuenta con Un millón de socios, atribuye Mr. Quinton el progreso naval de Alemania y quiere hacer en Francia algo semejante con la conquista del aire. IvOS alemanes han suscripto cuatro millones á raíz de la caída del Zepellin; el Rey de Italia ha fundado un premio de 50.000 liras, que los aeronautas se disputarán en Roma; el Imperio ruso ha creado premios de 50.000 rublos (163.000 francos) que se concederán á los que resulten vencedores en concursos que se celebrarán en San Petersburgo, y, según Mr. Quinton, Francia, que es el país de la aviación, no debe quedarse atrás. Esa I,i ga tiene carácter democrático. Sus miembros titulares sólo pagarán cinco francos anuales. Serán miembros vitalicios los que entreguen cien francos de una vez; miembros protectores, los que den un mínimum de 250 francos, y miembros fundadores de premios, los que se desprendan de mil francos por lo menos. Habrá un comité director, un comité técnico y un comité de propaganda compuesto por los miembros que hayan logrado la adhesión de lo menos veinte miembros nuevos. El nombre de Mr. Quinton y los de las personalidades parisienses que se han apresurado á adherirse al pensamiento hacen augurar que la Liga Francesa de la Navegación Aérea, que principia con relativa modestia su propaganda, está llamada á desarrollarse como suelen desarrollarse en la vecina República Asociaciones que para lograrlo tienen menos motivos que ella. COPLAS DEL SÁBADO. LA SOMBRA DEL CID No gana después de muerto batallas el Campeador, que es doble muerte el olvido y de los héroes triunfó. Vieja ciudad castellana que, á orillas del Arlanzón, esculpes en bronce y piedra las glorias de tu esplendor, los manes del Romancero te requieren en su pro, y es la voz de la justicia la voz de la tradición. Sobre las torres de encaje del templo augusto de Dios, que, en éxtasis, de rodillas, contempla la admiración, reyes, guerreros y artistas piden su puesto de honor; la vida fulge en sus sombras como el oro en el crisol, y es su continente grave y es como un rayo su voz; mas ninguna cual la sombra del olvidado león que escribió nuestra epopeya con su acero retador. Aun calza el guante mallado. aun, erguido en su bridón, corre por la aucha Castilla, desnudo su hierro al sol, porque á su paso despierten los pueblos que él defendió de codicias y derrotas, de invasiones y baldón. Los pueblos están rendidos al sueño reparador, y en vano por la llanura hincha el viento su albornoz y hace sonar sus espuelas á la falda del Muñó: que ni en su solar memoria queda ya del triuufador. Malhaya quien la semilla de ingrato olvido sembró para el leal, para el noble, para el invicto que en pos de sí llevó en los combates los laureles del valor y, como ofrenda á la patria, de su sien los desciñó. Su sepulcro; en que honda huella dejó la profanación, cerrado está; y no es de mando la voz del conquistador... Que es santa paz resignada la paz del pueblo español. Su sombra, que vaga errante á orillas del Arlanzón, sólo pide á castellanos, á quienes su espada honró, un ara en que nuestro pueblo levante su hostia de amor, una limosna de culto que harto bien se mereció,